Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Draghi le contestó a Trump y dijo que en Europa no son manipuladores de divisas

EL CRONISTA

Draghi le contestó a Trump y dijo que en Europa no son manipuladores de divisas

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, salió ayer en defensa del euro y del proyecto de la Unión Europea. A su vez, negó que esté manipulando el tipo de cambio de la moneda única, Primero, Draghi llamó a no subestimar el compromiso político de los europeos con el euro y con la UE. "Diez años después [de la firma del Tratado de Maastricht], los europeos empezaron a tener el euro en sus manos. Esto supuso un fortalecimiento considerable del compromiso político que nos ha mantenido juntos durante 60 años. Es fácil subestimar la fortaleza de este compromiso. Pero eso sería ignorar el progreso que hemos hecho", dijo ante la Comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo.

"Con la moneda única hemos forjado vínculos que han sobrevivido la peor crisis económica desde la Segunda Guerra Mundial. Esta fue, en realidad, la razón de ser original del proyecto europeo: mantenernos unidos en tiempos difíciles, cuando es demasiado tentador atacar a nuestros vecinos o buscar soluciones nacionales", subrayó este banquero central.

El presidente del BCE también negó que la política de la institución esté encaminada a devaluar el euro respecto a otras divisas para hacer más competitivas las exportaciones europeas: "No somos manipuladores de divisas", aseguró, para añadir que "nuestra política monetaria refleja la distinta posición en el ciclo económico de la eurozona y de Estados Unidos".

Por otro lado, el presidente del BCE se manifestó contra los pasos que está dando la Administración Trump para deshacer las medidas adoptadas desde la crisis financiera de 2008 para regular el sistema financiero. Concretamente, el desmantelamiento de la ley Dodd-Frank y las dudas generadas sobre la participación de EEUU en los foros regulatorios internacionales, como el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea.

"Lo último que necesitamos en este momento es una relajación de la regulación", afirmó ayer Draghi, tras ser consultado por un eurodiputado si está preocupado por las medidas planteadas por la Casa Blanca.