Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Draghi evalúa eliminar los billetes de 500 euros para prevenir delitos

El presidente del Banco Central Europeo podría adoptar la medida en caso que la entidad obtenga las pruebas que comprueben el uso creciente de estos billetes con fines criminales. Según Draghi, los ahorristas no se verían penalizados y podrán usar en su lugar el billete de 200 euros. El funcionario de la entidad dejó en claro que la medida no tiene nada que ver con la idea de fijar un límite máximo a las cantidades que se pueden pagar en efectivo

El Banco Central Europeo (BCE) está considerando retirar de la circulación los billetes de 500 euros, por la creciente preocupación en la opinión pública de que están siendo utilizados para actividades delictivas, como la corrupción o la financiación del terrorismo, según confirmó el presidente de la autoridad monetaria, Mario Draghi.
"El billete de 500 euros y este objetivo de limitar el dinero en efectivo no tienen nada que ver uno con el otro", dijo Draghi a los legisladores de la Unión Europea en Bruselas en la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios de la Eurocámara, al ser preguntado si está considerando eliminar los billetes de alta denominación.
"Existe una convicción generalizada y creciente en la opinión pública mundial de que los billetes de alta denominación se utilizan con fines criminales y es en ese contexto en el que estamos considerando acciones en ese frente", remarcó el presidente del BCE.
Así, Draghi dijo que el consejo de gobierno del BCE y su directorio ejecutivo están considerando tomar cartas en el asunto. De acuerdo al funcionario, de aplicar esta modificación, los ahorristas no se verían penalizados y podrían usar en su lugar el billete de 200 euros. "Las personas podrán continuar ahorrando con billetes de 200 euros", dijo Draghi a los diputados.
Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea encargaron el viernes de la semana pasada a la Comisión Europea y al BCE que examinen la viabilidad que tendría adoptar la medida. El banco central quiere ver pruebas antes de tomar cualquier acción, dijo Yves Mersch este mes, miembro del Consejo Ejecutivo.
Asimismo, los funcionarios pidieron que se presenten propuestas hasta mayo, después de que Bruselas apuntara en su plan contra la financiación del terrorismo a los billetes de 500 como un método para realizar grandes transferencias sin dejar rastro.
En cualquier caso, Draghi aseguró que es una posibilidad que debe ser analizada con "cautela" y de la "mejor manera", al tiempo que dejó en claro que es una reflexión que no tiene nada que ver con la idea de fijar un límite máximo a las cantidades que se pueden pagar en efectivo.
El almacenamiento de efectivo se acentuó durante los años de crisis. Los controles de capitales prohibieron grandes retiros de efectivo en Grecia, donde los ahorristas acumularon decenas de miles de millones, después de que los grandes depositantes perdieran dinero en el rescate financiero del país.
La cantidad de cash en la zona euro subió a más de un billón de euros el año pasado, y más del 30% del total son billetes de 500 euros, reflejando los temores sobre los bancos además de la exasperación por la baja rentabilidad del ahorro. A su vez, el billete tiene un valor más de cinco veces superior al mayor billete en circulación en Estados Unidos: el de u$s 100.
El billete de 500 euros está en circulación desde que el papel moneda se puso en marcha en 2002. Alemania fue uno de los primeros defensores del billete de 500 euros, que igualaba el valor de su antiguo billete de 1000 marcos y respondía a la preferencia tradicional de los alemanes al efectivo sobre el dinero electrónico.
"500 euros es un número enorme y estamos en una tendencia para asegurarse de que no recomendamos el fraude, que no recomendamos la corrupción y que luchamos contra el terrorismo", dijo el ministro de Finanzas de Luxemburgo, Pierre Gramegna, la semana pasada, según consignó Bloomberg.