Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Dólar y elecciones: cómo impacta crisis en Brasil en escenario de cara a las PASO

La incertidumbre típica de cada periodo preelectoral aumenta y muchos inversores deciden cubrirse con la compra de divisas. Sin embargo, las nuevas revelaciones del escándalo del Lava Jato agregaron un factor de tensión extra.

Dólar y elecciones: cómo impacta crisis en Brasil en escenario de cara a las PASO

La cuenta regresiva para las Primarias Abiertas Simultaneas y Obligatorias (PASO) ya comenzó y como sucede habitualmente en las semanas previas, la presión sobre el mercado cambiario aumenta. Los comicios serán el primer test electoral que afrontará Cambiemos luego de asumir en 2015 y después de encarar una política de sinceramiento de tarifas que despertó el descontento y quejas de muchos usuarios.

A medida que se acerca el momento de ir a las urnas, aumenta la incertidumbre y, con ella, el interés de algunos inversores por dolarizar sus carteras. Sin embargo, está semana apareció un factor extra que acrecentó las dudas en la city: la nueva vuelta de tuerca en la crisis política en Brasil.

Las escuchas que involucran al presidente de Brasil, Michele Temer, en un la investigación de corrupción conocida como Lava Jato reavivó el temblor económico en Brasil y eso provocó que el dólar en Argentina subiera casi 40 centavos y superara los $ 16 en un solo día.

Sin embargo, en el mercado creen que la suba será circunstancial y que con el correr de las semanas debería volver a estabilizarse el precio. “La crisis en Brasil no cambia el escenario para el dólar de cara a las elecciones”, sostuvo el cambista Gustavo Quintana en diálogo con Cronista.com.

El Gobierno, de todos modos, aprovechó el impulso del mercado y pese a que el jueves el Banco Central y bancos públicos no intervinieron en el mercado mayorista, el viernes aparecieron los bancos públicos con compras que sostuvieron el valor de la divisa por arriba de los $ 16. “Por ahora el impacto que tiene la crisis en Brasil es muy puntual y en la jornada del viernes ya volvieron a aparecer los bancos públicos para sostener el dólar”, agregó Quintana.

“A fin de año mantenemos la previsión para el dólar a $18, que de por si era un poco más alta alta que el resto del mercado; cualquier evento en el plano externo, como el que sucede ahora en Brasil, ya está incluido dentro de este valor”, indicó Eric Ritondale, economista de Econviews.

“Meses antes de las elecciones es de esperar que algunos inversores tiendan a dolarizar, es algo previsible. No estamos descalzados de Brasil, pero por ahora los títulos públicos en el mercado local siguen resistiendo. Hay que ver qué sucede en las próximas semanas”, aclaró Ritondale.

Ernesto Mattos, economista del departamento de economía política del Centro Cultural de la Cooperación coincidió en que “el dólar en el mediano plazo está estabilizado y lo de Brasil no impacta directamente sobre la divisa en la plaza local". "Los ojos -aclaró de todos modos- están puestos en el impacto que pueda tener la suba de tasas en Estados Unidos”.

Resultados

El armado de listas y el resultado de las elecciones son factores de especulación en la city y muchos inversores prefieren cubrirse dolarizando sus carteras ante un posible escenario adverso para el oficialismo.

“El armado de las listas y la tensión que puede haber antes de las elecciones esta descontado en el mercado y en el mundo financiero. Los que esperan realizar alguna inversión real son los que esperan los resultados de las elecciones”, indicó Ritondale y agregó que “si la elección es muy buena para el gobierno o para la oposición, puede haber algún impacto posterior en el mercado cambiario, pero el escenario por el momento no es ese”.

Los candidatos del oficialismo en los distintos puntos del país ya comenzaron a definirse, mientras que la oposición aún delinea la estrategia para hacerle frente a Cambiemos en las urnas. El contexto económico interno es uno de los factores claves a tener controlado por el Gobierno en un año en el que las tarifas subieron, el consumo no termina de repuntar y la inflación baja más lento de lo planeado.

“Las listas se van a ordenar y el oficialismo apunta a que antes de las elecciones no se sigan aumentando las tarifas y se estabilice la inflación. Después de las elecciones, es posible que se vea una devaluación con el objetivo de incentivar a que los que guardaron granos los liquiden con precios más atractivos”, remarcó Mattos.

Por su parte, Quintana opinó que “seguramente una derrota importante para el oficialismo significaría generar una sensación negativa que probablemente se traduzca en mayor demanda de dólares y por lo tanto subas en la cotización... siempre que no haya intervenciones oficiales para moderar los movimientos en los precios”.

Desde Portfolio Personal, Sabrina Corujo, Research Manager sostiene que “los inversores tomarán varios drivers en los próximos meses para definir posiciones. Entre ellas, lógicamente el político. El armado de las listas para las elecciones legislativas con el juego de las encuestas, comienza a leerse como dato para los precios; también estará bajo análisis la reactivación o no de la economía (o mejor dicho, el ritmo al que lo haga) y la política que implemente el BCRA para contener las presiones inflacionarias. Estas últimas determinantes del nivel de tasas en pesos a proyectar, pero también del comportamiento del dólar”.

En los próximos meses, la política de tasas de mantenga en BCRA sumado a los movimientos en los tipos de interés que decida la Reserva Federal en Estados Unidos serán los temas clave en donde estarán fijadas las miradas de los inversores. A esto se le sumarán la tensión y las especulaciones respecto a los resultados electorales. Sin embargo, esto último sólo será un elemento adicional en un clima en el que las tasas son el foco de atención, tanto a nivel interno como externo.