Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Dólar, tarifas, la duda del FMI y el secreto de Wall Street para prestarle al país

Dólar, tarifas, la duda del FMI y el secreto de Wall Street para prestarle al país

‘Efemeí‘. Es difícil, pero si se hace un esfuerzo auditivo, en algún pasillo del ministerio de Economía podía escucharse esta semana, débil, casi en un susurro reverencial, la mención del organismo de crédito. Se sabe: no es momento y, sobre todo, no es lugar. Christine Lagarde, la directora del Fondo, ha felicitado los cambios que instrumentó el oficialismo pero ni sueña con darse una vuelta por la Casa Rosada.

Eso lo tienen en claro quienes toman las decisiones económicas, es decir, el presidente Mauricio Macri; el jefe de Gabinete Marcos Peña y, en buena medida, por ahora, el ministro Alfonso Prat Gay. Pero las comparaciones son inevitables. Si la Argentina sale a los mercados (y planea hacerlo), en Economía calculan que podrían obtener una tasa de interés ubicada entre 6 y 7%, depende del momento exacto en que se haga. El dato es que el FMI tiene recursos para la Argentina que rondan el 3% anual, es decir, exactamente la mitad. ¿Por qué pagar de más cuando se quiere bajar el impacto económico que tendrá el acuerdo con los buitres?

En Nueva York comentan que el secretario de Finanzas Luis Caputo puede conseguir todos los recursos que se proponga de la banca en Wall Street. Y que, en rigor, varias entidades ya han acercado sus propuestas, razón por la cual la hipótesis del FMI quedaría, por ahora, descartada, incluso por ser inviable en términos políticos.

"Los gobernadores y los legisladores que siguen órdenes de los sindicatos nunca nos acompañarían en la derogación de las leyes buitre si nos acercamos al Fondo y tampoco lo vamos a levantar tan alto a Massa para que nos vuelva a marcar la cancha", señala una fuente que participó de las conversaciones -y falló- para destrabar la pulseada por la coparticipación y evitar que el Consejo Federal de Inversiones rechazara el decreto del presidente para devolver el 15% de la coparticipación en cuotas.

El dato que conoce Luis Caputo es que la banca en Wall Street está más que dispuesta a prestarle a la Argentina, que ahora cotiza su riesgo país por debajo del de Brasil, pero aún por encima del promedio de la región. De todas formas, lo atractivo de financiar a la Argentina no está dado por su riesgo más bajo, sino por la brusca caída del precio del petróleo y el impacto que esto ha tenido en Wall Street. Ocurre que el precio del barril de crudo cayó 75% en los últimos ocho meses, y 70% de los pozos petroleros en Estados Unidos debieron cerrar. Esto impactó de lleno en las miles de empresas que prestaban servicios de exploración y explotación de hidrocarburos. Esas compañías crecieron al calor del crédito barato que impuso la Reserva Federal para contrarrestar los efectos de la crisis subprime. Bancos como JPMorgan, Morgan Stanley, UBS, Credit Suisse y Deutsche Bank -que serán los encargados de colocar los bonos argentinos- guardan una sorpresa en sus balances: entre el 8 y el 14% de los préstamos otorgados por estas entidades financieras en los últimos años son a firmas petrolíferas que en gran medida, ahora no pueden pagarlos. Por eso la caída de hasta 90% en el valor de las acciones de esos bancos. La emisión de u$s 15.000 millones en bonos por parte de la Argentina serviría para atenuar esos magros resultados, máxime si se tiene en cuenta que tanto la Nación, como las provincias buscarán más crédito en el exterior.

En el mercado local los ánimos han retomado su existencia bipolar. Por un lado, existe entusiasmo en que la salida del default técnico impulsará el valor de los activos. A esto se suma que la Comisión Nacional de Valores que conduce Marcos Ayerra ya trabaja en un proyecto para derogar la ley de mercado de capitales que impulsó en su momento el ex BCRA y ahora panelista televisivo, Alejandro Vanoli. Uno de los puntos que se eliminará y que está contemplado en la actual ley kirchnerista, es la posibilidad de que la CNV nombre un veedor dentro de las empresas privadas.

Del otro lado, la tormenta de un dólar a $ 16 y la posterior suba de la tasa de interés por parte del titular del BCRA Federico Sturzenegger, ha golpeado el precio de los bonos en el mercado (el rendimiento se mueve en forma opuesta al precio).

"El año pasado el dólar valía dieciséis pesos en todas partes menos en el Banco Central", se quejaba un funcionario que no entendía la inquietud que había generado la abrupta suba del billete. La tranquilidad viene dada porque, según los registros que manejan, en la Argentina hay más entrada de dólares que salida: sólo así se explica que el dólar contado con liquidación -la operación de compra y venta simultánea de títulos- se ubique por debajo de la cotización oficial cuando en épocas del cepo era sensiblemente mayor.

En última instancia, lo que preocupa a Sturzenegger -una vez cumplida la misión presidencial de bajarle las tensiones al mercado de cambios- es el nudo gordiano que implica la renovación de las letras del Banco Central por unos $ 240.000 millones para marzo en un contexto donde deberá ofrecerles a los bancos mejores rendimientos y eso genera costo cuasi fiscal y presión inflacionaria. En esa línea también se define en otro ámbito si anunciar o no los nuevos cuadros tarifarios para gas, agua y transporte. La duda persiste porque aún no hay garantías de una negociación por debajo del 30% para los sindicatos, especialmente los empleados de Comercio y un repunte de la tensión social por los aumentos tarifarios podría empantanar los acuerdos.

Más notas de tu interés

Comentarios2
Raul Nieto
Raul Nieto 07/03/2016 09:56:07

Que irrazonable suena pagariamos 6 o 7% en tasas en lugar del 3% por solo el hecho politico Pero es nuestra realidad

jose boch
jose boch 07/03/2016 09:48:25

Tanto el FMI o BCE los prestamo los monitorea dolar x dolar y envia a LA TROIKA grupo de control , al pais solicitante . Esa es la verdadera razon de no solicitarlo. Parece un replay 1976 , empresarios ricos y pais pobre.Pero esta vez lo elegimos ,