Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Dólar, hipotecarios, el plazo fijo de Moyano y el debate sobre el Frank Underwood argentino

Dólar, hipotecarios, el plazo fijo de Moyano y el debate sobre el Frank Underwood argentino

Acción y reacción. Así entiende la política económica el Gobierno o, al menos, una parte de quienes hoy toman las decisiones económicas. Quizás por esa razón, a los draconianos ajustes anunciados en las últimas horas –que no han generado culpa alguna en las filas internas del Gobierno– les sucedan otros, menos feroces, que apunten a recomponer, al menos en parte, el contrato electoral que la gente firmó con Cambiemos para llevarlo al poder.

El plan aún no llega a la calidad de tal, pero sí existe la flamante convicción que deberá salirse a comunicar ‘algo’ en las próximas horas, para contrarrestar el impacto negativo de las medidas adoptadas. El dato que tomó desprevenido al Gobierno es el repentino distanciamiento del titular de la CGT Hugo Moyano y las declaraciones anti-ajuste del tridente opo-friendly que conforman el renovador Sergio Massa, el disidente Diego Bossio e incluso el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey.

Para volver a conquistar a Moyano & Co., el Gobierno ya negocia con el líder sindical el plan de pagos del dinero que le debe a las obras sociales, del cual cancelaría un 20% en cuotas durante este año y el resto con los intereses que aporte un fideicomiso en dólares.

En cambio, para reencausar el diálogo necesario con el tridente indispensable para transitar con pocos sobresaltos la actividad legislativa, se ultiman detalles vinculados a las líneas de crédito para vivienda, que según ha trascendido, serán en pesos y en dólares, impulsado por la banca oficial pero con la participación de privados.

A ello se sumará el relanzamiento del Plan Procrear, sobre el cual se trabaja por estas horas. En rigor, la última semana, se reunieron el ministro del Interior, Rogelio Frigerio y el titular del Banco Hipotecario, Eduardo Elztain, para analizar de qué forma proseguir, en un contexto donde los créditos en pesos para la construcción buscarán mitigar el déficit habitacional que registra la Argentina desde hace décadas.

Otro anuncio que se adelanta es el del blanqueo a los capitales, originalmente pensado para el mes de septiembre y que promete atraer una cantidad de dólares que, el Gobierno calcula por encima de los u$s 10.000 millones y que iría principalmente para el sector inmobiliario. Una idea que surgió es la de reducir la penalidad económica que se le aplica a esa decisión, pero hay quienes se oponen argumentando que de esa forma se parecería mucho al blanqueo del kirchnerismo y que podría ser un mensaje susceptible de ser malinterpretado por la sociedad.

La ampliación de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la firma de convenios provinciales para la puesta en marcha de centros de primera infancia también serán anunciados. La devolución del IVA a los productos de la canasta básica para jubilados y titulares de planes y asignaciones promete concentrar buena parte de la expectativa del Gobierno por atenuar el impacto de la inflación. La prórroga de los planes Ahora 12 y Precios Cuidados ya fue anunciada por más que los detalles quedan para el último momento. A ello hay que sumarle que desde el arranque de abril las cajas de ahorro y las tarjetas de débito son gratuitas y que tampoco tienen costo las transferencias por cajero o home banking hechas por personas físicas.

Mientras tarifas y despidos ganan la atención de la sociedad, resulta curioso un insólito debate ‘whatsapeado’ que se ha generado a raíz de un paper de una reconocida universidad privada que hoy se circula en los despachos oficiales. En ese documento un académico de renombre se pregunta quién es el Frank Underwood argentino.

 

La respuesta es más realista que promisoria: nadie. Si bien se estudian los perfiles del flexible líder del bloque del FPV en el senado Miguel Ángel Pichetto, la capacidad de operar en las sombras de Enrique ‘Coti’ Nosiglia, y la influencia en el PJ bonaerense de Eduardo Duhalde en sus mejores tiempos, el documento concluye ningún político tiene hoy la principal característica de la forma de jugar de Frank Underwood: solo y movido por la estrategia. "No existen jugadores que jueguen solos y tampoco existen políticos que sean todo el tiempo estratégicos. Underwood no juega juegos que no pueda ganar. Convicciones personales, ideología, compromisos con su partido y, tal vez, mucho más relevante aun, sensibilidad respecto del bienestar del electorado de su provincia, municipio y pueblo, son siempre motores del comportamiento político. En la política real siempre hay mucho que perder".

Donde también hay mucho que perder es en el plano cambiario. En algunos encuentros en el Banco Central, Federico Sturzenegger se manifestó indiferente a la volatilidad que el dólar adoptó por estos días. En rigor, el ditellliano sigue de cerca los agregados monetarios, es decir, billetes, depósitos, letras del sistema y que genera, según él, presiones inflacionarias adicionales. En esta línea, en el Palacio de Hacienda, el ministro Prat Gay escuchó las ideas de su colega y amigo Javier Gonzalez Fraga sobre la conveniencia de que el Gobierno comience a diseñar una estrategia para contrarrestar la potencial apreciación del peso por una fuerte entrada de dólares al país.

Fraga piensa que el déficit fiscal promueve un dólar barato porque el Gobierno no tiene recursos legítimos (superávit) para comprar esos dólares y mantener la paridad cambiaria en niveles por encima de los $ 16. Un recorte en las tasas de interés -hoy en el 38% para las letras del Banco Central-podría sumar algo de demanda adicional para aplacar el efecto.