Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Dólar, endeudamiento e inversiones: el impacto de Trump sobre 3 puntos clave

Especialistas explican que la llegada del magnate a la Casa Blanca podría suponer una tasa de interés más elevada y una disminución del flujo de capitales hacia la Argentina.

Dólar, endeudamiento e inversiones: el impacto de Trump sobre 3 puntos clave

El triunfo de Donald Trump en las elecciones de los Estados Unidos sorprendió a más de uno. Incluso el presidente Mauricio Macri dijo hoy que “el mundo está sorprendido”, pero aseguró que su Gobierno irá "con la mejor predisposición a sentarse a negociar" con el magnate republicano.

¿Con qué se encontrará Macri? Según advierten los especialistas, la llegada de Trump a la Casa Blanca podría suponer una tasa de interés más elevada, lo que supone un mayor costo de financiamiento para la Argentina, y una disminución del flujo de capitales que el país ha venido recibiendo.

A continuación, especialistas del mercado explican cuáles son las implicancias económicas del triunfo de Trump sobre tres puntos clave para el país y los inversores.

Tasas y endeudamiento

De acuerdo con el gerente de Informes y Estrategia de Puente, Ezequiel Zambaglione, el triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales de EE.UU. puede complicar las necesidades de la Argentina de tomar deuda en los mercados internacionales.

“Con Trump como presidente, se podría generar un mayor costo de financiamiento para Argentina”, advirtió. Luego, agregó: “Si Argentina toma deuda, puede ser más costoso, y por ende, se vuelve desafiante el crecimiento en los próximos años”.

En esta línea, el economista Gustavo Neffa, director de Research For Traders, indicó en diálogo con Cronista.com que las necesidades financieras del Gobierno son muy elevadas el año que viene y el plan es seguir endeudándose.

“Estimo una tasa de interés más elevada y menor disponibilidad a la hora de licitar las nuevas emisiones soberanas y provinciales para cubrir el déficit creciente y las emisiones corporativas para empezar a invertir en los proyectos de inversión largamente retrasados”, opinó.

Inversiones

Para el economista Nery Perchini, de Inversor Global, el triunfo de Trump implica “una mayor volatilidad en los precios de los activos”, por lo que recomienda “evitar la renta variable y posicionarse en instrumentos de renta fija y de corto plazo”.

“Las Lebac más cortas siguen siendo muy atractivas por la diferencia que le sacan a la inflación esperada en los próximos 12 meses. Pero también es recomendable posicionarse en activos dolarizados para obtener cobertura. Esto cobra más relevancia en el actual esquema de Metas de Inflación del Banco Central”, señaló a Cronista.com.

Además, apuntó que “los bonos hard-dollar como el Bonar 2020 (AO20) y el Bonar (AY24) son buenas alternativas con retornos esperados entre 4% y 5%” y los títulos dollar-linked como el Ciudad de Buenos Aires 2019 (BDC19) y Mendoza (PMO18) “también lucen atractivos” porque “ofrecen protección ante variaciones en el tipo de cambio más un spread en torno al 6%”.

Por último, advirtió que en el largo plazo si Trump cumpliera con sus promesas de campaña tendientes a aumentar el proteccionismo habría que “evitar las acciones de empresas ligadas a commodities y las que tienen “betas” elevados (alta correlación con el mercado)”.

Dólar

Según señaló el economista Dante Sica, “con una curva de rendimientos en EE.UU. más empinada podría verse limitado el influjo de capitales que la Argentina ha venido recibiendo, presionando sobre la moneda doméstica”. Sin embargo, advirtió que “esto podría ser contrarrestado con el ingreso de fondos del blanqueo”.

En este sentido, Neffa señaló que “el ‘carry trade’ se frenará en parte por el vuelo a la calidad y la posible depreciación del peso”, la cual indicó que “no será combatida porque corrige una de las distorsiones estructurales más evidentes”.

“Si bien las necesidades fiscales en dólares de corto plazo están cubiertas y el Gobierno puede abstenerse por el momento de salir a colocar deuda, la eventual persistencia de condiciones financieras globales desfavorables no es una buena noticia ni para el sector público ni para el sector privado de un país que ha retornado recientemente a los mercados de crédito globales porque tiende a elevar el costo del financiamiento”, concluyó Sica.