Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Desregular el mercado de tarjetas de crédito puede llevar hasta dos años

Luego del informe de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, Prisma (Visa) aclaró que ha ajustado su accionar a la normativa en todo momento

Desregular el mercado de tarjetas de crédito puede llevar hasta dos años

Ayer, luego de que la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia apuntara contra el grupo Prisma por posición dominante en el negocio de las tarjetas de crédito, comenzaron a oirse las primeras respuestas en el mercado.


La conclusión más inmediata de los distintos actores del negocio de los plásticos del país es que corregir las irregularidades señaladas por la comisión dirigida por Esteban Greco será el resultado de un proceso que puede extenderse hasta por dos años.


Tanto las entidades bancarias como las cámaras empresarias se mostraron satisfechas con el resultado del informe presentado por la CNDC este lunes y destacaron la celeridad y la precisión con la que fue elaborado el estudio de un mercado que Prisma Medios de Pago ensayó una escueta respuesta a las acusaciones y en un comunicado buscó desterrar la idea de los supuestos abusos dentro del mercado. La compañía– que agrupa a Visa Argentina, Banelco, Lapos, Pagomiscuentas, Todo Pago y Monedero, y que es propiedad de 14 bancos argentinos, liderados por Santander, Galicia y BBVA Francés– afirmó que "ha ajustado su accionar a la normativa en todo momento, no posee ningún tipo de exclusividades, sino que trabaja con libertad en todas sus actividades, sin generar barreras de entrada a competidores en sus negocios".


Además, la firma aseguró que "colabora activamente con los Organismos Públicos en todo aquello que le fuera solicitado". Este diario se comunicó también con fuentes del sector financiero que explicaron que el proceso iniciado el lunes con la presentación en Defensa de la Competencia demorará muchos meses. "Vemos la instancia que inaugura la comisión como algo positivo, porque da la posibilidad de que los distintos actores de este mercado se sienten en una mesa de trabajo para evaluar de qué manera modificar la estructura actual sin perjuicio del consumidor", señalaron.


Al mismo tiempo aseguraron que en el corto plazo se puede esperar la modificación del sistema vigente de aranceles. Hoy en día, la Ley de Tarjetas de Crédito de Argentina establece un único arancel máximo de 3% para compras con tarjetas de crédito y de 1,5% para comprar realizadas con débito.


En paralelo, la Cámara Argentina de Comercio se reunió en el Congreso con los diputados que conforman la Comisión de Defensa del Consumidor, del Usuario y de la Competencia para avanzar con su propuesta de modificar la Ley de Tarjetas, que la semana pasada obtuvo dictamen en el Senado.


Tras el encuentro, Edgardo Phielipp, protesorero de la cámara empresaria, expresó: "Venimos trabajando en esto desde hace más de un año. Estamos muy conforme con las observaciones que hizo Defensa de la Competencia y en Diputados pudimos exponer y realizamos un interesante intercambio de opiniones para que los legisladores comprendan mejor cómo funciona el mercado de las tarjetas de crédito".


Phielipp aprovechó para destacar que la cámara que representa considera que "de ninguna manera corren peligro las cuotas de financiamiento, por cuanto la transparencia de un sistema competitivo permite mejorar los precios y las condiciones de financiamiento, porque quedaría claro cuál es el precio y cuál es el costo del crédito, lo que hoy no ocurre. El presunto precio actual y las cuotas sin interés encubren un costo de financiamiento que encarece el precio del producto al contado", remarcó.


Al mismo tiempo, la Federación Argentina de Empleados de Comercio presentó su adhesión al proyecto de reducir los aranceles que cobran los plásticos presentado por CAME y la CAC y afirmó: "En este contexto económico, bajar comisiones es defender el comercio".