Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Desde noviembre, el BCRA baja a 17% la tasa de los créditos productivos

Estaba en el 22%. Los bancos también podrán cobrar UVA más un punto. Además, permitirá que los bancos cubran todo su cupo con descuento de cheques. El año que viene el cupo pasará del 15,5% al 18% de los depósitos y el plazo mínimo pasa de 36 a 12 meses

Desde noviembre, el BCRA baja a 17% la tasa de los créditos productivos

La "Línea de financiamiento para la producción y la inclusión financiera", por la que desde el gobierno anterior se obliga a los bancos a destinar parte de sus depósitos a crédito productivo, sufrirá un rediseño importante a partir de noviembre y, sobre todo, desde el año próximo. El Banco Central (BCRA) bajó su tasa máxima del 22% al 17% (o UVA más 1 punto porcentual), amplió la cantidad de fondos a ser prestados, acortó su plazo mínimo de 36 a 12 meses y permitirá que todo el cupo sea utilizado para descuento de cheques. Es una modificación que aspira a hacer más liviana la regulación, al tiempo que amplia los fondos comprometidos y los orienta a empujar la actividad.

El viernes la entidad conducida por Federico Sturzenegger publicó en la Comunicación A 6084 que transforma a la "Línea de financiamiento para la producción y la inclusión financiera", una iniciativa nacida en 2012 de la mano de la entonces presidenta de la entidad, Mercedes Marcó del Pont, y que buscaba orientar el crédito a empresas, con tasa fija y plazo mínimo.

El programa original obligaba a los bancos a usar el equivalente al 5% de sus depósitos para estos créditos dirigidos, pero ese cupo se fue ampliando hasta que en el primer semestre de este año se estableció el cupo en el 15,5% de sus tenencias: implicaron préstamos por $ 135.000 millones en esta segunda mitad del año. La modificación publicada el viernes establece que en el primer semestre del año próximo se destine el 18% de los depósitos, es decir $ 48.000 millones más (un aumento del 35%). Serán cerca de 183.000 millones los que se destinarán al programa durante los primeros seis meses de 2017. El número definitivo se conocerá el 30 de noviembre cuando se tome el nivel de depósitos (a la vista y a plazo) de ese día para fijar el cupo que le corresponderá colocar a cada banco.

Pero antes del cambio de semestre ya va a haber modificaciones al programa que resultan favorables a los bancos y a las empresas tomadoras. Desde el 1º de noviembre los bancos podrán usar el total de su cupo de este semestre (15,5% de sus depósitos) para descuento de cheques. Esto persigue un doble objetivo: por un lado, permitir a los bancos cumplir con el cupo más fácil y, por el otro, fomentar el uso de la línea para capital de trabajo y así ayudar a dinamizar al sector pyme.

El recorte de tasa del 22% anual al 17% anual también empezará a regir desde el primer día de noviembre y se mantendrá durante el próximo semestre. Una novedad de esta edición de la Línea es que los bancos podrán optar por ofrecer crédito a la tasa máxima pautada o a Unidad de Valor de Adquisición (UVA) más un punto porcentual. La UVA es la unidad indexada que diseñó el BCRA para imitar las UF chilenas que protegieron al mercado hipotecario de ese país a través de tiempos de alta y baja inflación. Hoy, esa tasa rondaría el 20,6% anual, pero cada mes se reduciría si es que la inflación tiende a retroceder.

Desde enero se sumarán otra facilidad para que la línea sea tan pesada para las entidades.

En 2017 los bancos podrán computar el 50% de los créditos que dan a pymes por fuera del programa como parte del cupo.

Como siempre, del cupo total, el 75% de lo que coloca cada banco tiene que ir a micro empresas y pymes. Además, hasta el 10% del puede ir destinado a créditos hipotecarios (para los que, si utilizan UVA, no se regula la tasa, con lo cual los bancos mejoran costos).