Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Desde el cepo, salieron unos $ 10.500 millones desde fondos en dólares

Tras haber dolarizado fuertemente las carteras, los inversores institucionales han migrado parte de sus tenencias hacia activos en pesos para aprovechar las altas tasas mientras las expectativas de devaluación se mantienen por debajo de los rendimientos en pesos.Hay fondos de renta fija que reconfiguraron su cartera y llevaron la tenencia de Lebac al 90%

Desde el cepo, salieron unos $ 10.500 millones desde fondos en dólares

Desde la liberación del mercado cambiario y la fuerte suba de tasas de interés en pesos que implementó el Banco Central (BCRA), los privados han ido rebalanceando sus carteras hacia activos en pesos, tras haber acumulado grandes stocks de activos en dólares el año pasado para anticiparse a la devaluación de diciembre.
En la industria de fondos comunes de inversión (FCI), el cambio de las carteras implicó una salida de $ 10.448,11 millones desde los fondos de renta fija en moneda dura, que administran bonos en dólares, dollar-linked y futuros, según relevamientos privados de la industria.

Las aseguradoras, otro gran sector que cumple el rol de inversor institucional, han ido vendiendo bonos en dólares y han rescatado cuotapartes de los fondos para comprar Lebac directamente o invertir en los fondos que elevaron su posición en esos títulos.

También para armar sintéticos de Lebac (comprar una letra y calzarla con un futuro del mismo plazo, para obtener el rendimiento en dólares de 10%) y de dollar-linked (el Bonad 16 rinde un 9% más devaluación, lo que sumado al rendimiento de futuros a octubre próximo se acerca al 40% en pesos).

"Esta quietud del dólar incrementó más el spread. En un contexto de baja de tasas, te aseguras la tasa de largo plazo", dijeron desde la mesa de una aseguradora.

En la salida de las inversiones de los FCI en dólares, se nota que los operadores miraban de reojo el tipo de cambio: en diciembre se retiraron $ 4.351,8 millones, cuando el dólar oficial trepó por encima de $ 13; en enero se fueron $ 2.636,9 millones, cuando el tipo de cambio subió menos del 7%; en febrero se retiraron sólo $ 734,8 millones, cuando el dólar se acercó a los $ 16, y en marzo salieron $ 2.724,61 millones, cuando la abrupta suba de tasas de las Lebac amainó el apetito por el dólar, que bajó más de un peso.

Hay FCI de renta fija que reconfiguraron su cartera y elevaron la tenencia de Lebac al 90% para captar clientes, por lo que llegaron este mes a rozar rendimientos cercanos al 55% anual. Mientras que los fondos con pocas Lebac generaron rendimientos cercanos al 29% anual.

El dinero que salió de los FCI en dólares, no fue totalmente a los fondos en pesos, sino que la industria perdió patrimonio, hoy en unos $ 208 mil millones. Porque otro de los tipos de fondos que perdió inversores para irse a Lebac fueron los money market, que en el último trimestre perdieron $ 16.111 millones, debido a que sus inversiones a plazo fijo rinden menos que las letras del BCRA. También, porque las empresas ahora puede usar esos pesos para comprar libremente divisas para importar o girar al exterior. La industria de fondos se había beneficiado en gran medida del cepo cambiario.

"En los últimos cuatro años, muchos inversores fueron dolarizando sus carteras. A partir de la salida del cepo cambiario, parte de esos inversores desarma posiciones en dólares para ir a tasas de interés en pesos para balancear las carteras. El rebalanceo lleva semanas y meses", dijo un portfolio manager.

Desde la apertura del mercado de cambios y como política contra la inflación, el Banco Central ha elevado las tasas de interés que paga por sus letras hasta el 38%, aunque llegó a bajarlas al 30,25% a 35 días. Pero este nivel estuvo siempre por encima de las expectativas de devaluación que arrojan los mercados de futuros.
Sabiendo que la fiesta de tasas en pesos no durará para siempre, el mercado mira de reojo los activos en dólares y ya observa los dollar-linked como alternativa para apostar en el segundo semestre.

"El gobierno necesitará dar otra vuelta de rosca al dólar para que sea competitivo. ¿Qué pasa si el gobierno decide hacer la devaluación en el último trimestre? No hay tasa en pesos que compense eso. En algún momento, quizá en junio, va a ser el momento de apostar al dollar-linked de corto plazo", dijo a este diario otro portfolio manager.