Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Del default exaltado a la Argentina que se vende sola

Imagen de LAURA GARCÍA

por  LAURA GARCÍA

Editora de Finanzas
0
Del default exaltado a la Argentina que se vende sola

Hace 14 años, un presidente que sería fugaz proclamaba un default exaltado. La ovación de aquel Congreso quedó capturada como la postal de aquella Argentina confundida que se deslizaba hacia el precipicio. Dos canjes después, aún quedaba una peripecia por delante: una batalla en la que un encorvado juez neoyorquino se convirtió en celebrity financiera, exasperado por un kirchnerismo que optó sistemáticamente por desafiarlo (gambetear jurisdicción) y plantarse en la reivindicación soberana de no pagar un solo dólar a los buitres.

En una Argentina exhausta, con cepo pero aún así sin dólares, hizo falta un cambio de gestión para afrontar el costo de ese desmanejo y dejar atrás el estigma. El éxito de la emisión de ayer corona ese periplo y es parte de esta "normalización" de una economía a la que todavía hay que sacar a flote y en la que recién estamos saldando cuentas. Es cierto que el enorme volumen del libro de pedidos puede haberse debido al temor de muchos de quedar excluidos de la operación. Pero incluso así, la demanda fue excepcional.

Ese apetito es, por supuesto, un guiño a la agilidad con la que ha avanzado la nueva gestión. Pero en un mundo árido en rendimientos, en el que un bono de EE.UU. a 10 años paga 1,75%, la Argentina hoy se vende sola.