Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Debido a la inestabilidad bursátil, el mercado descarta una suba de tasas de la Fed

En las últimas ruedas el mercado estuvo estrechamente vinculado a la evolución del petróleo. Así fue como el viernes un salto en el precio del crudo hizo que las bolsas globales volaran. Sin embargo, este no es el único problema que enfrentan los inversores hoy, también siguen las dudas en torno a la economía china, la segunda mayor en el mundo. Tanto el petróleo como China hicieron del comienzo de 2016 un caos.

Por eso es que, si bien Estados Unidos inició hace poco un giro en su política monetaria, los analistas consideran que, para alivio de los emergentes, en la reunión que se llevará a cabo entre mañana y el miércoles los miembros de la Reserva Federal (Fed) dejarían la tasa de interés entre 0,25 y 0,5%, nivel en el que quedó tras el incremento de diciembre pasado, el primero en casi una década.

Otro aumento complicaría aún más la situación de los mercados emergentes. Frente a este nuevo escenario, los inversores abandonan los activos más arriesgados, como lo son las acciones emergentes, para resguardarse en instrumentos más seguros, los que están atados a la suba de tasa, provocando caídas en las bolsas. Al mismo tiempo, el endurecimiento de la política monetaria de Estados Unidos revaloriza al dólar, y un dólar más fuerte implica monedas emergentes más débiles, devaluadas. Aunque se sabe que la Fed tiene planes de seguir elevando las tasas, que lo haga de manera gradual, tal como prometió, sería ideal.

"En estos días pueden pasar muchas cosas, pero en teoría la reunión no debería aportar nada nuevo. La expectativa es que no hagan nada. Supongo que van a preferir esperar para ver qué pasa con China", comentó el analista de Bull Markets Juan Manuel Palacio.

Elevar las tasas implica enfriar la economía, y hacerlo en momentos en que el Gigante asiático y el petróleo mantienen en vilo al resto del planeta no parece ser una buena idea.

Por su parte, el especialista en mercados internacionales Luis Palma Cané sentenció: "No hay que esperar absolutamente nada de la Fed. Incluso si no hubiera pasado todo lo que pasó en las últimas semanas, no lo haría. El compromiso de Yellen es no subirlas más de un punto por año. Ahora la duda es si lo hará en tres o en cuatro reuniones a lo largo de 2016".

A su vez, Palma Cané señaló que "ahora se acostumbra a dar más indicios" al momento de aumentar la tasa; ya que se dejó de lado el factor sorpresa de las épocas del ex jefe de la Fed Alan Greenspan.

Recién en marzo el mercado prevé una nueva suba, pero la expectativa es menor al 40%. Por otro lado, también se renovaron las esperanzas de que en marzo el Banco Central Europeo (BCE) aumente el programa de estímulos.

El viernes el petróleo cerró con un repunte de hasta 10% y logró volver a los niveles de u$s 32 el barril. En línea con el resto del mundo, el Merval sumó 5,2%.