Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

De la mano de la baja de tasas, se frena avance de depósitos en pesos

Los depósitos al sector privado crecen en lo que va del año poco más de un 14% pero en julio se percibió una ralentización de esa tendencia: del incremento del 7,1% que habían registrado en junio pasaron a un avance del 0,7% el mes pasado. El principal motivo fue la disminución en la colocación de plazos fijos, depósitos que perdieron impulso a medida que el Central recortaba la tasa de las Lebac

De la mano de la baja de tasas, se frena avance de depósitos en pesos

Si bien en lo que va del año los depósitos en pesos venían registrando un crecimiento sostenido, la tendencia se ralentizó a partir del recorte de la tasa de interés promovido por el Banco Central (BCRA).

Los depósitos al sector privado mostraron mayor dinamismo en el acumulado anual. Según el último informe de IERAL, entre diciembre y agosto se registró un incremento de 14,3% nominal del total de depósitos en pesos, impulsado principalmente por el aumento en las colocaciones a plazo, que crecieron un 17,1%. No obstante, durante julio los depósitos en pesos recortaron significativamente su ritmo de expansión respecto de junio, pasaron del 7,1% al 0,7% el mes pasado.

El estudio subraya que el recorte en la dinámica de los depósitos obedece a una moderación del ritmo que venían mostrando los plazos fijos -que representan cerca de la mitad del total de colocaciones del sector-, que pasaron de crecer 3,7% en junio a 2,4% en julio. A su vez, las colocaciones en cajas de ahorro subieron 18% en junio y tan solo 0,2% en julio, mientras que los depósitos en cuenta corriente aumentaron un 3,3% en junio pero cayeron 3,1% en julio.

Tal como detallan los expertos de IERAL, el comportamiento de los depósitos en pesos "está en línea con la trayectoria de las tasas de interés pasivas, que continúan mostrando una tendencia a la baja". Es que la tasa nominal anual de los depósitos minoristas pasó de un pico de 29,1% anual a mediados de mayo, hasta ubicarse en torno a 23,4% anual durante los primeros días de este mes. Por su parte, la tasa por depósitos de más de un millón de pesos (BADLAR), pasó de un pico de 31,2% anual a fines de mayo a 25,2% actual.

A fines de febrero, el tipo de cambio se disparó al récord de $ 16, lo que obligó al banco que preside Federico Sturzenegger a alentar las inversiones en pesos. Así fue como el BCRA llevó la tasa de referencia de las Lebac -la de 35 días- a 38%, un máximo que mantuvo hasta principio de mayo, momento en que comenzaron las rebajas. Licitación tras licitación fue llevándola al borde del 30%, hasta que a mediados de julio la mantuvo en 30,25%. Sin embargo, alentado por mejores datos del índice de inflación -que no siempre provienen de la misma fuente- el organismo retomó en agosto la rebaja de la tasa, con el objetivo de no perjudicar el nivel de la actividad. Hoy el Central encara una nueva subasta y, como todos los martes, el mercado estará atento a la decisión que tome en política monetaria. Por lo pronto, la tasa se ubica en 29,75%, el mínimo en la era Sturzenegger.

El director de la Escuela Argentina de Finanzas Personales, Mariano Otálora, recordó que "el gran negocio era cuando la tasa estaba al 38%, y hasta el 32% era atractiva", por lo que el inversor sofisticado empieza a buscar otras alternativas.

En cambio, las colocaciones en moneda extranjera aumentaron 3,2% el mes pasado, reflejando una aceleración respecto de junio, de 1,9%. Es decir que sigue firme el rumbo alcista en esta moneda: en lo que va del año crecen 31,1%. La tendencia se explica por una mayor confianza del mercado tras la liberación exitosa de cepo cambiario.

"Primero hay que hablar de la confianza que generó el nuevo Gobierno, los dólares empezaron a salir de las cajas de seguridad. De hecho, ya no hay lista de espera. En segundo lugar, en el primer trimestre subieron las tasas de los plazos fijos en moneda extranjera y se fueron habilitando nuevos instrumentos, como las Letes o los Fondos de inversión", comentó Otálora.