Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

De cara al segundo semestre: lo que aprendimos de la flotación cambiaria

De cara al segundo semestre: lo que aprendimos de la flotación cambiaria

En los primeros días de abril publicamos aquí un artículo en el que identificábamos las fuerzas detrás del mercado cambiario para luego armar un modelo matemático y simular la trayectoria, día por día, del tipo de cambio en los siguientes tres meses. Corrimos 10.000 simulaciones considerando que cada día el tipo de cambio está influido por: a) una tendencia devaluatoria "secular" según surge del mercado de tasas; b) una fuerza devaluatoria/revaluatoria de corto plazo que se activa dependiendo de si está por debajo o por encima de un determinado nivel; c) una volatilidad que es cambiante con el nivel al que cotiza; y d) un factor estocástico para perturbar nuestro sistema.

Utilizando el tipo de cambio de referencia que publica el BCRA, en aquel entonces el mercado de tasas indicaba la zona de $ 15,60 a tres meses (a), la zona de $15 como punto de inflexión (b) y una volatilidad de poco más del 20% en su zona más elevada y del 10% en su zona más baja (c).
Con todo esto el resultado de las simulaciones indicaba que tres meses en el futuro el tipo de cambio más probable estaba en el rango $14,90-15,10, y que el mínimo registro en el período era $13,78. Con los datos ciertos al 30 de junio el tipo de cambio fue de $ 14,92 (superó levemente los $15 los dos días previos) y el mínimo durante el período fue $13,76.

Consideramos útil repetir nuestro ejercicio enriquecido por todo lo que hemos aprendido en estos últimos tres meses. A saber:

- Expectativa devaluatoria: nuestros modelos de tasa de interés muestran que el mercado opera con una expectativa implícita de devaluación del tipo de cambio a futuro. Para un plazo de tres meses el tipo de cambio implícito es del orden de $15,84 y de $18,37 a un año.

- Rango de quiebre en $14-15: cuando el tipo de cambio estuvo por debajo de $14, en las diez ruedas posteriores se devaluó, y con mayor intensidad mientras más lejos de ese punto. Cuando cotizó por encima de $15 siguieron revaluaciones también de mayor intensidad mientras más lejano el punto de partida. Cuando estuvo dentro de ese rango el promedio de variación diez días después fue virtualmente cero. Dentro de ese rango parecen equilibrarse la oferta y la demanda, y es hacia la cuál revierte la cotización en el corto plazo.

- Sonrisa de volatilidad: a trazo grueso la volatilidad de nuestro tipo de cambio es del 16% anualizado, cayendo tres puntos respecto a tres meses atrás. Para contextualizar, la volatilidad de nuestro tipo de cambio es menos de la mitad que el Merval y apenas por encima de los bonos soberanos de mediano plazo. Pero cambia enormemente dependiendo del nivel en el que se encuentre cotizando. Por ejemplo, la volatilidad las diez ruedas siguientes cuando el tipo de cambio operó por debajo de $13 o cerca de $ 16 es del orden del 20%, pero alcanza su mínimo en el rango $14-14,5 con "apenas" un 6%.

Basados en estas observaciones alimentamos nuestro modelo y simulamos 10.000 veces la trayectoria día por día del tipo de cambio en los próximos tres meses. Al final del ejercicio, tres meses en el futuro, el tipo de cambio más probable cae en el rango $14,30-14,50, con un 1% de probabilidad de que esté por debajo de $14 o por encima de $ 15,72. A lo largo de los tres meses el mínimo registro es $13,29 y el máximo $16,88. Es de notar que la distribución de escenarios tiene una cola larga a la derecha, sugiriendo un "riesgo a la suba" para el rango anterior.