U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Curutchet: "Esta crisis se distingue porque no hay problema de solvencia bancaria"

Curutchet insiste en que el sistema no tiene problemas de salud. Comenta sobre el futuro de los créditos UVA y el efecto de la devaluación

Curutchet:

Franco, Juan Curutchet no desmiente que las últimas semanas fueron días de tensión, stress e incertidumbre. Como presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires (Bapro), entidad que celebró la semana pasada su 196º aniversario, estuvo en la primera línea de fuego. Junto a la Gobernadora María Eugenia Vidal y su ministro de Economía, Hernán Lacunza, Curutchet debió saber navegar entre las ansiedades de clientes, empresas y un panorama financiero que exudaba volatilidad. Cabe recordar que, según el ranking del Banco Central, la entidad que lidera representaba a marzo el segundo banco de la economía argentina con un volumen de depósitos de más de $ 266.000 millones. Para junio, la entidad reportó $ 294.626 millones en depósitos.

El banquero le concedió una entrevista exclusiva con El Cronista en el marco de la 39º Convención Anual del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF) en Mendoza.

Con una inflación que ya se calcula cercana al 40% y un encarecimiento del dólar del 100%, ¿qué futuro le queda al modelo UVA?

Creo que la crisis va a demostrar las virtudes de la metodología UVA. Dicho eso, hay que diferenciar dos universos. El que ya sacó un crédito contra aquel que puede ir hoy a cotizar. En la primera situación yo visitó 1 a 2 clientes hipotecarios de UVAs todas la semanas. Todos entienden que están en una mejor situación que si hubieran continuado alquilando; que se están capitalizando y que están dispuestos a pagar el costo que significa convertirse en propietario. La situación que merece atención es la de aquel que se interesa por un crédito hipotecario y todavía no la sacó. Ahí hay un enfriamiento evidente de la demanda. Y esa la atribuyo a un problema de precio y de una escapada importante por la devaluación. Eso te estira el arco respecto de los salarios en pesos. Sin embargo, eso es algo que va a encontrar un punto de equilibrio cuando se estabilicen todas las variables de precios.

¿No hay que definir un nuevo modelo justamente en base a la vulnerabilidad del sistema que demostró está devaluación?

Lo que vamos a tener que hacer es ver que pasó con el enorme stock de créditos UVA que se dieron antes, que estaban arriba de la marca de los 40.000 casos. Pero, si eso resulta en que la experiencia es buena, ¿para que vamos a cambiar un modelo que funciona? Pensá que en este mercado ciertamente frío de hipotecas, el Banco Provincia da hoy 4 veces más hipotecas que en todo el 2015.

Datos del BCRA muestran una caída del 60% en la adjudicación, de abril a junio para todo el sistema financiero. ¿En el Banco Provincia, cómo se refleja esa caída?

Evidentemente se otorgan mucho menos. Pero a fin de año vamos a terminar con 6.000 a 7.000 hipotecas otorgadas. Va a ser un año impulsado por la demanda del primer semestre. Pero aún ahora, que estamos en el momento más débil, estamos en un volumen de cuatro veces todo lo del 2015. Y si bien al final puede que termine siendo un año flojo va a ser también un año en el cual el sistema bancario habrá otorgado hipotecas. Entonces, el instrumento de la hipoteca bancaria del modelo UVA vino para quedarse. Después hay que ver las condiciones del mercado, como: ¿dónde se fija la tasa de interés? ¿Dónde se fija la prestación cuota ingreso? ¿a qué prestas? ¿en qué proproción amortiza el cambio? Todo eso lo miraremos, por supuesto.

¿Ante la frenada que causó la corrida del tipo de cambio, cuáles son los focos que pondrán en las próximas semanas para impulsar el modelo?

Vamos a alentar mucho más el crédito hipotecario para la construcción y refacción. Estamos repasando las modalidades de construcción rápida; o sea, las modalidades donde no lo hacemos como hipoteca sino como préstamo personal.

Tras las tormentas varias que atravesó la economía este año, ¿cómo quedaron las cuentas del banco?

En ese aspecto, María Eugenia Vidal nos cambió el eje el día cero de esta administración. En vez de que el banco sea la rueda de auxilio de las finanzas provinciales, como lo había sido hasta el 2015, dejó de pedir plata prestada. Esto generó dos virtudes. La primera es que pudimos prestar más plata a la economía real. Así fue que aumentó tremendamente el crédito hipotecario y se expandió el crédito a empresas. La segunda es que, ahora que estamos viendo como reducimos la exposición al sector público, no tenemos el tradicional arrastre de stress fiscal que daña y golpea gravísimamente a los bancos. Entonces, no tenemos ningún problema de salud.

¿Si yo quiero retirar hoy mis depósitos?

Lo acaban de resaltar acá en el IAEF: Si hay una característica distintiva de esta crisis es que no hay ningún problema de solvencia bancaria. Incluso, paradójicamente, a lo largo del año registramos un aumento de los depósitos en los bancos. Así que los bancos están sólidos. Y cuando se generen las condiciones y salgamos de la crisis cambiaria, estaremos en condiciones de volver a prestar; si bien con una normativa del Banco Central que endureció la contracción monetaria, en algún momento va a flexibilizarla. Pero los bancos tienen la potencia necesaria para apuntalar el sistema.

Hoy las tasas están en un 60%. ¿Pueden realmente volver a bajar más allá del 40%?

Las tasas van a bajar, en proporción a la mejora de la situación y a medida que se confirme el acuerdo con el Fondo Monetario, se consolide la reducción del déficit fiscal, se reestablezca la confianza.

¿En qué niveles está hoy la morosidad?

La morosidad, naturalmente, como pasa en cualquier situación de stress cambiario que se traduce a lo financiero, subió. Pero está en términos históricos en proporciones tales que no representan nuestra preocupación principal.

La cadena de pagos se define en estos momentos desde el lado del Gobierno como "estresada". ¿Cómo está la situación en la Provincia?

"Cortada" es una palabra que no caracteriza bien la situación. La cadena de pagos está estresada. Esto quiere decir que te cambian los cheques y que hay cierto aumento de la morosidad. Pero, cómo decía, no es preocupante. Por su parte, con la Gobernadora anunciamos una línea de descuento al 29% y estamos negociando con Dante Sica (NdR: Ministro de Producción de la Nación) la ampliación por $ 5.000 millones más. Porque es por ahí por donde pasa la preocupación de las pymes: evitar tasas de financiamiento tan altas. Entonces, la situación es claramente dificil y nadie lo niega. Tenemos todavía unos meses de stress financiero por delante. Mientras, nuestro aporte se enfocará en bajarle ese stress a la mayor cantidad de pymes que podamos.

Sin embargo, hay temor por saqueos...

Lo más importante es separar situaciones reales, donde la marginalidad golpea muy fuertemente y puede haber hambre. Obviamente tuvimos que comprobar en estos días: "a río revuelto ganancia de pescadores". Hubo mucho activismo y oportunistas, que sólo se pueden definir como "Robos organizados". Eso si que ocurre, tiene y tendrá una respuesta acorde del Estado social e institucional. También de preservar el orden. Para eso se está trabajando en las distintas jurisdicciones.