U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Cupones PBI: si no se cambia el año base podrían no pagar hasta su vencimiento

La fuerte crisis económica ha provocado que las expectativas de crecimiento iniciales fueran modificadas. Análisis de escenario sobre la conveniencia de invertir en los cupones.

Cupones PBI: si no se cambia el año base podrían no pagar hasta su vencimiento

La fuerte crisis económica sufrida en el país este año ha provocado que las expectativas de crecimiento iniciales fueran modificadas junto con las expectativas de crecimiento futura. El crecimiento del PBI en 2017 quedó levemente por debajo del necesario para que los cupones atados al PBI efectuaran un pago en 2018, y considerando el negativo desempeño de la actividad esperado en 2018 y 2019, los cupones PBI han quedado postergados.

La clave resulta fijar si para los próximos años dicho activo puede resultar una alternativa de inversión a considerar o si puede llegar a ser un producto sin atractivo dado que, si argentina no crece, la probabilidad de pago podría quedar reducida a la nada.

Los analistas de Delphos han elaborado un análisis en base a la posibilidad de cobrar o no los cupones atados al PBI.

“Tomando como referencia el crecimiento real del PBI proyectado para el período 2018-2022 y una tasa de crecimiento real del PBI del 3,5% en adelante, planteamos dos escenarios según se defina 2004 o 2012 como año base para el cálculo de PBI a precios constantes por parte del INDEC. En caso de que se mantuviera el año base 2004, los cupones atados al PBI no realizarían pagos hasta el vencimiento. Si se adoptara el 2012 como año base, el TVPP pagaría la totalidad del remanente en 2022, dando lugar a un rendimiento del 76%, mientras que el TVPY pagaría todos los años entre 2022 y 2034, dando lugar a un rendimiento del 24%”, sostuvieron.

La principal fuente de incertidumbre respecto de estos títulos reside en que el cumplimiento de la primera condición de pago está condicionado por la elección del año base para el cálculo y difusión del PBI a precios constantes realizado por el INDEC.

En ese sentido, “si el INDEC mantuviera como año base el 2004 para el cálculo del PBI a precios constantes durante el período 2018-2035, el PBI efectivo se posicionaría siempre por debajo del planteado en el “Caso Base”. En este caso, los cupones atados al PBI no cumplirían nunca la primera condición y, por ende, no realizarían pagos”, afirmaron desde Delphos.

Si, por el contrario, el INDEC adoptara como año base el 2012 para el cálculo del PBI a precios constantes, el PBI efectivo se ubicaría sostenidamente sobre el PBI “Caso base”, con lo cual se cumpliría la primera condición.

“En este segundo escenario, recién en 2021 se podría esperar que se cumplan las condiciones para que el cupón atado al PBI pague, realizándose el pago en 2022. En el caso del TVPP el pago en 2022 alcanzaría la totalidad del remanente mientras que en el caso del TVPY el flujo de fondos sería positivo todos los años hasta el 2034, cuando se habría pagado la totalidad del remanente. En este contexto, a los precios de mercado vigente, el rendimiento del TVPP sería de 76% y el del TVPY sería de 24%”, destacaron en su informe.

Por otro lado, Gonzalo Gómez Pizarro, Presidente de Argentina Valores S.A. manifiesta, que si bien es un producto sumamente riesgoso y solo apto para inversores amantes del riesgo, es más probable que sea el 2012 el año base para continuar la serie del PBI del caso Base, sino sería como reescribir el pasado.

“Los argumentos a favor de esta postura tienen que ver con las implicancias legales importantes que podría tener cambiar hacia atrás la base ya informada, y la pésima señal que sería hacia el mercado, en una época en la que el país deberá seguir al menos rolleando su deuda en el mercado internacional. Adicionalmente no sería un monto nominal relevante difícil de afrontar por parte del tesoro.  Para Gómez Pizarro, hoy el cupón podríamos decir que actúa como un call de crecimiento del País.