U$D

SÁBADO 23/03/2019

Cuántos dólares compran los argentinos en años electorales

Los inversores prefieran pasar los años electorales posicionados en moneda dura, escapándole a la volatilidad del tipo de cambio y a la devaluación del peso. En 2018, esa estrategia fue récord.

Cuántos dólares compran los argentinos en años electorales

Está estipulado que los inversores prefieran pasar los años electorales posicionados en moneda dura, escapándole a la volatilidad del tipo de cambio y a la devaluación del peso. Esta estrategia fue récord en 2018, año en el cual tuvimos un importantísimo proceso de atesoramiento privado. Un reflejo de esto es que, la formación neta de activos externos del sector privado no financiero acumula más de u$s 26.000 millones, el nivel anual más alto registrado, restando aún conocerse el dato de diciembre.

Los analistas de Delphos Investment sostuvieron que, por ejemplo, los años de elecciones legislativas no suelen derivar en incrementos en el atesoramiento privado mientras que los años de elecciones presidenciales, sin embargo, suelen disparar bruscamente el atesoramiento.

En la elección legislativa de 2017, el atesoramiento subió mas de un 100% respecto de 2016 aunque dicha suba es mas bien atribuible al riesgo de regreso del Kirchernismo, con Cristinta Fernández de Kirchner como candidata a senadora, quien luego obtendría su banca. Mientras que en los años electorales de 2005, 2009 y 2013, el atesoramiento cayo en todos los años.

“Los años 2007, 2011 y 2015 la formación de activos externos del Sector privado no financiero se incrementó por lo menos un 90%. De hecho, el 2011 derivó en el cepo cambiario”, alertaron.

Ahora bien, lo sucedido durante 2018 plantea un punto de partida en niveles elevados de dolarización de stock, mitigando el riesgo de repetir el shock de demanda privada experimentando el año pasado.

“Esto se da, especialmente cuando se tiene en cuenta el deterioro del salario real. Sin embargo, en un país con una demanda por moneda local altamente vulnerable, no descartamos considerar escenarios extremos”, comentaron en su informe los analistas de Delphos Investment.

En su estudio plantearon un escenario pesimista (que no su escenario base) en el que atesoramiento privado neto este año es similar al observado durante el 2018, cercano a los u$s 26.800 millones.

“Desde el lado de la oferta de divisas, sin embargo, las perspectivas son más favorables. En primer lugar, una cosecha ya encaminada aportaría unos u$s 5.200 millones de dólares más que en 2018. En segundo lugar, un crecimiento moderado desde Brasil  generaría unos u$s 1.400 millones adicionales por exportaciones, principalmente del sector automotriz; el plan económico de Bolsonaro podría indicar una “ayuda” bastante mayor. Finalmente, recientemente Santiago Bausili, secretario de finanzas, dio a conocer que el Tesoro venderá entre u$s 6.000 MM y u$s 11.000 MM para hacer frente a gastos en pesos”, destacaron.

En concreto, si efectivamente se diera este escenario extremo, el Tesoro debería utilizar al máximo su capacidad, es decir, vender los u$s 11.000 MM excedentes.

Mercado cambiario más equilibrado en 2019

Aun así, para este año, distintos participantes del mercado ven un mercado cambiario más equilibrado.

Juan Manuel Pazos, Jefe Estratega de Puente entiende que este año el mercado cambiario estará más equilibrado por tres cuestiones principales. Por un lado resalta cuestiones relacionadas con el objetivo de política económica del gobierno de cara a las elecciones, otra relacionada con la demanda de divisas y una última vinculada con la oferta de dólares.

“Políticamente el Gobierno necesita que se estabilice la demanda de pesos y no tener otro escenario de volatilidad cambiaria. Para eso, se debe tener una tasa de interés en pesos por encima de la inflación y de la expectativa de devaluación. Con lo cual, la estrategia para ser relecto por parte del gobierno requiere ofrecer retornos extraordinarios en pesos este año”, sostuvo Pazos.

Por otro lado, Pazos ve en la demanda de divisas en este 2019. “En un contexto de recesión como el que nos encontramos y con una sociedad que ya se dolarizó el año paso, sumado a un tipo de cambio real más alto, luce difícil que volvamos a tener meses de u$s 2000 millones de atesoramiento por mes. El factor electoral, sobre todo más cercano a la fecha, hará que la demanda vuelva a despertarse aunque difícilmente lo veamos nuevamente en niveles tan elevados como los vistos el 2018”, comentó.

Finalmente, existe según Pazos un último factor más bien relacionado con la oferta de divisas. “El año pasado, antes de que se quiebre el carry, la oferta del mercado de divisas estaba basada en dólares internacionales, los cuales tienden a ser muy volátiles. En cambio, este año la oferta de divisas está basada en un numero comercial mucho mejor, una recuperación del campo y dólares del FMI”.

Sector externo

Uno de los factores que corrigieron rápidamente los déficits que generaban un drenaje de divisas están relacionadas con el factor externo y la demanda de dólares para turismo. Los analistas de Criteria remarcaron que, en noviembre, el balance por turismo resultó en un déficit por u$s 326 millones, menos de la mitad de lo que representaba un año atrás.

En cuanto a la oferta de dólares, también remarcaron que el déficit producto del intercambio comercial acumulado desde 2013 hasta 2018 parece comenzar a dar la vuelta.

“En noviembre, el superávit comercial alcanzó casi los u$s 1000 millones, reportando su mayor valor desde junio de 2014. La balanza comercial energética, a su vez, registró un superávit de u$s 200 millones, el segundo de forma consecutiva. Aún sin los datos de diciembre para poder completar el reporte anual, la balanza comercial registra un déficit de casi u$s 5.200 millones, notoriamente por debajo del déficit de 2017, que superó los u$s 7.500 millones”, comentaron desde Criteria.