Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Cuando Diego Maradona y los bancos centrales se dan la mano

Fue inspiración para elaborar una teoría sobre cómo manejar la política monetaria. La elaboró el ex titular del banco central de Inglaterra, hoy en el consejo del Aston Villa

Cuando Diego Maradona y los bancos centrales se dan la mano

Mario Draghi, el actual presidente del Banco Central Europeo (BCE) es llamado por sus admiradores (ninguno de origen alemán) como el "Maradona de los banqueros centrales". A pesar de la gran cantidad de críticos y detractores que tiene por sus decisiones al frente del BCE, la asociación con el mítico 10 de la Selección Argentina no es por su opaca actuación durante el Mundial de EE.UU. 1994 (durante el que fue expulsado por doping), ni por la de Italia 1990, silbado e insultado por los miles de "tifosi" italianos, tras eliminar a la "Squadra Azzurra" en semifinales en su propio feudo de Nápoles.

Draghi es comparado por la sublime actuación del Diego durante el partido Argentina-Inglaterra de México 1986, visto por los expertos como el pico máximo de su carrera como futbolista profesional. Y, aunque parezca mentira, por sus dos goles: tanto por el segundo, en el que elude a medio equipo inglés (considerado como el mejor gol de la historia de los mundiales), como por el primero, en el que convierte con la mano en una actitud claramente antirreglamentaria (la famosa "Mano de Dios").

Quien explica por qué se lo puede asociar a Draghi y sus políticas con el mejor Maradona y, sobre todo con un gol ilegal (del segundo no quedan dudas de que es una verdadera obra de arte), es otro "mago de las Finanzas" como Mervyn King, ex presidente del Banco de Inglaterra (BoE) entre 2003 y 2013, quien también en sus épocas al frente de la entidad era considerado un Maradona financiero. En su momento, King se ganó el apodo porque fue quien logró sortear, junto con Ben Bernanke desde la Reserva Federal en EE.UU., la crisis subprime de 2008, la mayor hecatombe financiera internacional desde la Gran Depresión de los años 1930.

En el caso de King, el ex funcionario conoce muy bien del tema, ya que además de ser un fanático del fútbol, desarrolló hace una década atrás una teoría financiera que explicaba cómo debía ser la política monetaria de un banco central, tomando como ejemplo la actuación del Diego durante el célebre partido contra los ingleses.

Durante una conferencia que dio en 2005 siendo presidente del BoE, King fue muy claro sobre lo que entendía como la "Teoría Maradoniana de las Tasas de Interés".

Según el banquero central, "Diego Maradona, el gran futbolista argentino, generalmente no es asociado con la teoría de la política monetaria. Pero su actuación contra Inglaterra en la Copa del Mundo de México 1986, cuando marcó dos goles, es una ilustración perfecta de mi punto. El primer gol de Maradona, La Mano de Dios, fue la puesta en práctica del viejo enfoque de ‘misterio y mística’ de los bancos centrales. Su acción fue inesperada, dentro de una situación de inconsistencia temporal y en contra de las reglas. Tuvo la suerte de salirse con la suya", sostuvo el ex funcionario.

"Su segundo gol, sin embargo, fue un ejemplo del poder de las expectativas en la teoría moderna de las tasas de interés. Maradona corrió 55 metros arrancando desde su propio campo, superando cinco jugadores antes de meter la pelota en el arco inglés. Lo verdaderamente increíble, sin embargo, es que Maradona corrió prácticamente en línea recta. ¿Cómo puede superar cinco jugadores corriendo en línea recta? La respuesta es que los defensores ingleses reaccionaron a lo que esperaban que Maradona hiciera. Como esperaban que se moviera a la izquierda o a la derecha, pudo ser capaz de seguir derecho. Y la política monetaria funciona de una manera similar. Las tasas de interés reaccionan a lo que se espera que haga el banco central", prosiguió King.

"En los últimos años, el Banco de Inglaterra y otros bancos centrales han pasado por períodos en los que han sido capaces de influir en la trayectoria de la economía sin hacer grandes movimientos en las tasas de interés de referencia. Fueron en línea recta hacia sus objetivos. ¿Cómo pudo lograrse esto? Porque los mercados financieros no esperaban que las tasas se mantuvieran constantes. Creyeron que las tasas se moverían hacia arriba o hacia abajo, cuando en realidad, las tasas se movieron muy poco", finalizó King, quien acaba de aceptar formar parte del consejo directivo del club de sus amores, el Aston Villa, para tratar de ayudar en la crisis que está viviendo (marcha último en el campeonato inglés).

El 10 versión 2016

La comparación que se le hace a Draghi con el famoso partido del Diego tampoco es caprichosa. Si se toma el primer gol ilegítimo, muchos de los que critican la política monetaria del BCE bajo la presidencia del italiano recuerdan que la entidad incumplió su mandato histórico y se puso a financiar a los gobiernos de la zona euro para amortiguar la crisis financiera. Draghi "gambeteó" las reglas para llevar adelante un plan de financiamiento a los bancos en problemas, un mecanismo de recompra de títulos públicos y un plan de emisión monetaria masiva similar al de la Fed.

La Mano de Dios, en versión financiera, con los alemanes protestándole al árbitro de la Comisión Europea que las reglas son otras y que por ese camino la zona euro puede terminar con varias burbujas especulativas en su haber.

Y respecto al segundo gol maradoniano, la política de Draghi de avisarle en 2012 a los mercados que estaba dispuesto a hacer "todo lo necesario para salvar el euro" fue suficiente para que, como los jugadores ingleses, los inversores reaccionaran a las señales que les enviaba el BCE, más que a las medidas de política efectiva que tomaba respecto de las tasas de interés. Por lo visto, Lionel Messi todavía tendrá que esperar para que en el sector financiero se sientan inspirados por sus jugadas de otro planeta.