U$D

JUEVES 13/12/2018
Dólar Banco Nación
/
Merval

Crowdfunding: reglas para emprender, claves para invertir y ventajas tributarias

El Sistema de Financiamiento Colectivo establecido por la CNV permitirá a múltiples inversores financiar proyectos por internet. Cómo iniciar un emprendimiento y qué condiciones deben cumplir los aportantes, que podrán deducir de Ganancias parte de sus contribuciones.

Crowdfunding: reglas para emprender, claves para invertir y ventajas tributarias

La Comisión Nacional de Valores (CNV) reglamentó el miércoles pasado el Sistema de Financiamiento Colectivo (crowdfunding), que permite a grupos de personas aportar dinero para financiar iniciativas de emprendedores a través de internet. La nueva normativa, que promete robustecer el mercado de capitales, implica determinados requisitos y mecanismos tanto para el emprendedor como para el inversor.

En el marco de la Ley de Apoyo al Capital Emprendedor N 27.349 sancionada en marzo de 2017, los emprendedores podrán contar con financiamiento a través de una "Plataforma de Financiamiento Colectivo" (PFC), el medio por el cual se pondrá en contacto a una pluralidad de personas físicas o jurídicas que actúen como inversores.  

Las condiciones para emprender

¿Qué requiere un emprendedor para poder ingresar a este sistema? En primer lugar debe constituir una sociedad anónima (SA), una sociedad de acciones simplificadas (SAS) o un fideicomiso. Una vez fundada la estructura, tendrá que establecer información del proyecto, qué instrumentos se emiten, la tasa de interés, la maduración y otros datos contables de relevancia.

Los proyectos que se constituyan dentro de este sistema tendrán un monto máximo de emisión de $ 20.000.000 para el capital inicial, un período de suscripción de entre 30 y 180 días y una plataforma que permita la interacción con los inversores. La PFC deberá dedicar una sección de su página web al mercado secundario de los instrumentos del propio emprendimiento que se hayan colocado.

"La liquidez que tendrá el mercado secundario será uno de los factores clave. Si bien en un comienzo se pueden esperar pocas operaciones, puede generarse un éxito y penetración en la sociedad que se traduzca mayores transacciones. La interconexión entre las distintas plataformas será interesante", resaltó el director de la consultora Ficonomics, Ezequiel Estrada, en diálogo con El Cronista.

No obstante, el sistema no asegura que los emprendedores consigan el 100 por ciento de los recursos que demanden.

Las claves para invertir

La reglamentación permite la participación de personas físicas como jurídicas por medio de varias opciones a través de la PFC. Por un lado, pueden comprar acciones de la SA o de la SAS constituida (según sea el caso) para el emprendimiento, o bien adquirir créditos convertibles en acciones de la sociedad en la que deseen invertir. En caso de que el emprendimiento haya nacido a partir de un fideicomiso, los inversores pueden directamente participar en él.

El monto máximo para cada inversor es de $ 20.000, o el 5% del capital inicial del proyecto si esta proporción es menor a aquella cifra. El rendimiento dependerá del riesgo que cada proyecto suponga, e incluso puede dar pérdidas. Por ello, la normativa impide que las PFC emitan opiniones respecto de la factibilidad del proyecto o aseguren la obtención de lucro al inversor.

"El crowdfunding es una muy buena medida porque permitirá transparentar y acercar el mercado de capitales a las personas como alternativas de inversión frente a los instrumentos tradicionales", señaló Estrada. 

Además, la norma establece que cada aportante deberá presentar una declaración jurada para poder invertir en una PFC y pone un tope a los ingresos que puede destinar con respecto a su propio patrimonio.

"Los inversores no podrán destinar, dentro del mismo año calendario, ingresos brutos anuales que representen más del 20%, conforme el último ejercicio fiscal cerrado, a la adquisición de instrumentos de Financiamiento Colectivo", indica el reglamento del sistema.

Beneficios tributarios

Por otro lado, la inversión en emprendimientos por esta vía tiene beneficios impositivos, pues hasta el 75% del dinero destinado inicialmente puede ser deducido del Impuesto a las Ganancias. En caso de que el proyecto se radique en una "zona de menor desarrollo", el tope será de 85%.

La norma también contempla que puede deducirse de Ganancias hasta el 10% de los dividendos obtenidos en los primeros cinco años del proyecto, lo que podría darle un fuerte impulso al sistema. 

"Actualmente ya existen algunas plataformas de financiamiento en el país, pero con esta ley se debería generar un impulso al sector por los beneficios impositivos que se establecieron. Habrá que esperar que AFIP reglamente la parte impositiva", concluyó Estrada.
 

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés