Cronista Charts: bonos del Tesoro, SP500, recesiones y su impacto en Argentina

El aplanamiento de la curva de rendimientos del bono norteamericano es síntoma de que la economía norteamericana puede entrar en recesión.

La curva de bonos del Tesoro americano es el indicador a seguir para saber qué está priceando el mercado con respecto al futuro de su economía. Actualmente la curva se encuentra en una etapa de aplanamiento, síntoma de que la economía tiene probabilidades de entrar en una recesión.

Los analistas de Bull Market Brokers señalan que “esto se ha observado en las recesiones que sufrió EE.UU. desde el siglo pasado".

"Puede verse esto en el gráfico, que muestra cada vez que los spreads (eje izquierdo) entre los bonos de 1, 3, 5 y 10 años se acercan a 0, posteriormente hubo una recesión. Y en todas las ocasiones el mercado entró en un bear market. En este contexto, de ocurrir el aplanamiento de la curva, hay que ir pensando en cobertura no sólo en Argentina, sino también en el mundo , alertan desde Bull Market Brokers.

La Argentina jamás pudo evitar una recesión si el mundo entraba en una. “A diferencia de otras, esta vez el sector agrícola con un shock de ingresos que podría duplicar al de este año, haría de colchón financiero y, sumado a la posibilidad de tener por primera vez en la historia flotación libre del dólar  sin intervención alguna del Banco Central por pedido del Fondo Monetario Internacional, y tasa real positiva, puede ocurrir que el mercado por sí solo absorba el impacto y una recesión externa genere solamente una contracción baja en la economía. Esto sería un hito en la historia y es lo que en 2019 se pondrá en juego , afirman los analistas de la compañía.

Tags relacionados

Destacadas de hoy

La limitante a comprar un máximo de u$s 38.000 semanales provocó que cayera de u$s 20 millones a u$s 5 millones la operatoria diaria. Llamados del regulador persuaden a no transaccionar

Nuevo cepo de CNV desplomó volumen negociado de dólar Bolsa

Más de Finanzas y Mercados

Noticias del día
La limitante a comprar un máximo de u$s 38.000 semanales provocó que cayera de u$s 20 millones a u$s 5 millones la operatoria diaria. Llamados del regulador persuaden a no transaccionar

Nuevo cepo de CNV desplomó volumen negociado de dólar Bolsa

Una de cal y una de arena había provocado en la City la regulación de la CNV que bajaba de dos días a uno el parking para poder comprar dólares en la Bolsa. Esa era la noticia positiva, que estaba arriba de todo, pero abajo de todo en la circular decía que se limitaba a un máximo de 100.000 nominales las operaciones de cable, por lo cual ninguna empresa ni persona podía comprar más de u$s 38.000 por semana a través del contado con liquidación. O sea, para mandar divisas al exterior.
Lo que provocó esta noticia fue una abrupta caída del volumen negociado en el CCL, al descender de u$s 16 millones diarios a u$s 5 millones en el AL30c, que es el ticker del Argentina Ley Local 2030. Pero también provocó una caída en la operatoria del dólar MEP, ya que el AL30D cayó de negociar u$s 30 millones a u$s 20 millones por día.
Pero la caída fuerte estuvo en el AL30C, el Argentina 2030 cable, que cayó de entre u$s 25 y u$s 30 millones diarios, con fuerte presencia oficial suministrando liquidez (el mercado cree que es el BCRA), a u$s 5 millones diarios.
El uso de los AL30, el bono referencia para el cable, colapsó por la normativa, y comenzó a migrar hacia los Globales, GD30, y eso generó el desarbitraje.
Los llamados a los brokers por parte del regulador para persuadirlos a que se limiten a operar dólar MEP y CCL asustaron también a los Alycs que no recibieron los llamados, pero por precaución se abstuvieron de negociar esos títulos. "Por coletazo tuvimos que bajar el ritmo. Nadie quiere tener al regulador en la nuca vigilándote cada segundo, con el riesgo de comerte un sumario y una suspensión por el poder que tiene", se sincera el dueño de una de las grandes sociedades de bolsa, que cambia su anonimato por sus sinceras palabras.
El rulo cablero denominan en el mercado al 2% que se podía llegar a ganar por la diferencia que llegó a haber entre las cotizaciones del dólar MEP (divisas que se compran a través de bonos en el mercado bursátil y quedan en el país) y el contado con liquidación, que siempre es más caro porque son billetes que van a parar directo a cuentas del exterior.
Este desarbitraje se dio porque la regulación sólo afectó a los bonos de ley Argentina, mientras que los globales quedaron libres.
fue utilizado por un bróker en forma masiva a través de un robot, con distintos cuits de clientes (u$s 30 les pagaba a cada uno, y ellos se hacían de u$s 760) hasta agotar el cupo de los u$s 38.000 semanales con cada uno. Dicen que se abusó de la situación entonces el conflicto estalló por los aires.
El regulador no impide que se haga, pero sí pide que no sea de manera masiva, sino sólo con unos pocos clientes, los más importantes, como si fuese una suerte de rulo VIP. Y quienes lo hagan serán monitoreados y auditados con la lupa por parte del regulador.