Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Cristofani: "No vamos a hacer reportes antilavado sólo por las dudas"

Cristofani:

Uno de los temas más discutidos ayer en los descansos de las Jornadas Monetarias y Bancarias del Banco Central (BCRA) era el de las expectativas para el blanqueo de capitales. Muchos funcionarios de bancos privados, en privado, señalaban que temían la reacción de sus gerentes de sucursales y de sus oficiales de antilavado que, temiendo consecuencias legales, denunciarían cada blanqueo como una potencial maniobra de lavado. El titular del Santander Rio, Enrique Cristofani, desentonó en ese sentido porque sin recurrir al off the record dijo a El Cronista que en su entidad no lo ven así. "No vamos a hacer ROS (reportes de operaciones sospechosas de lavado) sólo por las dudas", dijo el presidente y CEO del banco de origen español en la Argentina.

Según contó el banquero, en los últimos meses organizaron reuniones con alrededor de 3500 empresarios pyme en 26 ciudades distintas del país en las que aclararon que van a aplicar el principio de conocer a sus clientes.

"El que es cliente nuestro y blanquea una cifra lógica, no va a ser reportado porque nosotros sabemos cuáles son sus actividades y qué montos pueden generar", dijo Cristofani. "Lógico que si alguien tiene un kiosko y blanquea varios millones no nos va a quedar otra, pero por lo que pudimos ver en nuestras reuniones la inmensa mayoría de los interesados en entrar al blanqueo lo harían con fondos lógicos para sus actividades", agregó.

Otros banqueros privados disintieron con su par, en el sentido de que esperaban una lluvia de ROS por parte de sus empleados. Pero, aún así, sostenían sus expectativas de un blanqueo exitoso.