Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Créditos hipotecarios: aconsejan esperar y ver qué pasa con la inflación

Así lo señaló Nerio Peitiado, director de la banca minorista del Banco Supervielle. Admitió sin embargo que “salvo la 1050”, en el resto de la historia “todo les salió muy bien a los que tomaron crédito hipotecario” en Argentina.

Créditos hipotecarios: aconsejan esperar y ver qué pasa con la inflación

El anuncio de nuevos créditos hipotecarios con cuotas más accesibles y que demandan menos ingreso generó expectativa, aunque las entidades participantes todavía no revelaron la letra chica de la oferta que lanzarán al mercado.

Sin embargo, algo que inquieta a los interesados es que la cuota se indexará por la inflación, indicador que en los últimos años no fue para nada bajo ni estable en la Argentina. 

En este sentido, el director de la Banca Minorista del Banco Supervielle, Nerio Peitiado, reconoció que nadie “puede hacerse cargo de decir que en el corto plazo la inflación va a ser baja”.


“Yo a un amigo le diría si pensas que tiende a normalizarse sacalo o le diría esperá un par de meses a ver qué pasa con la inflación”, reconoció.


Y agregó: "Las expectativas son más bien moderadas y no de shock hay que ver las expectativas de inflación y de aumento de salarios. Excede el análisis que podemos hacer desde un banco".

Sin embargo, aclaró que “si uno mira la historia, la verdad hubo un solo caso que salió muy mal que fue con la 1050, al resto a todos les salió muy bien cuando tomaron créditos hipotecarios”.

Recordó que con la pesificación asimétrica, los hipotecarios fueron de los más beneficiados ya que se les “pesificó la cuota y pudieron cancelar más fácil sus créditos”.

Explicó que en el caso extremo de no poder saldarlo, el que tomó el crédito “vende el departamento, paga el saldo de capital y el resto se lo queda como capitalización”.

“En estos últimos años nos parece usual tener tasas de inflación de este tipo, pero creo que un país no puede vivir eternamente con tasas de inflación altas. Podemos tener algunas dificultades, pero en algún momento el país tiene que encaminarse a una inflación real”, analizó.

Consideró que el volumen de créditos hipotecarios “puede tranquilamente ser igual al de todos los préstamos personales”, lo que puede representar el 4% del PBI.

Sin embargo, advirtió que el problema es el fondeo ya que “generar créditos de largo plazo cuesta porque la gente no hace plazos fijos a largo plazo”.

“El problema es que generar esos créditos de largo plazo la gente no nos da plazo fijo a largo plazo. En el futuro vamos a tener que agarrar esos préstamos y revenderlos para hacer fondeo a largo plazo”, apuntó.