Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Crédito hipotecario: ¿qué mirar a la hora de elegir?

Una de las demandas más recurrentes de la clase media era la falta de financiamiento para el acceso a la vivienda. Ahora, con las UVIS del BCRA, la nueva línea de crédito del Banco Nación y el proyecto Casa Ahorro impulsado en el senado por Julio Cobos, la situación comienza a cambiar. Valor de la cuota, ingresos mínimos, tasa de interés y plazo del préstamo, cómo evaluar por cuál optar

Crédito hipotecario: ¿qué mirar a la hora de elegir?

María y Juan alquilan desde hace más de cinco años. Padres de un niño de tres, sueñan con poder comprar una casita donde asentar a su familia. Dicen que están entusiasmados con los anuncios de los últimos meses: tanto el Banco Central como el Banco Nación lanzaron respectivas líneas de crédito hipotecarios, unos con tasa variable y otro que ofrece tasa fija por los primeros tres años. Ahora, la pareja se pregunta cuál le conviene elegir.

Además de la tasa, la gran diferencia entre ambos planes es el umbral de ingresos que se necesita para calificar. Para tomar $800.000 en un crédito UVI, el ingreso mensual requerido rondará los $21.500 y la cuota mensual inicial será inferior a $ 6500.

En cambio, para solicitar el mismo monto en la entidad que dirige Carlos Melconian, el ingreso familiar mensual deberá superar los $38.500 y la cuota inicial será superior a los $10.000. Pero la novedad que agregan estos préstamos es que se podrá sumar los ingresos de los distintos integrantes del grupo familiar para poder alcanzar el piso solicitado.

Luego de evaluar si efectivamente se poseen los ingresos necesarios para calificar, llega el momento de analizar el monto máximo que cada uno ofrece. En este punto, no hay mayores desigualdades entre lo que el Banco Nación anunció que va a ofrecer - hasta $2 millones, para adquirir viviendas por un valor de hasta $2,5 millones.

Entonces, la gran diferencia de ambas líneas, está dada en la tasa que ofrece en los primeros tres años. El Banco Nación explicó que durante las primeras 36 cuotas, el deudor estará pagando una tasa fija de alrededor de 14,5%. En cambio, los créditos de Sturzzengger, que ya fueron implementados por el Banco Hipotecario, el Ciudad, el Galicia y el Macro, toman como referencia a la Unidad de Vivienda (UVI). Es un valor de ahorro que se actualiza mes a mes según lo que establezca el Coeficiente de Estabilización de Referencia, el CER, que mide la evolución de la inflación.

Acá, lo que el tomador del crédito deberá analizar es su confianza en el discurso del Gobierno, que insiste en que la inflación va a comenzar a bajar a partir del segundo semestre.
En este sentido, las opiniones de los analistas consultados, son dispares. "Si alguien obtiene un crédito en el mes de agosto de este año, por $1 millón, tendrá que tener en cuenta la actualización de las UVI a través del Cer, a partir del mes de septiembre, que es cuando se cobrará la primera cuota.

Si se toman las proyecciones de inflación anualizadas para septiembre de 2017, del orden del 25% y con una inflación que puede ser del 18% en el segundo año y del 15% para el tercer año", explica por un lado José Rozados, de Reporte Inmobilario. "En este escenario de inflación a la baja, conviene optar por los préstamos indexados, porque tienen la ventaja de una cuota inicial mucho menor. Entonces, si se cumplen las proyecciones de inflación, las 3/4 partes de esa primera etapa, se estará pagando una cuota mucho menor que la plantea el Banco Nación".
Además, señala Rozados: "Por el mismo monto de préstamo tenés que demostrar 10 mil pesos más si optás por el del Banco Nación".

En cambio, el economista Ariel Setton, plantea: "Si bien la inflación va a bajar de los niveles del 35% o 40% anual en los que nos encontramos en este momento, no creo que lo haga a un ritmo en el que sea inferior al 14% de la tasa que ofrece el Banco Nación. Por lo menos, en el tiempo en que se va a pasar tasa fija, creo que al día de hoy es conveniente apostar por este tipo de préstamo".

Además, agrega Setton: "Las UVI, tanto las del BCRA que se ajustan por inflación como las del proyecto de Cobos que indexarán de acuerdo al índice de la Cámara Argentina de la Construcción, ajustan todo el tiempo. En cambio, los préstamos tradicionales como el de Nación tienen un plazo a tasa fija y luego la entidad tiene la opción de elegir pasar a tasa variable, lo que no que no expone tanto al deudor".

En este sentido, el economista añade: "Las UVI ofrecen una tasa de interés real del 4 o 5% a lo que se suma el ajuste inflacionario. Entonces, el banco oferente sabe que va a ganar siempre un poco más que la inflación. En cambio, en los préstamos donde la tasa de interés inicial es un poco más alta, es el banco quien asume el riesgo y actúa con una cautela aún mayor".

Pese a las diferencias, los analistas celebran la creación de nuevos planes de acceso a la vivienda. "Tanto las UVIS como la indexación salarial que propone el Nación son pensadas para paliar la inflación. Si baja de los dos dígitos, no hará falta este tipo de ajustes por la propia dinámica de los ingresos y el ahorro de las familias impulsarán la toma de crédito en un escenario más normal", afirma Setton.

"Hace quince años que no existe crédito hipotecario básicamente en Argentina. En principio, cuando la gente escucha tasa variable y coeficiente salaria se siente más atraída. Mi consejo es que cada familia analice cómo evoluciona cada cuota y cómo evolucionará cada salario", cierra Rozados.