Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Cómo rearmar la cartera para recuperar la multa del blanqueo después de Trump

La caída de los precios de los bonos y la suba de los rendimientos redefinió el mapa. Cuatro analistas repasan cuál es la mejor estrategia ante la proximidad del primer vencimiento

Cómo rearmar la cartera para recuperar la multa del blanqueo después de Trump

A menos de un mes para finalizar el primer tramo del blanqueo– el impuesto para ingresar al sinceramiento se mantiene hasta el 31 de diciembre de 2016 en el 10%– el mapa de los rendimientos de los bonos argentinos se redefinió en la era post-Trump. Es que los títulos han mostrado importantes caídas, lo que hizo que el rendimiento se dispare hasta niveles en torno al 7.80-8% para la parte larga de la curva desde los 6% que mostraban en octubre y 6% para la parte media desde los 4.2% de agosto pasado.

Hoy, por ejemplo, vemos rendimientos de entre 5.85% para el Bonar 2024 y 8% en para bonos con vencimientos a 20 y 30 años, Aún hay muchos ahorristas que no ingresaron al blanqueo ni han modificado su portafolio y por eso cabe preguntarse cuál es la mejor estrategia para recuperar la multa del blanqueo ante la proximidad del primer vencimiento y en el nuevo contexto de la renta fija argentina.

Gustavo Neffa, Economista Socio y Director de Research for Traders considera que para armar una cartera diversificada que le permita al Inversor recuperar el 10% primero debe preguntarse qué tipo de inversor es: ¿amante o adverso al riesgo? En caso de ser adverso al riesgo, ¿está dispuesto a asumir más riesgo argentina?

"En ese caso creemos que los bonos a 2019 (AA19) y a 2021 (AA21) en dólares son interesantes. Para denominaciones más chicas habría que incorporar los Bonar 2020 o 2021 y algún bono en peso ajustable por CER como el Bogar 2018 (NF18) o el Bocon (PR13). Para recuperar el dinero del impuesto especial hay que asumir más riesgo. En ese caso incorporaría bonos soberanos Bonar 2024 (AY24), y el Bonar 2026 (AA26). En relación a otros activos a incorporar compraría también bonos provinciales de provincias petroleras como Chubut y Salta a 8 a 10 años y acciones de los bancos y empresas energéticas (electricidad). Entre los corporativos incorporaría el bono de Cablevision, IRSA y Cresud", explica.

Giselle Colasurdo, Research de Bull Market Brokers S. A. sostiene que "si quien quiera blanquear sólo le interesa la renta del bono para recuperar la penalidad, siguen siendo los bonos largos una oportunidad. Si se quiere estar menos expuestos a la volatilidad de precios, pueden optar por la parte media de la curva.

Otra alternativa es suscribir al bono que inmoviliza un tercio del capital por 4 años al 1%, y con el remanente invertirlo en bonos argentinos (para compensar lo que se deja de ganar al tener 1/3 al 1%). La ventaja con esta alternativa es que se deben suscribir menos nominales, ya que 1/3 queda con un rendimiento del 1%, y se está menos expuesto a las variaciones de precios que con la opción que describí en el párrafo anterior. Si comparamos ambas alternativas, al final de 4 años nos dan un rendimiento similar, pero la segunda opción conlleva menos riesgo de precio", asegura.

Miguel Zielonka, Director Asociado en Econviews sostiene que la llegada de Trump a la presidencia de los Estados Unidos ha acelerado los tiempos de la suba de tasas de Treasuries. "El mercado descontaba una suba gradual de la Fed a lo largo de 2017 pero los traders de bonos aguaron la fiesta y comenzaron a apostar por una política fiscal ultra expansiva con mayor gasto en infraestructura y baja de impuestos, lo que presumiblemente aumentará el déficit fiscal y la inflación. En ese escenario, la tasa fija a largo plazo no está bien vista y por eso la tasa de Treasuries a 10 años navegó de 1.75% a 2.40%. El dólar también se fortaleció rápidamente".

En base a tal contexto, Zielonka considera que hoy, el principal foco de incertidumbre es el nivel futuro de la tasa de Treasuries de 10 años a mediano plazo, ya que podría quedarse en el área actual o bien podría subir un escalón más arriba al rango de 2.80 a 3.00% en función de lo que realmente ocurra con la inflación norteamericana una vez que se anuncien las medidas de Trump.

"En ese horizonte incierto, un bono que es todo-terreno es el Bonar 2024(AY24), con una duración de 3.90 y un rendimiento cercano al 6.10%. En ese contexto, en cerca de 18 meses se recupera el impuesto especial, y además está exento de impuestos para las personas físicas, pero sobre todo es un bono líquido que permite re-balancear la cartera si fuera necesario por un cambio importante en las condiciones de mercado", apunta.

Juan Pablo Vera, jefe de Operaciones de Tavelli &Cia considera que "el tramo largo de la curva hard dollar sufrió una rally en TIRs de 115 puuntos básicos luego de la victoria de Trump, aunque no hizo mas que profundizar un desarme de posiciones, no solo locales sino emergentes, que había empezado meses antes cuando la tasa de 10 años americana arrancó con su derrotero alcista. Más allá del incentivo que puede despertar optar por el fast track a fin de recuperar el costo del blanqueo mediante el uso de bonos largos tras la suba de 150 pbs. en sus TIRs, no es una estrategia destinada a cualquier cartera".

"Los efectos de quienes eligieron esta alternativa están a la vista. Si bien la 10y muestra, aparentemente, cierta resistencia en 2,40%, el downside risk de mediano plazo está latente. Sólo para perfiles de alto riesgo destinaría un porcentaje a DICA (el inmediato cupón de USD 5,80 actúa de incentivo), evitando el Bonar 2046 (AA46). A mi criterio concentraría la estrategia de recupero en el tramo medio, específicamente en AY24 con yield de 5,75%. Como yapa, si bien no como beneficio de recupero de capital por la penalización, sino mas bien como cobertura, tendría en la mira al Bonar 2017 (AA17) dado el incentivo relativo que tendrá este bono a partir del primero de enero de 2017", sostiene.