UNA INVERSIÓN EN EL NDICE S&P500 EN ENERO DE 1926 HUBIESE RENDIDO ESO HASTA ABRIL DEL 2016

Cómo ganar 10% anual en dólares en la Bolsa de Nueva York

Cada siete años se duplica el capital. Pero habría que haber tenido el dinero invertido durante todo el período. Y sin la tentación de entrar y salir de las acciones

Las inversiones bursátiles realmente rinden a lo largo del tiempo? La respuesta es que sí. Según estadísticas de Morgan Stanley, una inversión en el S&P500 (un índice bursátil compuesto por 500 grandes empresas que cotizan en bolsa en Estados Unidos) adquirida en enero de 1926 hubiese rendido un promedio de 10% anual en dólares hasta abril del 2016.

Es implica que cada siete años se estaría duplicando el capital. Por otro lado, una inversión en bonos soberanos americanos de largo plazo en el mismo rango de fechas hubiese generado una ganancia de 5,6% anual en dólares. Viéndolo desde otra perspectiva, u$s 1 invertido en acciones hubiese crecido hasta un valor de u$s 5474 en 2016, mientras que el mismo u$s 1 invertido en bonos del Tesoro americano (teóricamente libres de riesgo) hubiese alcanzado un valor de u$s 142.

Cabe destacar que los bonos a los que se hace referencia son soberanos de Estados Unidos y no corporativos. Los corporativos tienen un rendimiento mayor, por el riesgo extra que implica prestarle dinero a compañías, y se hubiesen ubicado en el medio de ambos.

"Debemos aclarar que para ganar el 10% anual tendríamos que haber tenido el dinero invertido durante todo el período analizado. Es decir, si tenemos la tentación o la tendencia de entrar y salir de las acciones tratando de vender cuando creemos que están en máximos y comprar cuando consideramos que se encuentran en precios bajos, corremos el riesgo de estar fuera de la inversión en momentos de fuertes subas", advierte Daniela Wechselblatt, titular de DW Global Investments.

¿Qué otra información aporta este análisis hecho por Morgan Stanley?

Si alguien se hubiese perdido los 15 días de máximas subas en el período de 1990 a 2016, el retorno promedio anual hubiese caído a 5,6%, si alguien se perdía los 30 días de mayores subas el retorno hubiese sido del 3% y, por último, perdiendo los 60 días se hubiese incurrido directamente en pérdidas.

¿Moraleja? Entrar y salir de las inversiones puede ser peligroso. No hay que ser una mente brillante para alcanzar un rendimiento del 10%, pero sí al menos evitar "meter la pata".

 

¿Y a futuro?

 

Se sabe que la economía tiene ciclos: expansión, auge, desaceleración, recesión y recuperación. Actualmente todos los indicios hacen pensar que la economía americana está pasando una etapa de auge: tasas de empleo elevadas y que se espera que suban aún más, mentalidad de boom, suba de tasas de interés por parte de la Reserva Federal, inflación en aumento y elevada confianza.

Es sabido que eventualmente luego del auge viene la desaceleración y posteriormente la recesión, pero quien dice que puede predecir una crisis miente. La etapa de auge puede extenderse por años.

Los inversores muchas veces hacen apuestas en contra del mercado, pero no hay alguien que consistentemente se haya adelantado a todas y cada una de las crisis que hubo. "Lo que sí nos importa como inversores es analizar que las compañías realmente estén generando ganancias. Porque las burbujas financieras se terminan dando cuando los precios suben simplemente por expectativas a futuro que todavía no están plasmadas en los resultados de balances y no es más que aire", señala Wechselblatt.

Por el momento, se puede decir que si bien el P/E (precio sobre ganancias) del S&P actual se ubica en 23,74 y es un ratio elevado, las empresas americanas hoy en día sí están haciendo ganancias y tienen un crecimiento sólido en una economía americana cuyo PBI creció el 4,1% anualizado en el segundo trimestre del 2018, muy por encima de las expectativas.

Para tener como referencia, el P/E del Merval hoy en día se encuentra en 10,07 mientras que hace un año se encontraba en 26,64, según datos del IAMC. ¿Están baratas? es la pregunta. Sí, pero con una economía al borde de la recesión la clave está en seguir de cerca el ritmo de las ventas, márgenes y ganancias, aclaran.

Equipo Finanzas y Mercados
Tags relacionados

Más de Finanzas Mercados