Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Cómo funcionan las Letes, instrumento preferido por el Gobierno e inversores

Las Letras del Tesoro son un instrumento de deuda emitido en dólares que tienen un rendimiento atractivo para los ahorristas y beneficios impositivos. Qué hay que tener en cuenta a la hora de elegirlas.

Cómo funcionan las Letes, instrumento preferido por el Gobierno e inversores

Desde que asumió el Gobierno de Mauricio Macri las Letras del Tesoro en dólares fueron uno de los instrumentos preferidos utilizados por el Gobierno para financiarse en el mercado local. Desde el punto de vista inversores, los rendimientos que ofrece y los  beneficios impositivos son dos de los principales puntos por el cual en el mercado son de los instrumentos más demandados.

“Las letras tienen los mismos beneficios impositivos que los Bonos del Tesoro ya que su emisor es el mismo Estado Nacional, y se diferencian por ser instrumentos de corto plazo que no pagan un cupón de interés sino que el rendimiento proviene de comprarlos a un descuento de su valor nominal”, explica Miguel Zielonka, director asociado en Econviews. 

En el mismo sentido, el analista bursátil Gustavo Ber detalla que “la inversión en Letes en dólares resulta atractiva ya que ofrece una competitiva relación riesgo-retorno, al tener un rendimiento del orden del 3% anual, el cual resulta similar al de los bonos de corto plazo como el Global 2019 o el Bonar 2020, aunque con una inferior duration, y tampoco tienen la limitación de una lámina mínima elevada como algunos de los títulos públicos”.

En las últimas colocaciones las ofertas para comprar Letes superaron varias veces el monto a emitir, es por ello que desde el Ministerio de Finanzas decidieron otorgarle prioridad a los inversores minoristas.

Las órdenes de menos de u$s 50.000 fueron, en la última licitación, las primeras en ser adjudicadas 100% mientras que lo que sobró fue distribuido entre los inversores mayoristas.

“Como el Ministerio de Finanzas realiza licitaciones con precio y rendimiento ya pre-establecido y con montos ya determinados, los interesados en participar ponen posturas de cantidades nominales.  Si la demanda de papeles excede del cupo fijado para la emisión el gobierno tiene que prorratear a los inversores.  Esto es lo que viene ocurriendo sistemáticamente y fue lo que llevó al Ministerio de Finanzas a modificar el sistema de adjudicación creando un tramo minorista por hasta USD 50.000 en valores nominales que tiene prioridad de asignación frente a los demás interesados en participar”, detalló Zielonka en diálogo con cronista.com.

En el mercado recomiendan este tipo de activos para un perfil de inversor conservador. “Cuando los bonos empiezan a rendir menos, toda la curva empieza a achicarse y a comprimir los spreads, pero si lo que analizamos son las Letes para un inversor conservador un rendimiento del 3,35% es  bueno”, sostiene Lucas Gardiner, director de Portfolio Personal.

Los inversores pueden suscribirse tanto en dólares como en pesos y tienen la ventaja que a veces el tipo de cambio también da una margen adicional a quien la suscribe en pesos. “El rendimiento termina siendo muy interesante para un instrumento de una duration corta y que es hiper conservador, y que no existe en muchos lugares del mundo”, dijo Gardiner.

Datos a tener en cuenta

El principal riesgo de este activo es un incumplimiento de parte del emisor.  Sin embargo, Zielonka remarca que “las probabilidades de un incumplimiento de la Tesorería Nacional en el corto plazo son prácticamente cero, mientras que rinden en dólares entre 2.75 y 3.35% dependiendo del plazo.  De este modo, se convierten en un instrumento ideal para quien tiene dólares depositados en el banco y lo piensa renovar por varios meses a tasas prácticamente cero.  Se lleva más tasa sin tomar más riesgo de crédito (el riesgo de crédito soberano y el riesgo de crédito de un banco operando en la Argentina tienden a ser iguales)”.

Por su parte, Ber agrega que “como aspectos negativos se encuentran los mayores costos de transacción -según la estructura de comisiones de las instituciones - que reducen sus rendimientos por una mayor renovación de dichas colocaciones de corto plazo en el tiempo, y el riesgo de reinversión en un escenario de menores rendimientos proyectados para el país”.

Otro punto a destacar es que este tipo de instrumentos prácticamente no se negocia en el mercado secundario. Así imposibilita que el inversor pueda desprenderse ante cualquier eventualidad.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar