Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Cómo es el mecanismo para armar una sociedad offshore en Panamá

Una sociedad anónima offshore podrá abrir cuentas bancarias y ser dueña de bienes en el extranjero sin tener que pagar impuestos en Panamá por mantener estos bienes a su nombre. Las sociedades panameñas sirven a comerciantes, inversionistas y a compañías extranjeras para lograr ahorros significativos en el pago de impuestos. Dar de alta una empresa puede llevarse a cabo en tan sólo tres días

Cómo es el mecanismo para armar una sociedad offshore en Panamá

La sociedad anónima panameña puede constituirse en tan sólo tres días. En pos de promover nuevas inversiones, la burocracia allí brilla por su ausencia.

Las sociedades requieren la celebración de un acuerdo entre dos o más personas mayores de edad, quienes deberán suscribir al menos una acción cada uno, sin importar cuál sea su nacionalidad o su domicilio.
Este acuerdo debe presentarse ante notario público en Panamá, para la confección de la escritura pública correspondiente. Luego, esa escritura deberá ser inscrita en el registro público de Panamá, donde paga una tarifa de transacción anual de u$s 250. Para los años siguientes pagará u$s 300.

Lo usual para este tipo de sociedades en que el capital de inversión inicial sea de al menos u$s 10.000 y por esta cantidad debe pagar alrededor de u$s 60 en el registro público, más el costo de notario, que es de aproximadamente u$s 40, más los honorarios del abogado.

De acuerdo a la ley fiscal panameña, las operaciones comerciales que se celebren, se ejecuten o surtan efectos fuera de Panamá son consideradas offshore y no están sujetas a impuesto, aún cuando estas operaciones se dirijan o administren desde una oficina en Panamá. Excepto por el impuesto anual de sociedades o tasa única anual por u$s 300 que toda sociedad y toda fundación de interés privado debe pagar.
Una sociedad anónima offshore podrá abrir cuentas bancarias y ser dueña de bienes en el extranjero sin tener que pagar impuestos en Panamá por mantener estos bienes a su nombre. Las sociedades panameñas sirven a comerciantes, inversionistas y a compañías extranjeras para lograr ahorros en el pago de impuestos.

Planeamiento fiscal

Reconocidas como un excelente instrumento de planeamiento fiscal, las sociedades anónimas panameñas son ampliamente conocidas y utilizadas en todo el mundo por ofrecer muchos beneficios fiscales, en especial cuando se utilizan como corporaciones o sociedades offshore o IBC’s (International Business Company), como se las denomina en otras jurisdicciones, teniendo en cuenta, además, que la República de Panamá es considerada un paraíso fiscal.

Las sociedades panameñas también se utilizan comúnmente como el perfecto instrumento de protección de activos, por razón de que pueden servir como una compañía holding o pueden poseer o ser dueñas de toda clase de activos.

Una gran ventaja que la ley ofrece a las sociedades offshore panameñas es la posibilidad de desarrollar actividades que no son objeto de impuestos en Panamá, ya que Panamá utiliza un sistema tributario basado en el principio de la territorialidad.

De esta forma, la sociedades panameñas sirven a comerciantes, inversionistas y a compañías extranjeras para lograr ahorros en el pago de impuestos. Una sociedad anónima offshore podrá abrir cuentas bancarias y ser dueña de bienes en el extranjero sin tener que pagar impuestos en Panamá por mantener estos bienes a su nombre.

Una de las grandes ventajas es el bajo costo de mantenimiento anual de la sociedad, lo cual incluyendo el impuesto anual de sociedades y los honorarios de agente residente suman sólo u$s 550.

Puente de entrada

"En Panamá operan todas las empresas de América: es el puente de entrada a Estados Unidos porque tiene un aparato burocrático muy reducido, debido a la enorme cantidad de comercio que pasa por ahí. Panamá es aun el centro que une dos océanos, es el pasaje más importante del mundo comercial; por lo tanto, debe ser flexible en lo transaccional e impositivo, sino debería cerrar el canal de Panamá", revelan los mesadineristas de la City porteña.

Muchas compañías marítimas tienen cuentas en Panamá justamente por eso y Argentina, como Estados Unidos, Europa y Asia, necesita que sus empresas tengan cuentas allá para no vivir triangulando de Estados Unidos o Europa hacia Panamá.

El principal incentivo es que no cobran impuestos para tener oficinas y hacer el registro para el pago impositivo en el exterior.

En rigor, es el mercado de referencia para toda clase de operatoria comercial de bienes y servicios: es una plaza especializada internacional para la operatividad, sea perfectamente en blanco como con cierta irregularidad del país de origen.

"Sin Panamá, el costo de exportar o realizar pagos por transferencia sería tan alto que se caerían negocios y empresas por completo. Incluso, se gastarían miles de dólares en contadores para acelerar toda la burocracia que hay en otros países para una deuda comercial, por ejemplo", detallan en el sector financiero.