Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Comercios se quejan de las tarjetas ante Defensa de la Competencia

Afirman que hay tres cuestiones de la operatoria con plásticos que distorsionan los precios. Se suman al reclamo que hicieron cadenas de retail.

Comercios se quejan de las tarjetas ante Defensa de la Competencia

La pelea de los comercios con las tarjetas de crédito por las comisiones que les cobran no se detiene. La semana pasada, la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia citó a dueños de cadenas de electrodomésticos para declarar acerca de los costos ocultos que genera la financiación con plásticos, especialmente en las compras en "cuotas sin interés". También fue llamada una importante empresa de e-commerce.

Ayer, en un nuevo encuentro frente al ente estatal, la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) presentó su punto de vista respecto al encarecimiento que le representa a los comerciantes el uso de tarjetas.

Esteban Greco, el presidente de la CNDC recibió a integrantes de la Mesa Ejecutiva de la CAC, que realizaron una exposición de la denuncia que ya habían presentado ante el ministro de la Producción, Francisco Cabrera.

La postura de la Cámara de Comercio, similar a lo que explicitó CAME hace algunos días y al reclamo que realizaron las cadenas de retail el jueves pasado, es que hay tres cuestiones que distorsionan las ventas que se realizan con plásticos. Una es la alta comisión que paga el comerciante a la tarjeta por cada operación: el 3%, al tope de lo que fija la ley de tarjetas de crédito. Incluso, sostienen que este porcentaje que está por encima de los niveles internacionales.

En segundo lugar, critican la adquirencia, es decir la obligación implícita que tiene un comerciante que desee operar con estos medios de pago de trabajar con Visa, por su posición dominante dentro del mercado. Esta operadora concentra el 70% del total de las transacciones realizadas con este medio de pago.

Desde 2014, esta firma se unió con Banelco y creó el holding Prisma Medios de Pago. Bajo este nombre operan también Pagomiscuentas, Monedero y Lapos, la terminales que permiten procesar los datos de las ventas que realizan los comercios con medios de pago electrónicos.

Ayer, la CAC solicitó que se baje el tope máximo de aranceles para tarjetas de crédito, acorde a los que se pagan en otros países del mundo, que se elimine el arancel para las operaciones con tarjetas de débito, la apertura del mercado de adquirencia y la modificación del esquema de procesamiento y financiación.

"La reunión fue muy buena", afirmó Víctor Dosoretz, director de la CAC, en diálogo con El Cronista. "Sentimos que la posición de la Cámara, en representación de sus asociados, fue escuchada y que la Comisión va a seguir profundizando su trabajo en este tema", aseguró.

Dosoretz recordó que la queja de la entidad abarca tres puntos: "Los aranceles, los costos ocultos que se les cobra a los comerciantes que ofrecen financiamiento en cuotas y la posición dominante que genera la integración vertical en todo el mercado. El arancel, que es el máximo que prevé la ley, si se cuenta el IVA termina siendo de 3,63% y, si se le suman otros impuestos, se traduce en un 4,5% que debe pagar el comercio".

Ahora la CAC esperará que la Comisión encabezada por Greco profundice su análisis de la situación. Según adelantaron también están trabajando en conjunto con el poder legislativo para presentar un proyecto de ley que actualice la normativa actual sobre tarjetas.

En el Banco Central anticiparon que la implementación de nuevas formas de pago – como la Billetera Móvil de pago electrónico inmediato, el posnet móvil y el botón de pago electrónico para las páginas web– se van a limitar los costos para los comercios y a la larga esto impactará en las tasas que cobran las tarjetas.