Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Claves para invertir en oro, refugio preferido de inversores post Brexit

En las últimas semanas, el metal ha mostrado solidez frente a otros activos. Ayer, un día sin operaciones en Wall Street, avanzó un 0,63% y cerró a u$s 1.350 la onza. Cuáles son las razones de esta suba y qué opciones tienen los inversores locales para acceder a este activo de refugio global

Claves para invertir en oro, refugio preferido de inversores post Brexit

Activo de refugio por excelencia, el oro está viviendo una buena racha, especialmente desde que el Brexit llegó para instalar la incertidumbre en los mercados globales. Sin ir más lejos, ayer, en un día donde la bolsa de Nueva York no operó por el feriado del Día de la Independencia en los Estados Unidos, el metal dorado volvió a avanzar un 0,63% para cerrar a u$s 1.350 la onza.

En total, desde que se conoció el resultado del réferendum por el que el Reino Unido dejará la Unión Europea, el metal trepó cerca de un 8% en los mercados. Ahora, los inversores se entusiasman y se preguntan si el oro logrará llegar a su récord de u$s 1.400 la onza, algo que no ocurre desde agosto de 2013.

Las razones de la suba del metal no sólo se pueden encontrar en la desconfianza de los inversores en la solidez de las plazas bursátiles del mundo, sino que también en una anticipación de los mercados ante una posible suba de tasas de referencia por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos.

"La ralentización del crecimiento, la posibilidad de una política monetaria más suave y los rendimientos bajos récord de los bonos ayudaron a crear una demanda fuerte y continua de los inversores en dinero real"‘, explicó Ole Hansen, jefe de estrategia de Materias Primas en Saxo Bank.

Invertir acá

Los analistas consultados por El Cronista coinciden en que es una buena opción mantener una pequeña parte del portafolio "a resguardo", mediante una inversión en metales.

En el país, hay tres opciones para quien desee apostar por el oro. Por un lado, si se quiere comprar lingotes de oro, el único lugar del mercado financiero habilitado para tal fin es el Banco Ciudad.

Según indica su sitio Web éstos son de elaboración nacional y tienen un índice de pureza de 999 milésimas. La línea de lingotes ofrecida por el Ciudad, quien fiscaliza el proceso de elaboración en todas y cada una de sus etapas, está integrada por piezas de 1, 5, 10, 50, 100, 250 y 1.000 grs.

Ante cada operación de comercialización de oro, la entidad emite un comprobante de compra o venta debidamente conformado, además de un crédito instantáneo con la garantía del lingote.

Como requisito para poder comprar oro del Banco Ciudad e incluirlo a su portfolio, el ahorrista deberá presentar documento de identidad, CUIT o CUIL y la documentación que justifique el origen de los fondos, cuando el monto supere el establecido por la legislación vigente.

Otra de las formas existentes para invertir en oro es adquirirlo a través del ETF (Exchange Traded Funds, o títulos diseñados para que repliquen de manera precisa el precio del oro) llamado GLD, que refleja el precio del oro en el exterior. Su fluctuación se da por el valor de la onza de oro y el físico que se compra o vende. Para poder utilizar esta herramienta de inversión, el interesado necesitará abrir una cuenta en un broker online del exterior, lo que le permitirá operar en la Bolsa de los Estados Unidos. Éstas sociedades de bolsa permiten operar en el exterior a partir de un monto mínimo de 10.000 dólares.

La tercer opción es realizar un contrato futuro en el mercado Rofex (mercado de futuros de Rosario), el tamaño de un contrato a futuro de oro es de una Onza Troy (31.103 gramos). Este se cotiza en dólares estadounidenses por onza y se liquida en efectivo por diferencias, en relación al precio determinado por London Gold Fixing.