Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Cinco claves para entender la causa por las ventas de dólar futuro

La ex presidenta Cristina Kirchner declara hoy en Comodoro Py por la causa que investiga la operatoria de dólar futuro en el final de su mandato

La decisión de Vanoli presionó las cuentas de la autoridad monetaria, que tuvo que desembolsar $ 70.000 millones en contratos

La decisión de Vanoli presionó las cuentas de la autoridad monetaria, que tuvo que desembolsar $ 70.000 millones en contratos

¿Qué es el dólar futuro?

El dólar futuro se enmarca dentro de los contratos de futuros, que son acuerdos de compra o venta de divisas, materias primas, o cualquier producto imaginable (existen incluso hasta de jugo de naranjas) en un fecha futura pactando en el presente el precio, la cantidad y la fecha de vencimiento.

Surgieron en el siglo XIX con la denominación de "forwards", con el objetivo de proteger a los productores de materias primas en un mercado caracterizado por épocas de concentración de la oferta (de cosecha) y por precios muy variables a lo largo del año, que restaban atractivo a la labor. Esto es, como una herramienta para reducir el nivel de incertidumbre.

¿Cómo funciona en la Argentina mercado de futuros?

En la Argentina, se puede operar con dólar futuro a través del Mercado a Término de Rosario SA (ROFEX) y el Mercado Abierto Electrónico (MAE). Sólo se necesita tener una cuenta de inversión en un broker. De hecho, la mayoría de los agentes de bolsa locales hoy en día poseen un convenio con ROFEX, lo que permite operar los contratos de dólar futuro argentina desde la plataforma web o a través del contacto con un operador. Para esto, el siguiente paso es solicitar a su broker que habilite las operaciones de futuros. 

El monto mínimo de inversión para operar dólar futuro es de u$s 1.000. Sin embargo, no se necesita el dinero en efectivo al momento realizar el contrato, ya que lo que se hace es depositar una garantía que puede ser en pesos o en activos financieros. Como resultado de esta operatoria, el inversor no recibe dólares, ya que los contratos de futuro se liquidan en pesos en función del diferencial entre el precio estipulado y la cotización oficial al día del vencimiento. En la práctica, el dólar futuro funciona como un seguro de cambio o una cobertura contra la devaluación.

 ¿De qué se lo acusa a Vanoli?

El Banco Central suele intervenir en esta plaza como una forma de actuar sobre las expectativas respecto de la evolución del precio de la divisa. En el último tramo del gobierno de Cristina Kirchner, el ex presidente del BCRA, Alejandro Vanoli, incrementó de forma inusual la oferta de contratos futuros a un menor precio del que ofrecía el mercado, que daba por descontado una fuerte devaluación del peso luego de que asumiera el nuevo presidente en diciembre. La estrategia apuntaba a contener estas expectativas y mantener planchada a la divisa, por lo menos hasta que finalice el mandato de Cristina.

El dólar futuro que ofrecía el Central cotizaba a $10,60, mientras que en Nueva York los inversores vendían sus contratos a futuro a $15. Esto impulsó un desborde de la demanda. Por eso suele decirse que Vanoli "regaló" dólar futuro para que las empresas pudieran cubrise. Se calcula que la entidad pactó contratos por unos u$s 15.000 millones que vencían luego del 10 de diciembre. De acuerdo con datos que proporciona Rofex, antes de junio de 2015 las cuentas comitentes que operaban contratos de dólar futuro no eran más de 1.000. Mientras que para diciembre, ese número trepó a 6.000.

¿Qué impacto tuvo esta operatoria para el BCRA de Sturzenegger?

La decisión de Vanoli presionó las cuentas de la autoridad monetaria, que tuvo que desembolsar $ 70.000 millones en contratos. La cifra surge de los casi $ 45.000 millones que se perdieron en el mercado de futuros de Rofex y $ 25.000 millones por MAE, segmento donde operan los bancos. Para hacer frente a estos compromisos, el BCRA debió apelar a la emisión monetaria, lo que presionó nuevamente a la inflación, en alza en los primeros tres meses del año.

¿Cómo se vieron afectados los inversores que apostaron a esta operatoria?

Para paliar el rojo que dejó en las cuentas del Central el boom de los futuros a fines del año pasado, Sturzzenegger tuvo que apelar a un acuerdo con el Rofex para corregir el precio original de los contratos celebrados entre el 30 de septiembre y el 27 de octubre en $1,25. Un recorte mayor se aplicó para los realizados desde el 28 de octubre, a los que se les quitó $1,75, una medida que generó malhumor en el mercado y derivó incluso en acciones legales.