Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

China se derrumbó hasta 8,2% y arrastró al resto del mundo

Tal como lo preveía la nueva regulación, tras perder 7%, el índice que agrupa las mayores compañías de las bolsas de Shangai y Shenzen, quedó suspendido

China se derrumbó hasta 8,2% y arrastró al resto del mundo

China arrancó el año con un desplome de sus acciones, que derivó en una suspensión de la jornada bursátil y arrastró a los mercados del mundo. Shangai perdió 6,9% y Shenzhen se hundió 8,2%. Pero fueron cierres ficticios, ya que desde ayer rige una normativa por la cual si el selectivo índice CSI300 -que agrupa las mayores compañías de las bolsas de Shangai y Shenzen- cae más de 7%, se suspenden los negocios. Es que el gobierno sabe que la burbuja que estalló seis meses atrás y que provocó derrumbes de 40% en pocas semanas, todavía sigue latente.
Tras un nuevo dato industrial negativo, indicador que se conoció el fin de semana, empezó una ola de ventas, que si bien fue contenida por medio de una suspensión de 15 minutos, el parate no alcanzó para cambiar el rumbo, se retomó la actividad y las acciones siguieron cayendo.
En sintonía con el nuevo traspié de la segunda mayor economía del mundo, la mayoría de las bolsas del mundo terminaron en baja. Hong Kong y Tokio retrocedieron 2,7% y 3,1%, cada una; mientras que en el Viejo continente los peores saldos fueron los de Frankfurt y el FTSE de Italia, de 4,3% y 3,2%, respectivamente.
En cuanto a Wall Street, hace falta dividir la sesión que vivió el Dow Jones en dos partes. El principal índice estadounidense estuvo a punto de protagonizar su peor comienzo en 84 años al llegar a perder un 2,7%, pero a media hora del cierre rebotó y cedió tan solo 1,6%. Incluso terminó por encima de la barrera psicológica de los 17.000 puntos, un límite que llegó a perforar durante la jornada. En tanto, el S&P500 y el Nasdaq bajaron 1,53% y un 2,1%, en ese orden.
"China nos pegó a todos, pero la caída del Dow es lo que afecta más a los commodities y a Latinoamérica", dijo el operador de Mayoral Rubén Pasquali.
En la región, el Bovespa lideró las caídas: terminó 2,8% abajo. El Merval había llegado a desplomarse 3%, pero logró recuperarse, hasta quedar 1,3% negativo (ver página 2).
El dato que provocó los derrumbes fue el PMI de Fabricación de China, o PMI Caixin, al caer a 48,2 en diciembre, por debajo de las expectativas del mercado de 49. Asimismo, dado que el límite entre la contracción y el crecimiento lo determinan los 50 puntos, este resultado significó el décimo mes consecutivo de contracción. Según Pasquali, no es tanto el dato de diciembre como la continuidad que muestra la contracción.
Otro dato a resaltar es que el banco central chino situó ayer la tasa de referencia del yuan en mínimos de casi cinco años con respecto al dólar.
Tal como señalan desde Portfolio Personal, "a contramano de lo que se esperaba, la entrada en vigencia de nuevas regulaciones y medidas relacionadas a la venta en corto y a un nuevo sistema de interrupción de las operaciones parecen haber impulsado aún más el rojo en el mercado". Con respecto a lo que vendrá, Augusto Posleman, director de Portfolio Personal, sostuvo que es una incógnita: "Habrá que ver qué deciden sobre esta nueva regulación para evitar la volatilidad, se hizo para que no haya fuertes bajas y lo primero que pasa es un derrumbe".
Por otro lado, para el viernes estaba establecido el levantamiento de la prohibición de venta de títulos que pesa sobre los grandes accionistas, aquellos que tienen más del 5% de una compañía. De ser así, podrían verse nuevos desarmes de posiciones.