Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

China dejó depreciar el yuan y otra vez tuvo que suspender sus bolsas

Tras devaluar su moneda, inversores temen aún más por la debilidad de la economía. Hizo caer al resto de las bolsas y debilitó las monedas emergentes

China dejó depreciar el yuan y otra vez tuvo que suspender sus bolsas

China permitió la mayor depreciación del yuan en cinco meses y la cotización de las acciones en Shanghai debió ser suspendida por segunda vez esta semana, tras otra caída brutal que hizo saltar el nuevo mecanismo de cortocircuito, que funciona desde principios de año. La aceleración de la depreciación del yuan por parte del gobierno hace temer a los inversores que la economía china está aún más débil de lo que habían imaginado, lo que derivó en una caída del crudo y un debilitamiento de las monedas de emergentes y llevó a los inversores refugiarse en los metales.


Para peor, también se supo que las reservas internacionales de China, las mayores del mundo, sufrieron la mayor caída mensual de su historia, en medio de una creciente huida de capitales. Las reservas bajaron en u$s 512.660 millones en 2015, a u$s 3,33 billones.


Las bolsas chinas vivieron ayer la jornada más breve de su historia, de apenas 27 minutos. Al igual que había ocurrido el lunes pasado por primera vez en la historia, debido a unas normas estrenadas este año, las bolsas de China cerraron automáticamente al caer más del límite diario permitido, 7%.


En ambas ocasiones, primero se suspendió la cotización durante 15 minutos, al superar el 5% de pérdidas, pero cuando las operaciones se reanudaron bastó ayer un solo minuto para que el índice Shangai cayera 7,32% y el Shenzhen, 8,35% y desencadenar el cierre automático.


El desplome bursátil provocó que el yen se devaluara a su nivel máximo en cuatro meses contra el dólar, después de que el Banco Popular de China fijara el punto medio de su tipo de cambio oficial un 0,5% por debajo del día anterior. Se trató del declive diario más grande desde agosto, cuando Pekín devaluó la moneda casi un 2%. Y reactivó la ansiedad sobre el estado de la economía china y que las intenciones de su política monetaria podrían ser la depreciación de la moneda para apoyar las exportaciones y la actividad económica.


Los mercados recuperaron algo de estabilidad después de que el yuan recortara sus pérdidas en el exterior: se devaluó a 6,6755 yenes por dólar. Con todo, el regulador chino consideró que el efecto negativo de la activación del mecanismo de suspensión sobrepasó al efecto positivo, así que China lo suspenderá el viernes. La debilidad china reavivó el temor a un exceso de oferta de petróleo, y el barril cayó por debajo de u$s 33, un mínimo desde 2004. Antes de recuperarse a u$s 33,27, el WTI tocó u$s 32,10.

Y la caída de las bolsas chinas y del petróleo golpearon al resto de las bolsas. El Dow Jones y el S&P sufren su peor inicio de año desde que fueron creados, ya que desde que empezó el año cayeron 5,2% y 4,9%, respectivamente. El Merval bajó 0,28%.


Además, se debilitaron las monedas latinoamericanas: la mexicana cayó un 2% a un mínimo histórico; la chilena, a su menor nivel desde abril de 2003, el real brasileño, a 4,049 por dólar. Los inversores buscaron refugio en el oro, que ayer escaló a u$s 1.108,45 la onza, también porque las minutas del último encuentro de la Fed anticiparon incrementos graduales de la tasa de interés este año.