Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
Jueves 4.1.2018
DÓLAR
/
MERVAL

Posibilidad de “negociar” con Trump tema aranceles favorece a los mercados

Wall Street se mueve con signo positivo, al igual que la mayoría de los mercados europeos. En Asia, los principales bolsas concluyeron con signo alcista.

Posibilidad de “negociar” con Trump tema aranceles favorece a los mercados

La expectativa que genera entre los distintos países del mundo la posibilidad de “negociar” con el presidente estadounidense, Donald Trump, la exención de impuestos a las importaciones de acero y aluminio, sumado a la reunión que llevará adelante el mandatario estadounidense con el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, genera rendimientos dispares en las bolsas del mundo.

Varios países, desde Japón a Corea del Sur y de Australia a Europa, buscan quedar exentos de los aranceles que el gobierno de Trump fijó sobre las importaciones de acero y aluminio de los Estados Unidos, mientras que productores chinos instaron a Pekín a tomar medidas de represalia.                

Por otro lado, Brasil anunció que buscará una exención pero advirtió que podría tomar medidas más enérgicas para proteger su industria si fracasan las gestiones. Argentina hizo declaraciones en esa misma línea, mientras que Corea del Sur adelantó que buscaría eximirse.                

En Wall Street, el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, gana 1,10 por ciento; el selectivo S&P 500 sube 1,04%; mientras que el índice compuesto Nasdaq Composite mejora 1,03%.

Ayer, Trump promulgó un alza de 25 por ciento a las importaciones de acero y de 10% a las de aluminio para contrarrestar el ingreso de productos de bajo costo, en particular los de China, que definió como “un asalto para nuestro país”.

Sin embargo, el mandatario estadounidense precisó que los “verdaderos amigos” de los Estados Unidos podrían eximirse de las medidas, como concedió  a Canadá y México, socios en el Tratado de Libre Comercio de  América del Norte (TLCAN).                

Tokio y Bruselas rechazaron cualquier sugerencia de que sus envíos amenacen la seguridad estadounidense, argumento de Trump para la medida, pese a las advertencias en el propio Estados  Unidos de que podrían llevar a una guerra de comercio  global.

Por su parte, la industria de metales de China instó a Pekín  a tomar represalias contra el carbón estadounidense, sector clave para la base política del presidente republicano y el  centro de su promesa de restaurar los empleos y las industrias de los Estados Unidos.                

La tensión entre Pekín y Washington se agravó desde que Trump llegó a la Casa Blanca. China representa una pequeña  fracción de las importaciones siderúrgicas estadounidenses pero su gran expansión industrial acentuó un exceso global de oferta de acero que generó una baja en los precios.                

La asociación acerera de Japón, el principal aliado económico y militar de los Estados Unidos en Asia, manifestó su preocupación por las medidas. El secretario jefe del Gabinete,  Yoshihide Suga, resaltó que los envíos de acero y aluminio nipones contribuyen en gran medida al empleo e industria de los Estados Unidos.                

¿Qué pasa en Europa?

La mayoría de los principales mercados del Viejo Continente se mueven en terreno positivo antes del cierre, pese a la incertidumbre inicial que había generado las palabras de Trump.

En el Reino Unido, el FTSE 100 gana 0,10%; en Alemania, el DAX 30 baja 0,19%; en Francia, el CAC 40 asciende 0,22%; mientras que en España, el IBEX 35 se aprecia 0,29%.

¿Qué pasó en las bolsas asiáticas?

Por otro lado, Trump confirmó que está preparado para reunirse con el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, en el que sería el primer encuentro cara a cara entre líderes de ambos países y que podría significar un avance en la disputa nuclear con Pyongyang.                

Kim “se comprometió con la desnuclearización” y una  suspensión de sus pruebas nucleares y de misiles, remarcó ayer el jefe de la Oficina de Seguridad Nacional de Corea del Sur, Chung  Eui-yong, a la prensa en la Casa Blanca tras informar a Trump de la reunión celebrada el lunes pasado entre el líder norcoreano y funcionarios surcoreanos.                

Kim y Trump estuvieron envueltos en un intercambio cada vez más belicoso de insultos por los programas nucleares y de misiles de Corea del Norte, desarrollados en desafío a las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

Las bolsas asiáticas subieron ante la noticia. El índice Nikkei de Japón ganó 0,5% y las acciones en  Seúl treparon más de 1%.

En Hong Kong, el Hang Seng ganó 1,11%; en China, el Shanghai avanzó 0,57% y el Shenzhen subió 1,56%; en Taiwán, el Taiex ascendió 0,38%; y en Corea, el Kospi ascendió 1,08%.

“Se está planificando una reunión”, tuiteó Trump luego de hablar con Chung, al adelantar la que sería su mayor apuesta en política exterior desde que asumió el cargo en enero de 2017.