Casi 90% del déficit fiscal acumulado a noviembre fue financiado por el BCRA

Al término del anteúltimo mes del año, el déficit fiscal acumulado llegó a $ 1.973.921 millones, mientras que las transferencias del Banco Central al Tesoro ascendían a $ 1.759.720 millones

Los números son elocuentes. En lo que va del año, el Banco Central (BCRA) lleva transferidos $ 1.959.720 millones al Tesoro. Eran $ 1.759.720 millones hasta fines de noviembre, mes en el que el déficit fiscal llegó a $ 127.029 millones, acumulando así un rojo de $ 1.973.921 millones en el año. Esto significa, por lo tanto, que el 89% del déficit hasta noviembre fue financiado por la entidad que preside Miguel Pesce.

Este alto nivel de dependencia se explicó, en buena medida, por una pandemia que catapultó el gasto durante 2020 a nivel mundial. Pero también por el hecho de que los mercados financieros internacionales permanecieron cerrados para la Argentina.

Se trató, sin dudas, de un año excepcional. Pero la aparición de una nueva cepa de Covid-19  en el Reino Unido –que está provocando nuevos cierres de fronteras y confinamientos–, sumado a que la distribución y la aplicación masiva de una vacuna en el país aún luce lejana, amenazan el carácter transitorio de este casi exclusivo mecanismo de financiación.

 

"Naturalmente esto no es sostenible y el FMI va a apuntar a que esto se reduzca de forma contundente", explicó Juan Ignacio Paolicchi, economista de Empiria. Para ello, agregó, el organismo exigirá que se financie menor parte del déficit con emisión monetaria y se apunte a conseguir financiamiento en el mercado.

"Es difícil que el Gobierno consiga la mitad del financiamiento en el mercado si apunta a un déficit de 4,5% del PBI en 2021. El FMI va a exigir, entonces, que bajen el déficit fiscal por esta insostenibilidad y por el riesgo inflacionario que habría si el Gobierno pretende financiar otros tres o cuatro puntos del PBI el año que viene después de haber financiado casi 7,5% del PBI con emisión monetaria este año", sumó.

"Cuando llegue febrero o marzo, meses en los que estacionalmente baja la demanda de pesos, el Gobierno va a tener que dar una señal de tasa y apuntar a bajar el déficit fiscal", argumentó el economista de Empiria.

Martín Vauthier, director de Eco Go, coincidió con este diagnóstico. "No es sostenible continuar con ese ritmo de emisión monetaria. Por eso la gran apuesta es que el déficit fiscal se achique en 2021 como consecuencia de la normalización de la economía", dijo. Y remarcó que ello dependerá de la situación sanitaria.

"Gran parte de esa emisión la absorbió, de forma transitoria, la demanda de pesos en un año muy particular, en el que cayó la velocidad de circulación del dinero y los precios se mantuvieron congelados. Toda esta emisión no se trasladó a precios, pero en 2021 uno esperaría que esa dinámica se revierta", sumó.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios