U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Caputo suma reservas y subió encajes a bancos para atajar los pesos de Lebac

Avanza en la ampliación del swap con China, para sumar u$s 4000 millones a reservas. También volvió a subir encajes para que los bancos no le jueguen en contra

Caputo suma reservas y subió encajes a bancos para atajar los pesos de Lebac

En la semana en que el stock de Lebac se redujo en un tercio el Banco Central (BCRA) jugó fuerte para evitar que esa liquidez le generara dolores de cabeza en el mercado cambiario o aflojara la potencia del apretón monetario con el que intenta frenar de una buena vez la corrida contra el peso. Ayer se conoció que la entidad conducida por Luis Caputo negocia una extensión del swap de monedas con China para sumar u$s 4000 millones a las reservas y, al mismo tiempo, aumentó los encajes para sacar $ 60.000 millones de circulación. con subas generalizadas en bonos, el riesgo país cayó 32 puntos en el día y volvió a los 655 puntos.

La estrategia para desarmar la bola de nieve de Lebac, que cada mes generaba dudas sobre un posible desarme masivo, consiste en sacrificar reservas para sacar de la calle cada peso que vaya a comprar dólares por la reducción del stock de letras.

Pero la inyección masiva de pesos que resultó del primer paso hacia el desarme total no fue tan fácil de manejar. Según datos actualizados hasta el 15 de agosto, día de vencimiento de las Lebac, los bancos se hicieron de liquidez por $ 210.478 millones y el resto de los inversores por $ 116.595 millones.

De buenas a primeras, los pesos que quedaron en los bancos aparecían como los más fáciles de dominar. En principio porque al tener limites a la cantidad de activos en dólares que pueden comprar, no podían correr contra el peso. Pero dieron algo de trabajo.

El primer día, unos $ 15.000 millones de lo que desarmaron las entidades financieras fueron a cubrir necesidades de efectivo mínimo que imponen las normativas del BCRA. Otros $ 102.381 millones pasaron de inmediato a suscribir Leliq, la letra a 7 días que ahora es tasa de referencia y paga 45% anual. Quedaban por domar otros $ 90.000 millones más, con el problema de que los bancos prefirieron evitar la alternativa a la Leliq: las notas Nobac a un año.

Según reveló la agencia Bloomberg, Caputo amenazó con aumentos de encajes, que inmovilizan el dinero sin arrojar rendimientos, si no suscribían Nobac. Ayer, cumplió con su amenaza y subió 3 puntos porcentuales los encajes, lo que resultó en una absorción monetaria de otros $ 60.000 millones.

"Te complica pero no te mata", dijo ayer una fuente del sector. "Hay comprensión respecto a que hay que desarmar el stock de Lebac", agregó la misma fuente.

Las Lebac que no estaban en bancos requirieron otro tratamiento. Casi $ 30.000 millones, más que nada de fondos comunes de inversión, fueron a suscribir Letes del Tesoro que terminaran encajadas en el BCRA, es decir, fuera de circulación. Otros $ 30.000 millones fueron se absorbieron a través de ventas de reservas, unos u$s 1036 millones en los dos días posteriores a la licitación.

Ayer en la calle Reconquista aseguraban que las Leliq aspiraron todo lo que quedaba.

Quedan $ 649.703 millones todavía en Lebac, dos tercios de la "bola de nieve" que -descontando lo que está en manos de bancos- podrían exigir unos u$s 16.000 millones si fueran a dólares .

De ahí que el BCRA busque reforzar reservas. Ayer cerraron en u$s 54.653 millones, u$s 8621 millones por debajo del día en que entró el préstamo del Fondo. La idea es sumar otros u$s 4000 millones a los u$s 10.000 millones que ya están en reservas como resultado del swap con el Banco Popular de China.

Como resultado de un primer desarme de Lebac trabajoso, y gracias a dos días de calma para monedas emergentes, inversores -principalmente del exterior- volvieron a tomar posiciones en bonos que mostraban tasas prácticamente de default. Así, el riesgo país volvió a los 655 puntos después de haber estado cómodo por encima de los 700.

Una baja del riesgo país, el costo que paga Argentina por tomar deuda, es quizás el objetivo último de la estrategia de estabilización. El Tesoro necesita volver a colocar deuda a precios razonables si no quiere tener que pedir más dinero al FMI y un frente cambiario más relajado sin la amenaza de la bola de Lebac es clave para ese fin.

Comentarios3
Guillermo Zenner
Guillermo Zenner 17/08/2018 12:05:36

El desarme de la bola de nieve y la reducción del deficit comercial es prioridad. Avanzando en eso se normalizará la economía y volveremos al crecimiento.

Javier Alejandro
Javier Alejandro 17/08/2018 09:38:02

MUY BUENA EXPLICACIÓN

Pao Spreafico
Pao Spreafico 17/08/2018 08:54:34

Sr. Barbería, los swap de monedas NO son reservas, los encajes de los depósitos en dólares TAMPOCO, en su desesperación lo hacen, lo grave es que en un diario financiero nos quiera vender lo contrario a profesionales de las finanzas, poco serio.

Más notas de tu interés