U$D

JUEVES 25/04/2019

Cambio en encajes hace retroceder los retornos de los plazos fijos

La baja en la tasa de Leliq se aceleró a fin de enero y se juntó con un cambio en la distribución de los encajes remunerados. Bancos reconocen baja de tasas pasivas

Cambio en encajes hace retroceder los retornos de los plazos fijos

Desde este mes está operativa la baja de encajes de 35% a 30% para los plazos fijos que realizó el Banco Central (BCRA) con el objetivo de ordenar la regulación e incentivar la captación de depósitos a mayor plazo. El organismo aclaró que la modificación es neutra en términos monetarios y que se implementó luego de haber visto una recuperación en los depósitos. No obstante, en algunas entidades reconocen que la nueva normativa, junto con la fuerte caída de la tasa de referencia, puede generar una baja en las tasas para los depositantes.

Entre octubre y enero, los bancos podían integrar en Leliq el total del encaje que correspondiera al crecimiento de plazos fijos. A partir de febrero, solo se puede integrar una porción del encaje en instrumentos remunerados. Ese punto es clave porque a los bancos se les hace más caro captar depósitos.

La modificación afecta especialmente a las colocaciones de corto plazo, dado que las exigencias de encaje van decreciendo a medida que se extiende el horizonte del depósito. Eso se suma a la estrepitosa caída de la tasa de referencia, que arrastra hacia abajo a todos los rendimientos del sistema.

"Antes, todo lo que crecían los plazos fijos se podía encajar con Leliq y ahora eso ya no es así, sino que una parte va al encaje común a tasa cero en el BCRA. Todos tuvimos que desarmar posiciones en Leliq y, en consecuencia, estamos bajando la tasa de los plazos fijos. Sin embargo, los clientes minoristas no retiraron sus depósitos porque las tasas siguen siendo altas. Los más profesionales empezaron a moverse a mitad de enero", sostuvieron en la mesa de una entidad.

Desde una institución colega, coincidieron: "De acuerdo a nuestro análisis realizado en un período de tiempo corto, observamos elementos que muestran que las tasas pasivas están respondiendo no solo a la baja de la tasa de las Leliq sino también a la disminución de los encajes en pesos".

El recorte de la tasa de referencia se aceleró desde el 28 de enero y hasta ayer perdió 11,95 puntos porcentuales. Por su parte, los rendimientos de plazos fijos en el mismo período cayeron alrededor de 7 puntos porcentuales y ya son inferiores a 40% tanto para mayoristas como minoristas.

Desde otro banco relativizaron el efecto a la baja en las tasas y señalaron eso responde al desplome de las Leliq. "Es verdad que ya no se puede encajar todo en Leliq pero, por otro lado, bajaron los encajes de los plazos fijos en general, cuyo stock es más grande que el correspondiente a los que se sumaron desde octubre. Obviamente, rehicimos los números y hasta podría haber subido un poco la tasa de plazo fijo pero como la Leliq bajó, la tasa pasiva acompañó", aseguraron.

Plazos más largos

En otra entidad resaltaron que en enero empezaron a ver un alargamiento de plazos. "Como encajo menos por esos depósitos, puedo pagar más. Hubo más demanda incentivada por nuestras curvas y hasta llegamos a conseguir algunos depósitos a un año de plazo", comentaron. Según indicaron, las tasas a mayor plazo resistieron mejor la caída en el rendimiento de la Leliq: "Hubo una tendencia a la baja en enero, sobre todo en los plazos fijos a 30 días, mientras que los rendimientos a mayor plazo no lo hicieron con tanta fuerza", agregaron.

En otra mesa bancaria profundizaron el argumento: "Nos abarató el depósito más largo y el costo de la capacidad prestable. Con la norma anterior, cada banco tenía un esquema propio que al BCRA le sirvió en la primera parte del programa monetario porque los depósitos pagaron más".

Medida de crisis

En octubre los encajes habían aumentado 3 puntos pero los bancos podían integrarlos con Leliq siempre que correspondiera a aumento en depósitos a plazo fijo. El BCRA consideró que esta medida fue exitosa para captar depositantes y reducir el spread entre la tasa de referencia y la tasa de los depósitos.

Ya estabilizada la crisis de 2018, el BCRA puso en marcha este mes una baja de 5 puntos en los encajes de plazos fijos al tiempo que subió los de depósitos a la vista. Además, presentó un nuevo esquema de distribución entre los tipos de encajes para emparejar las condiciones de todas las entidades.

Así, los encajes correspondientes a depósitos de hasta 29 días encajan 17% a tasa 0 en el BCRA, 5% en Bote 2020 y 13% en Leliq. "Estos requisitos se van reduciendo a medida que aumenta el plazo de los depósitos, reflejando el menor riesgo implícito por la mayor duración de los mismos", destacó el BCRA.

Para los depósitos con plazo de entre 30 y 59 días los requisitos se establecieron en 10% en efectivo, 5% en Bote 2020 y 10% en Leliq. Esos coeficientes se reducen a 5%, 2% y 0%, respectivamente, para el plazo residual de 60 a 89 días. Los depósitos de más de 90 días, por su parte, no tienen requisito de efectivo mínimo.