Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Cambió el humor: bonos emergentes recuperan hasta 50% desde mínimos

No sólo repuntaron los bonos en dólares. También los de moneda local, por lo que las tasas se redujeron. En el último año, por ejemplo, Rusia paga 3,4% menos

Cambió el humor: bonos emergentes recuperan hasta 50% desde mínimos

Los mercados emergentes se convirtieron en uno de los grandes protagonistas del mercado en 2016, con rendimientos que no se observaban al menos desde 2011 cuando la mayoría de estas plazas comenzaron una racha negativa en línea con las debilidades de las materias primas y la recuperación del dólar a nivel global.
Un buen ejemplo son los fondos conocidos como ETF. Los de bonos emergentes en dólares (iShares J.P. Morgan USD Emerging Markets Bond ETF - EMB) y en moneda local (iShares Emerging Markets Local Currency Bond ETF -LEMB) muestran subas del 13% y del 19% respectivamente desde los mínimos evidenciados a comienzos de año. Es que los títulos de estos mercados han repuntado fuerte este año y por ende, han mostrado una compresión de spreads, lo que implica que la tasa bajó.


Dentro del panel de bonos emergentes en dólares, podemos ver que los países que más han comprimido sus spreads han sido los venezolanos, con un incremento en su precio del 49% desde los mínimos de febrero. Le siguen los bonos de Perú, que han generado un avance superior al 20%, mientras que Colombia y Chile registran subas del 19% en dólares en su bono a 10 años.


Brasil por su parte ha mostrado avances en el bono a 10 años del 13% desde los mínimos de este año y México, algo más retrasado, con un avance del 10% en dólares de su bono a 10 años en lo que va del 2016.
En el último año, la tasa que paga el bono venezolano se redujo en 4 puntos porcentuales (400 puntos básicos), mientras que en el caso de Perú, el segundo mercado con mayor compresión de spreads, vio caer el costo que paga por emitir deuda en dólares a 10 años en 1,5%.


En el caso de los bonos en moneda local, la compresión de spreads ha sido importante también y los mercados emergentes también han sido protagonistas en este rubro. Por caso, Rusia ha sido el mercado que más vio caer su costo de endeudamiento en moneda local con un retroceso de 340 puntos básicos en el último año y subas en rublos del orden del 16% en lo que va de 2016.


Brasil también ha sido un mercado clave en este sentido y los bonos locales a 10 años han generado avances del 32% en reales desde los mínimos del año. La tasa que paga Brasil por su deuda en moneda local muestra en los últimos 12 meses una caída de más del 2% (226 puntos básicos). Colombia por su parte, ha mostrado una notable compresión de spreads en moneda local y sus bonos a 10 años han recuperado un 15% en pesos colombianos, de igual manera que los bonos peruanos a 10 años en moneda local desde los mínimos de 2016.
La suba de lo precios de los bonos y el ajuste de los spreads de los bonos emergentes van de la mano y por eso, se ve que el carry trade a favor de los dichos países en moneda local como en dólares ha sido la estrella de este 2016 en el mercado de bonos. Los países que más lograron comprimir spreads y que más suba de precios de bonos hemos visto son justamente los que más castigados estaban luego de años de importantes caídas golpeados por el bear market del petróleo y del oro como el caso de Brasil, Perú y Rusia. De todos modos los emergentes en general han sido muy castigados y esta bocanada de aire fresco con subas tan importantes es un aliento para que la recuperación de mediano y largo plazo continúe.


El favoritismo por los emergentes en tan poco tiempo ha saturado a muchos de los bonos por lo que se espera un regreso de la volatilidad, más aún con decisiones de la Fed respecto de su política monetaria que seguramente generará movimiento de precios importantes. Pero un recorte será una oportunidad de compra de mediano plazo. Los movimientos de los activos financieros no se llevan a cabo de forma lineal sino más bien de forma serruchada.


En la medida en que las tasas en el mundo permanezcan en mínimos históricos e incluso en niveles negativos, el dólar continúe con el ajuste que viene realizando desde los mínimos de 2015 y se sostengan los precios de las materias primas como el petróleo, el oro entre otros, probablemente la trayectoria de los bonos emergentes busque continuar la senda alcista actual. En la misma línea, es evidente que la compresión de spreads en moneda local y en dólares ha sido importante y que es probable que para buscar nuevas oportunidades en el mercado de bonos haya que buscar y encontrar alternativas mucho más riesgosas.