Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Caja de Valores baja 40% comisiones para desactivar el proyecto de MAE

Los bancos, a través del MAE, quieren su propia Caja. Esta reducción supone para ellos un ahorro de $ 60 millones por año. Pero bajan comisiones de acreencias, no custodia

Esto no es un gesto ni una declaración, sino un hecho concreto para que se termine el mito de los altos costos. Si los bancos del MAE hacen su depositaria, van a tener que desenmascar que es por un capricho personal, pero será una complicación para el sistema, porque muchos fondos no pueden invertir en lugares donde haya dos depositarias", se quejan desde Caja de Valores. La entidad bajó 40% las comisiones, lo que representa un ahorro de $ 60 millones anuales para los bancos, según se jactan.

El tema en cuestión es que bajan las comisiones de acreencias, pero no las de custodia. La gran diferencia es que el grueso de los ingresos de la Caja proviene de los servicios de custodia, justamente las comisiones que aumentaron el año pasado.

Muchos dentro de Caja están convencidos que la "Caja 2" del MAE no es más que un "bluff" (como se dice en el póker). Es decir, que es sólo una amenaza para lograr una baja de comisiones de "Caja 1", pero que en realidad no tienen ninguna intención real de avanzar con tan ambicioso proyecto. Caja hábilmente respondió con otro bluff: baja comisiones pero no de su principal fuente de ingresos. Y con eso espera que el MAE se vaya al mazo con "Caja 2".

Desde la otra vereda se jactan que en muchos países conviven dos o más centrales: "No hay que asustarse de la competencia". Aparte, los bancos están acostumbrados a competir. Y si además ya tienen su propia liquidación, más fácil aún: van a tener un negocio de punta a punta: negociación, liquidación y custodia. Se abre la competencia, lo cual significa un mercado de capitales más eficiente.

Por ahora, la custodia es un negocio redondo, la vaca lechera de Caja: cobra un porcentaje sobre el total de todos los nominales emitidos en el país "ad eternum", sin importar si se opera mucho, poco o nada, ya que los depositantes siempre pagan por la custodia. Mientras que por las acreencias se cobra únicamente cuando se producen eventos puntuales sobre algún título: canje, split, amortización, intereses o dividendos.

Es por eso que a pesar de los gastos que le cargan el Merval y la Bolsa, más la sobredimensión de empleados, en el "bottom line" del balance de todas formas Caja "la levanta con pala", según describen los conocedores.
Una vez la escucharon a Soledad Castro (ex gerenta de CNV) decir que "la Caja está sobrecapitalizada al no poder distribuir más del 10% de sus ganancias; ninguna otra Caja del mundo tiene tal nivel de sobrecapitalización". Seguramente las otras Cajas tampoco cobran comisiones tan elevadas.

Vaya paradoja: Alejandro Berney, CEO de la Caja, se autodefine con "20 años de experiencia en bancos" y ahora tiene que luchar contra los bancos del MAE. Cuando la headhunter Spencer & Stuart lo contrató, hace dos años, su función era eficientizar Caja y ofrecer nuevos servicios, en vistas al IPO de B&MA. Claro que Berney y Claudio Pérès Moore (presidente de la Caja) no parecen tener demasiado poder, ya que Ernesto Allaria (presidente del Merval), con la ayuda de Jorge De Carli (había sido promovido por Allaria de gerente de Auditoría a gerente general del Merval; su apellido, si bien se pronuncia ‘Di‘ se escribe ‘De‘, aclaran quienes le temen y lo apodan ‘Carniza’ vaya uno a saber por qué) y el gerente de Informática Alejandro Wyss (ahijado de Adelmo Gabbi). Por lo tanto, Allaria es quién "corta el bacalao", según confiesan puertas adentro, donde está naturalizado que Caja sea un apéndice al servicio de la Bolsa y del Merval.

"Al presidente un año lo designa el Merval y otro año la Bolsa, y así sucesivamente. Y es notable como Caja un año desvía sus recursos para el Merval, y al otro para la Bolsa: el millonario proyecto de Bolsar se gestó durante un año de la Bolsa. La cuestión es que la Bolsa cada vez tiene menos peso y Allaria ‘is the king’: ya controla el Merval, y virtualmente a la Caja mediante Wyss. Todo pedido de la sociedad de bolsa de Allaria a Wyss tiene máxima prioridad, a diferencia del resto", advierten los empleados.

Mientras, directivos de sociedades de bolsa se han reunido con gente de Wyss, porque al utilizar el sistema DMA para canalizar la carga de órdenes vía web de sus clientes han tenido problemas, por lo que debieron poner la cara ante sus clientes, y la diferencia de plata. Ante esto, creen el sistema Millenium sería la solución.