Lunes  17 de Junio de 2019

Buffet, el gurú financiero aconseja qué mirar a la hora de elegir dónde trabajar

El empresario e inversor estadounidense va más allá de la máxima de que "las personas no se van de sus empresas, sino de sus jefes". Cree además que un buen jefe es el mejor reclamo para aceptar un trabajo y entrar en una empresa. 

Buffet, el gurú financiero aconseja qué mirar a la hora de elegir dónde trabajar

En el difícil trabajo de buscar empleo, cualquier pista eficaz es un tesoro. El gurú de las finanzas Warren Buffett sugiere que nos olvidemos de la empresa o del puesto ideal y que busquemos al jefe perfecto como garantía de éxito.

El empresario e inversor estadounidense, que es el mayor accionista de Berkshire Hathaway, daba recientemente un consejo a un grupo de estudiantes preocupados por su futuro profesional y su carrera: "Antes de pensar en escalar en la vida corporativa y en conseguir el currículo perfecto que nos proporciona el trabajo ideal en la compañía soñada, lo sensato es elegir aquella organización en la que haya personas que uno admira. No tiene sentido decidirse por una empresa o un trabajo sólo porque éste vaya a quedar bien en nuestro currículo. Eso no se puede comparar con la fortuna de encontrar un jefe admirable que pueda abrirle la puerta a nuevas oportunidades. La idea es que decidamos trabajar con quien más admiramos. Y eso nos hará saltar cada mañana de la cama para ser felices en el trabajo y obtener buenos resultados".

Warren Buffett sugiere que nos olvidemos de la empresa o del puesto ideal y que busquemos al jefe perfecto como garantía de éxito.

Aunque sorprendentes, los consejos de Buffett no son nuevos. Hace ya un lustro que William J. Raduchel, también inversor, profesor de economía en Harvard y ejecutivo en AOL Time Warner, Xerox o McGraw-Hill, aconsejaba que no debemos escoger un trabajo, sino a quien nos va a mandar: "Su primer jefe es el factor de éxito más importante de su carrera. Un superior que no confía en usted no le dará oportunidades para crecer".

Un buen jefe en una compañía mediocre nos protege, ayuda y motiva. Un mal jefe en una buena compañía nos frustra personal y profesionalmente. Y un buen jefe en una buena compañía desbloquea todo nuestro potencial.

Así, no parece que sea descabellada la idea de conseguir un buen mando en vez de un buen sueldo, ascensos o cualquier otro argumento cuando se busca trabajo. Cada vez más organizaciones se dan cuenta de que las exigencias de quienes trabajan en ellas no están enfocadas únicamente hacia los valores de esa firma, a la marca o al proyecto. Los jefes son el gran objetivo, y la calidad de éstos se ha convertido en un argumento de captación y retención de nuevo talento. Esto supone llevar a nuevas cotas el principio de que "la gente no se va de sus empresas, sino de sus jefes". Y en este caso, cada vez más profesionales deciden rechazar una compañía si sospechan que su jefe les hará la vida imposible y obstaculizará su desarrollo de carrera.

Elegir a quien manda

Que esto no es una utopía lo demuestra el hecho de que incluso algunos portales de empleo dejaron de centrarse en las ofertas de trabajo para enfocarse en la calidad de los jefes que le pueden tocar a uno.

Parece evidente que las empresas prestan cada vez más atención al ambiente laboral que generan sus directivos, y lo miden con encuestas de clima en las que se pregunta si el jefe se preocupa por el desarrollo profesional y la creación de equipos; si ofrece tareas que ayuden a crecer; o si es accesible. Los resultados de estas encuestas se tienen en cuenta para las promociones profesionales y para los bonus.

Un ejemplo de esta búsqueda del buen mando como reclamo para el talento valioso es GetaGreatBoss, un sistema de clasificación que ayuda a las personas que buscan empleo a identificar compañías que tienen líderes excepcionales creado en 2009 por Gavin Symanowitz precisamente sobre la base de que "las personas se unen a las empresas, pero se van de los jefes".

La diferencia principal de GetAGreatBoss.com radicaba en la calificación que obtiene cada mando en el sitio web. La clasificación se consigue en función de los comentarios que los empleados de las empresas envían a la plataforma.

La tiranía de la transparencia hace posible este modelo de sinceridad, que tiene ejemplos en aplicaciones como Memo, que permite a sus usuarios incluir mensajes anónimos sobre los empleadores y los jefes. De forma similar, Yik Yak o Whisper, facilitan la sinceridad online al brindar a los empleados de cualquier compañía la posibilidad de contar cuánto cobran, cuál es el estilo de gestión de sus mandos, la eficacia de éstos y muchas otras protestas directas.

Cuando los mandos importan 

Evolucionamos hacia un mundo profesional con menos jefes, y eso influye en nuestra carrera profesional, en la empresa que podemos escoger y también en la manera en la que buscamos trabajo. Los líderes que realmente son imanes de talento ponen en marcha entornos en los que las cosas se hacen en unión de otros; son transmisores culturales y motivadores que muestran el camino, pero ya no es necesario que lo hagan. Los empleados buscan que la relación profesional con su superior sirva para completar la formación, desarrollar la carrera y aumentar la empleabilidad, y los expertos creen que las organizaciones modernas, con más cultura y más preparación, ya no necesitan tanto control como antes, cuando eran necesarios muchos jefes para esas funciones de supervisión.

En el nuevo escenario profesional y de trabajo no sólo se tiende a la posibilidad de escoger el jefe que nos puede tocar. Las nuevas formas de trabajo y de relación entre empleado y empleador llevarán a tener que lidiar cada día con más de un jefe, adaptando nuestra jornada laboral a varios superiores en distintos trabajos.

Pero también hay que tener en cuenta la emergencia de la empresa sin jefes, basada en la existencia de un sistema de autogestión que valora la experiencia por encima de la autoridad, y que trata de que el peso de liderar equipos no recaiga en el líder sino en cada persona, aplanando la estructura de la empresa y dando otro rol a quien manda.

Evitar a los 'espantatalento'

La clave está en esquivar a aquellos mandos que nos frustran. Si decide hacer caso a Warren Buffett o a William Raduchel, tendrá que evitar a los 'espantatalento', que son aquellos jefes que garantizan la pérdida total de entusiasmo, el estrés del equipo y la ineficacia generalizada. Son los verdaderos artífices de la fuga del talento y los culpables de que se desperdicie el potencial del grupo, ya que son expertos en taponar y frustrar a la gente.

Los 'espantatalento' son grandes desmotivadores, ladrones del tiempo de los demás, incapaces de reconocer sus errores y tienen un desmedido afán de protagonismo. Tienden a ignorar su propia incompetencia y su falta de criterio y son maestros en rehuir los problemas y en no dejar claros los objetivos a los miembros de su equipo, a quienes nunca reconocen el trabajo bien hecho. Con este panorama, la búsqueda del mando ideal que propone Buffett parece complicada. Aquí van algunas pistas:

Necesita un jefe exigente y justo; que inspire e integre, y que tenga valores. Debe atraer talento basándose en su propia integridad personal.

Debe de comportarse como un miembro más del equipo y tiene que transmitir un objetivo común al resto de personas que se encuentran bajo su supervisión.

La comunicación debe de ser fluida y transparente, directa y respetuosa, y debe primar la honestidad hacia el equipo.

El jefe ideal es un ejemplo a seguir y un estandarte de la compañía. Debe trasladar los valores y la visión de la compañía para hacer que sus colaboradores se sientan parte importante de ella.

Sabe motivar para reforzar las carencias e impulsar los puntos fuertes de cada uno de sus colaboradores para ayudarles en su formación.

Es un promotor del cambio que tiene en la creatividad y la innovación dos pilares de su gestión.

Es capaz de aprender de los demás. No tiene miedo de rodearse de los mejores y sabe delegar.

Muestra capacidad de resolución. Reduce los problemas a lo realmente importante y toma decisiones asumiendo las consecuencias de sus ideas.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,436754,250057,5000
DÓLAR BLUE2,500061,000061,5000
DÓLAR CDO C/LIQ32,3878-80,3324
EURO0,621161,922462,3070
REAL0,624013,690613,7723
BITCOIN-1,357410.275,000010.278,8900
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,103460,5000
C.MONEY PRIV 1RA 1D-4,000072,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-3,896174,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000058,5000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,0000130,00130,00
CUPÓN PBI EN PESOS-2,85711,701,75
DISC USD NY-0,689772,0072,50
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL3,509029.114,7700
BOVESPA-0,8300104.370,9100
DOW JONES0,140027.182,4500
S&P 500 INDEX-0,07243.009,5700
NASDAQ-0,22008.194,4670
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,6229326,4679324,4470
TRIGO CHICAGO0,0000178,4826178,4826
MAIZ CHICAGO1,1283141,1361139,5613
SOJA ROSARIO0,2070242,0000241,5000
PETROLEO BRENT-0,430660,120060,3800
PETROLEO WTI-0,490154,820055,0900
ORO-0,78731.486,90001.498,7000