Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Bruselas bloqueó la fusión entre las bolsas de Londres y Fráncfort

La decisión de la Comisión Europea llega el mismo día en que el gobierno británico tiene previsto notificar oficialmente el inicio del Brexit.

Bruselas bloqueó la fusión entre las bolsas de Londres y Fráncfort

La Comisión Europea bloqueó la fusión entre London Stock Exchange (LSE) y Deutsche Borse, las operadoras de las bolsas de Londres y Fráncfort, el mismo día en que el gobierno británico tiene previsto notificar oficialmente el Brexit.

Esta fusión “habría reducido significativamente la  competencia”, dijo en un comunicado la comisaria europea de la Competencia, Margrethe Vestager. Y subrayó que ambas partes no  propusieron medidas de corrección para despejar las dudas del Ejecutivo comunitario.

Aunque esta fusión se anunció a principios de 2016, la victoria del Brexit en el referéndum celebrado en junio en Reino Unido debilitó sus posibilidades. Además, las relaciones entre ambas operadoras son cada vez más tensas, sobre todo, respecto a la ubicación del centro de decisión de la compañía resultante de la fusión.

El Ejecutivo comunitario estaba preocupado por esta operación, que habría creado un gigante financiero de la talla del Intercontinental Exchange (ICE), la operadora de la bolsa de Nueva York en los Estados Unidos.

La Comisión había exigido a LSE que cediera su parte mayoritaria en MTS, una plataforma de intercambio electrónico  italiana especializada en obligaciones de Estado europeas. Sin embargo, a fines de febrero, la operadora londinense rechazó esta exigencia al reconocer que no obtendría el visto bueno de Bruselas.

Esta operación representaba el tercer intento de fusión entre LSE y Deutsche Borse, que manifestó su malestar por la decisión de su socio. Ambas operadoras ya fracasaron en 2000 y 2005.