Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Brasil emitió en el exterior un bono a 30 años con un rendimiento de 5,9%

El país recaudó u$s 1500 millones y tuvo demandas por u$s 6000 millones. La última vez que acudió a los mercados internacionales de deuda fue en marzo, cuando colocó un bono con vencimiento en 2026 por u$s 1500 millones con un rendimiento de 6,12%, unos 419,6 puntos básicos por sobre los bonos referenciales del Tesoro de Estados Unidos

Brasil emitió en el exterior un bono a 30 años con un rendimiento de 5,9%

Transcurrieron tres meses desde que el Senado brasileño suspendiera a Dilma Rouseff de su cargo, en medio de una fuerte crisis económica y política, para que gobierne en su cargo la administración provisional del vicepresidente Michel Temer.

Con un déficit presupuestario que supera el récord de 10,5% en medio de su peor recesión en décadas, el país sin duda necesita todo el dinero que pueda obtener. Esto tal vez pueda explicar el regreso de Brasil a los mercados internacionales de deuda luego de cuatro meses, tras colocar ayer un bono global a 30 años por u$s 1500 millones.
Beneficiado por las renovadas apuestas de inversores en los mercados emergentes, en momentos en que las políticas monetarias expansivas entre los países desarrollados están reduciendo más las tasas de interés, el título del gigante latinoamericano tuvo un rendimiento de 5,875%, según consignó IFR, el servicio financiero de Thomson Reuters.

La deuda con vencimiento al 21 de febrero del 2047 fue gestionada por las unidades de banca de inversión de Deutsche Bank, Goldman Sachs y HSBC. Los libros de órdenes del nuevo bono, que cuenta con una nota soberana de Ba2/BB/BB y panorama negativo de las tres mayores agencias calificadoras, tuvieron una demanda por u$s 6000 millones.

"Brasil se está moviendo en la dirección correcta. Los indicadores económicos han comenzado a mejorar y la transición política permitirá al país abordar los desequilibrios fiscales", dijo Paulo Clini, jefe de inversiones de Western Asset Management a IFR.

La última vez que el país había acudido a los mercados de deuda en dólares fue en marzo, cuando vendió una emisión a 2026 por u$s 1500 millones con un rendimiento de 6,125% o 419,6 puntos básicos por sobre los bonos referenciales del Tesoro de Estados Unidos.

Desde entonces, los rendimientos de los bonos de todo el mundo han caído en picada después de que el Reino Unido decidiera salir de la Unión Europea, lo que desató turbulencias en el mercado mundial y hundió a los rendimientos de los bonos desarrollados a mínimos históricos.

Según Bloomberg, Brasil aumentó su carga de deuda más rápido que la expansión de su economía y sus u$s 665 millones en compromisos externos representa el 8% de la carga total asumida por los mercados emergentes, consignó un informe de Moody’s.

En general, la deuda externa de las economías en desarrollo se ha triplicado en los últimos 10 años, con volúmenes que crecen más rápido que el producto bruto interno de estos países y que las reservas en moneda extranjera, al menos en los últimos cinco años.