Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Boom de emisiones: con Trump por delante, mejor apurarse

Boom de emisiones: con Trump por delante, mejor apurarse

El año arrancó con un furor de colocaciones de deuda a nivel mundial que lleva la marca de Trump y de una misma ansiedad que recorre a quienes necesitan salir a buscar recursos.

En los primeros diez días del año el volumen de emisiones de deuda en el mercado global alcanzó los u$ 165.800 millones, el tercero más alto en la serie que se remonta a 1995 y a poca distancia de los récords anteriores de u$s 173.800 millones (2013) y u$s 170.200 millones (2012).

Entre los emergentes, el frenesí fue apenas algo menor, con un monto emitido en los mercados internacionales de u$s 9.600 millones, el quinto mayor desde 1995, pero con la perspectiva de que esa cifra podría fácilmente duplicarse en los próximos días sólo con las emisiones que hay en bandeja de salida en América latina.

Aunque aún hay pruebas claras de que abunda la liquidez y sobra el apetito, quienes pueden financiarse ahora parecen estar prefiriendo hacerlo antes de adentrarse en la tierra de sobresaltos que puede llegar a resultar la administración Trump. La lógica, más allá de la imprevisibilidad asociada al nuevo presidente, está atada también a la esperada suba de tasas por parte de la Reserva Federal (tres este año según el consenso del mercado), que encarecerá el costo de fondearse en los mercados. El momento parece además oportuno en vista de que la tasa a 10 años americana parece haberse estabilizado luego de trepar desde 1,45% hasta 2,6%, para ahora ceder a niveles del 2,4%.

El apuro se siente sobre todo en el corazón mismo del sistema financiero. Los bancos inundaron el mercado con deuda en estos primeros días del año, con emisiones por u$s 42.000 millones sobre un total de u$s 73.000 millones en bonos corporativos.

La Argentina no está sola en su cálculo. La conveniencia de salir ahora es una convicción compartida.