Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Bonos de la región sufren el aumento de tasas de los mercados centrales

Bonos de la región sufren el aumento de tasas de los mercados centrales

La recuperación del rendimiento a 10 años de EE.UU., que ya pasó de niveles de 1.35% hasta los valores actuales de 1.81%, comienza a generar impactos negativos en el resto del mercado de renta fija alrededor del mundo. Si bien la tasa de 10 años americana es la de mayor importancia, no es la única tasa de mercados centrales que viene repuntando. La tasa a 10 años del bono inglés también mostró importantes subas en las últimas semanas, al pasar de niveles cercanos a 0.5% hasta 1.26%, lo mismo que la tasa a 10 años del bono japonés, que pasó de -0.32% hasta -0.04%. Y finalmente, la tasa a 10 años alemana pasó de -0.26% a 0.17%.

Estas fuertes subas de las tasas de referencia a 10 años de los distintos mercados comienzan a hacer sentir su impacto, sobre todo en aquellos bonos con un vencimiento más largo. Estos fuertes avances de la tasa a 10 años de EE.UU. se dan como preludio a la suba de tasas de la Fed, que se espera que vuelva a incrementar el costo del endeudamiento un cuarto de punto adicional en diciembre. Este evento puso en alerta a los bonos de todo el mundo aunque sobre todo a los emergentes y a los latinoamericanos en particular.

Por ejemplo, el bono brasileño en dólares con vencimiento a 2045 ya acumula una caída del 9% desde los máximos de agosto pasado, cuando la tasa de 10 años americana extendió el avance con un mayor empinamiento. El bono de Brasil pero con un vencimiento más corto, a 2026, sufrió la baja aunque en menor medida, perdiendo un 3.30% hasta los valores actuales. Algo similar le ocurre a Colombia ya que su bono en dólares con vencimiento a 2026 perdió un 4.40% mientras que el bono más largo a 2045 descendió un 9%.

México también se muestra con síntomas de debilidad ya que el bono a 2026 perdió un 4.3% y el de México con vencimiento en 2047 pierde un 10% desde los máximos de septiembre . El bono de Perú a 2025 bajó 3.20% y el que tiene un vencimiento a 2050 perdió un 5.80%. El índice de bonos emergentes en dólares, iShares J.P. Morgan USD Emerging Markets Bond ETF (EMB) retrocedió 3.60% desde sus máximos recientes mientras que el PowerShares Emerging Markets Sovereign Debt Portfolio ETF (PCY) cayó un 4.40%.

Argentina está al margen ya que el Bonar 2026 bajó un 6.70% en las últimas semanas a la vez que el Bonar 2046 perdió un 8.15% hasta los valores actuales. El Bonar 2024 se ha mantenido con mayor firmeza respecto de los bonos mencionados. Por eso es que los analistas han recomendado en las últimas semanas pasarse a bonos con un vencimiento más corto ya que terminaran sufriendo en menor medida ante la suba de la tasa de 10 años de EE.UU. y de las demás tasas de referencia de los principales mercados financieros mundiales.

Esta caída en los precios de los bonos implica en última instancia una oportunidad de compra de mediano y largo plazo ya que, pese a que las tasas de los mercados centrales a nivel mundial se encuentren recuperando posiciones, aún se ubican en mínimos históricos e incluso en niveles negativos y por eso es que, una suba de tasas de bonos emergentes comienza nuevamente a ser atractiva para muchos participantes que buscan una rentabilidad en un mundo de tasas cero.

Quizá no sea este nivel una zona atractiva de compra y deberemos esperar a que finalmente la Fed tome la decisión de subir la tasa en diciembre y que pasen las elecciones en EE.UU. para rearmar posiciones, aunque puede ser interesante seguir la evolución de dichos bonos y pensar que tasas cercanas al 6-7% en dólares anual son hoy en día muy difíciles de encontrar y lo será en los próximos años.

Para el caso de los bonos argentinos, los inversores creen que puede haber un escenario de volatilidad adicional aunque están siguiendo de cerca las tasas que comienzan a pagar los bonos más largos. Ante una profundización de la caída de los precios de los bonos y una suba adicional de la TIR, comenzarán a ver a los bonos largos nuevamente como una oportunidad, sobre todo en un contexto en el cual los inversores están rearmando sus carteras de cara al blanqueo de capitales, buscando recuperar el impuesto que deberán pagar para ingresar al sinceramiento fiscal.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar