Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Bonos argentinos resisten mientras los títulos de la región tambalean

La desaceleración china y la caída del crudo vienen golpeando a los activos latinoamericanos, pero el Bonar 2024 se mantiene en terreno positivo desde fines de noviembre, con una suba de 3%. En ese lapso, títulos similares en Brasil, Colombia o Perú reflejan pérdidas mayores al 3,5%

El viento de frente global que por estos días se está intensificando para los mercados emergentes, está teniendo efectos limitados en los títulos argentinos.

Es que con el cambio de gobierno, el fin del cepo y las medidas económicas para bajar la inflación y el déficit fiscal, junto con el inicio de las negociaciones con los holdouts, el clima local prevalece por encima del internacional para los inversores, según consignaron especialistas consultados.

De hecho, el Bonar 2024 es el único título de la región que desde el 22 de noviembre -cuando se supo que habría ballotage - se mantiene en terreno positivo. Pese a las bajas que sufrió este título durante las últimas semanas, todavía está un 3,12% arriba desde aquella fecha.

En contraste, los bonos de países vecinos con similar vencimiento registraron pérdidas para el mismo período. Este es el caso de Brasil (1%); Colombia (2,40%); Ecuador (16%) y Perú (3,6%), para nombrar algunos casos.

"La caída en el apetito global al riesgo le pega al precio de los bonos argentinos pero el foco está puesto en drivers locales, es decir, en la mejora de la política económica, el hecho de que comenzaron las negociaciones con los holdouts, etc", dijo Daniel Chodos, director de Credit Suisse.

En la misma línea, Maximiliano Castillo, director de ACM, cree que los factores locales, "estrictamente idiosincráticos", están prevaleciendo entre los inversores, más que la gran incertidumbre que hay en los mercados internacionales.

"Argentina tampoco está sufriendo tanto por la caída del petróleo. A corto plazo lo favorece para que el déficit energético se reduzca, más allá de que en el largo plazo afecte a la inversión en shale. Además, la caída del precio de los commodities agrícolas no ha sido tan intensa como, por ejemplo, la caída del precio de los metales", agregó Castillo.

Sin embargo, desde que comenzó el año, el Bonar 2024 perdió posiciones (2,5%) al igual resto de los títulos soberanos en dólares - el Discount cayó 2,9%. De acuerdo a Chodos, la baja de los bonos y las ventas reflejan que el mercado se tornó más cauteloso ante el hecho de que la fuerte emisión de bonos que deberá hacer el gobierno para cubrir distintas contingencias está a la vuelta de la esquina.

Para Hernán Yellati, jefe de Research & Estrategia de BancTrust, los bonos bajaron porque la percepción de los inversores es que un acuerdo final con los holdouts puede tomar más tiempo que lo esperado y que además será oneroso para el país. "En términos generales, sigue siendo una buena noticia y debería reflejarse en una suba a mediano plazo en los Discount y Par", dijo Yellati.

Por su parte, Jorge Piedrahita, titular de Torino Capital, la baja de los bonos debe analizarse dentro del contexto de caída de los mercados internacionales. "Argentina esta outperforming muchos mercados. Pero el contexto internacional lleva a muchos inversores a ser cautelosos y ante la duda reducir riesgos", dijo.

Sin embargo, Piedrahita aclaró que el país está al inicio de un largo proceso de normalización que se traducirá en una reducción de las tasas de endeudamiento. "Esta caída de precios en los bonos es una oportunidad de compra", remarcó.