Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Blanqueo: contrarreloj, los fondos pelean por lograr el capital mínimo

El próximo sábado, vence el plazo que impone la Ley de Sinceramiento Fiscal, para que los blanqueadores que quieran optar por invertir en un fondo cerrado y evitar pagar la penalidad del 15% sobre lo blanqueado. Pero muy pocos fondos consiguieron hasta hoy el capital mínimo necesario para constituirse y algunos hasta dudan si seguir adelante.

Blanqueo: contrarreloj, los fondos pelean por lograr el capital mínimo

Sólo quedan cinco días para que aquellos que hayan postergar su entrada al blanqueo puedan optar por depositar su dinero en un fondo común de inversión cerrado. La opción a priori parecía tentadora para los grandes jugadores: con una inversión mínima de u$s 250.000 se puede participar de grandes proyectos de inversión en la economía real y, mientras se evita pagar una multa del 15%, se puede ganar más de 8% anual en dólares.

Sin embargo, en la recta final complicaciones administrativas hacen que los pocos fondos que lograron conseguir las aprobaciones oficiales para salir al mercado, peleen por alcanzar el piso mínimo para constituirse.

La ley de sinceramiento fiscal le impuso a los fondos cerrados un piso de u$s 10 millones, y hasta hoy sólo dos fondos consiguieron cerrar su suscripción y superarlo. El resto, está abocado a terminar de convencer a los blanqueadores a último momento para poder recaudar el capital mínimo que la normativa pide.

"Hay problemas administrativos", reconoció un jugador de la industria que prefirió no ser identificado en esta nota. "AFIP pide que el dinero ingrese directamente al fondo desde la cuenta en el exterior del que blanquea, pero muchos bancos de Estados Unidos no acceden a girar la plata a no ser que sea a una cuenta del titular. Al complicarse esta triangulación, muchos se asustan y los contadores terminan aconsejandoles que paguen la penalidad y se olviden del tema", explicó.

Los FCI cerrados fueron la gran promesa para el mercado local a partir del blanqueo. Pero, desde el vamos tuvieron el viento en contra. Primero fue la falta de tratamiento de la Ley de Mercado de Capitales en el Congreso, hecho que destrabaría un viejo debate sobre la tributación de este tipo de instrumentos.

A esto se le sumaron las demoras en la Comisión Nacional de Valores para su aprobación. De una treintena de fondos que se habían presentado en el último trimestre del año, en el tramo final apenas compiten unos diez fondos. Muchos de los que se habían entusiasmado con su participación en el blanqueo, al ver demorada su legitimación decidieron no seguir adelante.

En la industria de los FCI cerrados hay enojo y sostienen que el Gobierno, el principal impulsor de esta medida, "les soltó la mano". Principalmente, apuntan a la ANSES, que al principio había dejado entrever que iba a participar de estos proyectos como inversor institucional, pero que finalmente no dio ninguna muestra de interés.

Así las cosas, y de acuerdo a la última información de la CNV, los únicos fondos que ya tienen el capital en sus fondos abiertos, los llamados "de parking", son los de Consultatio y Allaria ArgenCons, con casi u$s 33 millones y u$s 20 millones, respectivamente. Justamente, estas dos administradoras tienen plazo de suscripción hasta mañana.

A última hora del viernes, uno de los players de la industria, dudaba si seguía adelante con su fondo, ante la negativa de dos inversores y la falta de respuesta oficial. "No puede ser que ANSES que es el principal inversor institucional que tiene el país no esté ahí para respaldar estos proyectos, que en definitiva son un motor de trabajo para la economía real", se quejaba.

A contrareloj, los pocos fondos cerrados que intentan llegar a la meta del próximo 11 de mazo, pelean por captar a los inversores y blanqueadores. "Se perdió una oportunidad única con esto del blanqueo", repite a quien quiera oirlo un administrador.