Batallas pospandemia: fondos soberanos anticipan nueva guerra fría mundial financiera y económica

Una encuesta realizada a los fondos de inversión estatales confirma que las hostilidades entre EE.UU. y China van a resurgir con fuerza, con mayores medidas proteccionistas para el comercio y trabas para invertir.

En "Il Sitio di Castilla", una de las primeras obras que compuso Les Luthiers para homenajear a la ópera, Marcos Mundstock hacía su clásica introducción explicando que su origen era un poema épico y que "todos los ejemplares se perdieron en la inundación de Florencia de 1712, menos uno, que fue milagrosamente rescatado… pero que se perdió en la de 1713". Esta humorada sirve para reflejar que la tan sufrida crisis económica y financiera mundial causada por la pandemia de coronavirus solo sería un preludio a males aún mayores, en la visión de los fondos soberanos.

En una encuesta realizada por la administradora Invesco y el "International Forum of Sovereign Wealth Funds" (Foro Internacional de los Fondos Soberanos), los 24 principales fondos de inversión estatal anticiparon un panorama poco alentador para la post pandemia.

En momentos en que todos se esperanzan con la posibilidad de contar con una vacuna eficaz para combatir el Covid-19 en el corto plazo (el anuncio ruso pareció más a una "fake news" de la época de la Unión Soviética), los fondos soberanos no son tan optimistas y anticipan una guerra fría financiera y económica mundial.

De acuerdo con el informe publicado recientemente, "The rise of a bipolar world: Sovereign wealth fund views on the global macro outlook" ("El surgimiento de un mundo bipolar: visión de los fondos soberanos sobre el panorama macroeconómico global"), un 80% de los fondos encuestados considera que crecerán las trabas comerciales en los próximos meses, lo que les hará más difícil invertir en algunos países y sectores de actividad.

Este es un gran problema para estos fondos de inversión públicos, que están acostumbrados a diversificar sus carteras en todos los mercados y productos. Y que este año ya han perdido enormes sumas por las fuertes caídas de los mercados financieros internacionales durante el pasado mes de marzo. De hecho, el derrumbe de las bolsas les costó u$s 800.000 millones, por lo que estiman alcanzar un rendimiento en 2020 del 3,8%, que será la mitad del que obtuvieron en 2019.

Sin embargo, una muestra de que lo que se avecina va a ser más proteccionismo ya la tuvieron antes de que llegara el pico de la pandemia. En realidad, hace más de dos años que el presidente Donald Trump eligió a China como el gran rival de Estados Unidos a nivel global. Y el estallido de la crisis del Covid-19 no hizo más que profundizar ese panorama.

"Los fondos soberanos esperan que el entorno geopolítico y macroeconómico esté dominado por las tensiones entre Estados Unidos y China, con las economías emergentes alineándose en gran medida con China, pero con la Unión Europea atrapada en el medio", sostiene el informe.

"También creen que el evento clave de los próximos doce meses serán las elecciones presidenciales de Estados Unidos en noviembre, cuyo resultado determinará cómo se desarrolla el entorno de inversión global. Si bien los fondos soberanos creen abrumadoramente que un segundo mandato del presidente Trump conducirá a que Estados Unidos se vuelva más proteccionista, no creen necesariamente que una victoria de Joe Biden garantice que Estados Unidos se vuelva más multilateralista y más orientado hacia el exterior. En general, creen que la economía mundial se enfrentará a algunos trimestres difíciles por delante", agrega el trabajo.

RECUPERACIÓN RÁPIDA

El problema es que la mayoría de los fondos encuestados (60%) cree que China se va a recuperar de la pandemia más rápido que Estados Unidos, lo que obligaría al gobierno norteamericano a frenar el nuevo impulso chino para no perderle pisada. Y sobre todo en temas muy sensibles como el desarrollo de la tecnología 5G, que quedó en sordina desde que comenzó la pandemia, pero que promete estallar con mucha fuerza el año próximo.

En ese sentido, los fondos soberanos esperan que el yuan (renminbi) siga avanzando en su participación en los mercados cambiarios internacionales, una de las estrategias que lleva adelante el gobierno de Xi Jinping para asentar su poderío como potencia global.

Es ante este escenario que bien cabe comenzar a plantearse: si la "inundación" que significó la irrupción de la pandemia de coronavirus de 2020 no se "llevó puesta" a la economía mundial, habrá que cruzar los dedos para que la posibilidad de que estalle una nueva guerra fría de 2021 en adelante no le termine de dar el tiro de gracia.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios