Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Bancos centrales del mundo toman resguardos financieros ante la posibilidad del Brexit

Para esquivar cualquier tipo de impacto por la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, las autoridades monetarias del mundo toman líneas para intercambios recíprocos de divisas

Bancos centrales del mundo toman resguardos financieros ante la posibilidad del Brexit

Los bancos centrales de varias partes del mundo están alistando iniciativas de soporte financiero para mitigar turbulencias de los mercados en caso de que los británicos decidan la próxima semana abandonar la Unión Europea (UE), el llamado Brexit, a fin de proteger a la economía del eventual impacto a corto plazo.


A través de operaciones como las denominadas líneas de swap, los principales bancos centrales del mundo se preparan para intercambios recíprocos de divisas potencialmente ilimitados si la agitación de los mercados deja a prestamistas y exportadores sin monedas extranjeras.


Las autoridades temen que el referendo que celebrará Reino Unido el 23 de junio lo llevará a dejar el bloque de 28 naciones y cause un éxodo de capitales del país, lo que paralizaría los mercados cambiarios y pesaría de inmediato sobre el crecimiento si las entidades no obtienen el acceso a las divisas extranjeras que necesitan para hacer negocios cotidianamente.


De hecho, según fuentes del mercado, el Banco Central Europeo (BCE) se comprometerá públicamente a respaldar a los mercados financieros, en coordinación con el Banco de Inglaterra, si Reino Unido decide separarse de la UE.


Otra reacción anticipada a un posible Brexit fue el giro en la rentabilidad del bono alemán a diez años. Ayer estos títulos registraron una tasa negativa producto de la demanda de inversores que buscan valores refugio ante la inseguridad y volatilidad que se percibe en los mercados financieros globales.


La rentabilidad de la deuda pública alemana a una década cayó a un mínimo de -0,033%, pero cerró en -0,004%, frente al 0,024% del cierre del martes. Sin embargo, no es el único bono con estas características. La deuda pública suiza a diez años empezó a tener una rentabilidad negativa en enero de 2015, desde entonces osciló entre el positivo y el negativo y ahora arroja un interés del -0,47%; en tanto, la deuda japonesa a diez años tiene rentabilidad negativa desde febrero de este año, y actualmente es del -0,15%.


Por su parte, la libra esterlina terminó ayer 1,1% abajo contra la moneda de EE.UU., cayó a su menor nivel en dos meses al caer hasta los 1,4097 por dólar.