Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

BCE inicia compras de bonos corporativos como medida de estímulo

La entidad se aseguró, en un primer momento, papeles de energéticas y aseguradoras. Asimismo, desde el mercado reportaron compras de Generali y Telefónica.         

BCE inicia compras de bonos corporativos como medida de estímulo

El Banco Central Europeo (BCE) adquirió bonos de algunas de las compañías más destacadas de Europa, al inicio de sus compras de deuda corporativa que ahora son parte de su enorme programa de estímulos diseñado para revivir la inflación y el crecimiento económico de la zona euro.

Entre las operaciones más activas en el mercado secundario figuran los papeles de la aseguradora italiana Generali, una emisión de deuda a 10 años del grupo español Telefónica y títulos a cinco años de la francesa Engie, precisaron operadores e inversores a IFR, un servicio de datos financieros de Thomson Reuters.

Tras comprar 1 billón de euros en bonos mayormente soberanos desde marzo de 2015, el BCE ahora espera expandirse a la deuda corporativa no bancaria para estimular a las empresas a invertir y acelerar el crecimiento en el bloque, que sigue bregando para superar las últimas etapas de su crisis de deuda.

Inversores puntualizaron que el BCE parecía estar comprando deuda de empresas con operaciones en el rango de entre los 3 y los 5 millones de euros.


Los precios de los bonos operan con pocos cambios, lo que sugiere que la demanda adicional del banco central ya fue tomada en cuenta por el mercado.


De hecho, los rendimientos de la deuda corporativa ya cayeron de forma abrupta desde que el BCE reveló sus planes en marzo, en un indicio de que las compañías se estuvieron beneficiando por meses, pese a que la entidad aún no había empezado sus compras.                

“Todo esto es algo bastante soso por el momento, ya que se están comprando bonos de grandes compañías, pero por lo que hemos visto parece que ellos (el BCE) ya están intentando diversificar sectores para evitar una distorsión de precios”, precisó un inversor, en un despacho de la agencia Reuters.

Sin embargo, la diversificación podría resultar difícil. El mercado de deuda de alto rating como la que puede ser objeto de compra tiene un valor de entre 500.000 millones y 600.000 millones de euros, pero se limita mayormente a grandes empresas en Francia y Holanda. Estas entidades ya cuentan con fácil acceso al crédito, por lo que su interés por el dinero barato puede ser limitado.

“Creo que de todas formas la clave radica en si este programa alentará la inversión en la economía real”, consideró Alberto Gallo, gestor de carteras y jefe de estrategias macro de Algebris Investments.                

“Hasta ahora las corporaciones sólo están utilizando los bajos costos de endeudamiento para obtener un financiamiento más barato, pero la inversión y la creación de empleos están estancados. Por ahora, creo que también necesitaremos más estímulos fiscales”, añadió.                

La efectividad a largo plazo de la iniciativa dependerá en buena parte de la capacidad del BCE de atraer a nuevos solicitantes de préstamos y de que los menores costos de endeudamiento lleguen a economías más débiles, como la italiana o la española, donde las rentabilidades siguen siendo elevadas.

Fuente: Agencias y Cronista.com