Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

BBVA y Macro, favoritos para comprar el negocio minorista de Citi en unos u$s 250 millones

A Brito lo favorece que sus sucursales no se superponen, por lo que no debe despedir a nadie. Pero BBVA tiene una billetera más abultada, para recuperar market share

Jorge Brito, del Macro

Jorge Brito, del Macro

Overlapping. Esta es la palabra que más se escucha entre los banqueros interesados por quedarse con el Citi. Se refieren a la superposición de sucursales, que en el caso del Galicia, BBVA Francés y Santander es muy fuerte. En consecuencia, les sobraría demasiado personal, y la premisa del Banco Central (BCRA) para autorizar la operación es que no haya despidos, más en un contexto como el actual donde una de las mayores preocupaciones de la población es conservar el empleo.

Es cierto que en ningún caso habrá despidos masivos, sino que se haría mediante retiros voluntarios, donde le pagarían no sólo todo lo que le corresponde, sino un plus salarial y que conservará la obra social por un tiempo más.

De todos modos, La Bancaria ya puso el grito en el cielo por este tema, ya que no quiere perder afiliados que le aportan un porcentaje de su sueldo. Y el bancario es, junto al petrolero, el sector mejor pago en el país, donde el sueldo más bajo es de $ 20.000, un cajero puede ganar $ 30.000 y abundan los salarios de $ 60.000 brutos.

En este sentido, el Macro corre con ventaja, ya que no sufre el overlapping por no tener presencia tan fuerte en la ciudad de Buenos Aires. Incluso, para las áreas centrales, tampoco despediría gente, porque tiene mucho en el interior. El miedo que tenían era a lo que pudiera oferta el ICBC, que finalmente se habría bajado. Todavía recuerdan cuando quisieron comprar el Standard, valuado en u$s 400 millones, y los chinos ofrecieron un 50% más.


Ahora, quien les puede ganar en cuanto a billetera se refiere es el BBVA Francés, que le servirá para posicionarse y ganar market share frente al Santander y al Galicia. El Santander, por su parte, sigue en carrera sólo por el hecho de mirar de reojo lo que hace su competidor español, y sólo podría comprar para que el BBVA no se lo quede.


Quienes tuvieron acceso al balance, vieron que el Citi vende un patrimonio de u$s 100 millones. A eso se le debe agregar los 750.000 clientes premium, a quienes muchos bancos ya están contactando ofreciéndoles todo tipo de promociones.


Si se tiene como parámetro que por el Banco Privado el Macro pagó u$s 200 por cliente, en este caso la cifra debiera ser un 50% más, por lo que valdría u$s 225 millones, pero se sabe que no todos se quedarán con el nuevo dueño. A los clientes corporativos (empresas), por lo pronto, se los quedará el Citi.

Por lo tanto, la ecuación que hacen los oferentes es que deben conservar al menos un 70%, y que se les puede ir un 30% de clientes. O sea, si a los u$s 225 millones le resta ese 30% da u$s 157 millones. Si a eso se le suman los u$s 100 millones de patrimonio, se llega a un total de u$s 257 millones, que es lo que pueden terminar pagando.

El presidente del HSBC, Gabriel Martino, estuvo tratando de convencer a los headquarters en Londres de ofertar, pero el CEO global, Stuart Gulliver, no le habría dado el visto bueno. Otro de los interesados es el ex Citi Juan Bruchou, junto a un grupo de hedge funds, pero al no tener un banco el BCRA no los autorizaría. Por eso, se menciona que podrían ir primero por el Deutsche Bank, que vale u$s 100 millones (su patrimonio) para ir con esa licencia por el Citi. También se menciona al Comafi, ya que Bruchou & Co. podrían asociarse con el banco de la familia Cerviño para utilizar esa licencia para ir por el Citi. No sería la primera vez que el Comafi le compre algo al Citi: en 2009 le había comprado Provincren, una tarjeta destinada al consumo masivo y para clientes no bancarizados; y a fin del 2013 le compró Diners.

Lo cierto es que todavía sigue en danza la venta del Deutsche Bank: Macro, Puente, Comafi y BST estarían en la final, mientras otros ya quedaron en el camino, como SBS y CMF.

Más notas de tu interés

Comentarios2
Aurelio Hernandez
Aurelio Hernandez 03/06/2016 08:39:21

El Citi es como un restaurante con muy buena cocina y mozos que te maltratan y sin oficio, cuando cambie de manos te va seguir maltratando el mismo oficial y cajero que lo hace ahora pero con otro nombre.

Aurelio Hernandez
Aurelio Hernandez 03/06/2016 08:33:25

El Citi es como un restaurante con muy buena cocina y mozos que te maltratan y sin oficio, cuando cambie de manos te va seguir maltratando el mismo oficial y cajero que lo hace ahora pero con otro nombre.