Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Aunque bajan las tasas, ven un real casi estable a fin de año

Esperan que esté a 3,25 por dólar, apenas más débil que los 3,15 del viernes. Pero la tasa caería abajo del 9%. Hasta ahora la fortaleza del real suavizaba el atraso cambiario local

Aunque bajan las tasas, ven un real casi estable a fin de año

Este miércoles, el banco central de Brasil recortará una vez más su tasa de interés, la Selic, desde el 12,25% actual, en sintonía con la caída de la inflación del país. Desde septiembre del año pasado, ya bajo la presidencia de Michel Temer, que el organismo monetario viene achicando el nivel de la tasa: ya cayó 200 puntos básicos. Incluso el mercado espera que acelere el ritmo de recorte y pase de 0,75 puntos a 1 punto porcentual en el encuentro de esta semana.

La inflación brasileña presenta últimamente una baja promedio mensual de 0,7%, lo que le permitió llegar a 4,8%, nivel satisfactorio para el banco bentral, dado que la meta es de entre 3% y 6%. En un contexto sin otras presiones, el endurecimiento monetario debería incentivar una devaluación de la moneda brasileña, pero el real apenas tendió a amesetarse pese a la agresiva baja en el costo el dinero. Cuando asumió Temer, a fines de agosto, el real se ubicaba en 3,23 por dólar, y desde entonces se fortaleció hasta perforar los 3,10 por dólar y tocar 3,06 en febrero. Esta apreciación ayudó a suavizar la pérdida de competitividad del peso, en un momento en que el país vuelve a mostrar un atraso cambiario.

De todas formas, el escenario de una devaluación del real no sería tan negativo para Argentina, según señaló el director del Centro de Estudios Económicos de Orlando Ferreres y Asociados, Fausto Spotorno: "Una baja de tasa debería hacer que el real devalúe, y esto puede ser considerado no tan bueno para nosotros, pero si la devaluación sirve para que la economía brasileña se reactive, sí es una buena noticia".

Es que tal como explica el especialista, "el peor escenario sería una economía brasileña que no se mueve con un real que empiece a devaluar". En definitiva, Spotorno sintetizó: "A la Argentina le conviene más que Brasil crezca aun cuando para eso se necesite un real más devaluado".

El último informe del Estudio Broda indica que el real está amesetado desde principios de febrero. Pero la encuesta que realiza el banco central de Brasil muestra que el consenso espera un valor de 3,25 por dólares para fin de año, un precio muy similar al de fin de 2016, de 3,20 por dólar. Cabe señalar que en 2015 había terminado mucho más débil, a 3,90 por dólar.

Si bien la lógica indica que el real se debería haber desinflado a la par de la Selic dados los menores retornos para la moneda, el contexto político no sólo de Brasil, sino del mundo, pisaron más fuerte. Es cierto que la llegada de Temer al gobierno entusiasmó al mercado, no obstante, el mercado internacional también condiciona a la moneda brasileña.

"La apreciación no es sólo el efecto Temer, es una constante en Latinoamérica, es lo que está pasando en el mundo. Se vive cierta incertidumbre en países desarrollados. Los índices de incertidumbre política están algo altos, lo que quiere decir que países desarrollados están teniendo riesgo, entonces los grandes inversores prefieren ir a los emergentes, donde también hay incertidumbre, pero donde se paga más", comentó Spotorno.

Entre julio de 2015 y septiembre de 2016, la tasa Selic se mantuvo fija en 14,25%, y gracias a una inflación en baja, el Banco Central tiene margen para seguir recortándola. Según el Focus realizado por la autoridad monetaria, la expectativa para fin de año es que una Selic en 8,75%, mientras que para la inflación el mercado espera que termine en 4,1%, cuando en 2016 fue de 6,3% y en 2015 de 10,7%.