Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

"Aún si la Badlar bajara, hoy es mejor un Bonar que un bono a tasa fija"

Carranza explica que existe un colchón de rendimiento como para amortiguar futuras bajas de la Badlar cuando la inflación ceda. También recomienda cupones

"Los bonos atados a la Badlar (Bonars) están baratos en relación a los bonos a tasa fija (Botes)", apunta el argentino Carlos Carranza, a cargo en Nueva York de la estrategia en bonos locales para América latina en el banco JPMorgan. "A valores de hoy la diferencia entre los retornos de Badlar vs. los de tasa fija es tan grande que los bonos de Badlar siguen siendo una mejor inversión aún si la tasa de referencia empieza a bajar", agrega. De hecho, la Badlar debería bajar unos 80 puntos básicos por trimestre hasta 9,6% para 2020 para que ambos bonos tengan el mismo rendimiento.

Además, desde el banco hoy continúan recomendando cupones en pesos y en dólares. El retorno esperado del cupón de pesos medido en tasa de interés equivalente a bonos es cercano al 45%, explica Carranza, muy por encima del 14% que hoy ofrecen los Botes. Por otro lado, el cupón en dólares tiene un retorno esperado de 15,7%, que también está por encima de los bonos Discount que hoy rinden alrededor de 7,2%.

–Los bonos en pesos a tasa fija de la Argentina acaban de ingresar al índice que elabora el banco de emisiones soberanas en moneda local, lo que traccionó mucha demanda. ¿Los están recomendando en este momento?

–Hoy tenemos un posición neutral para los bonos a tasa fija en un nuestro portafolio GBI-EM. Si bien los retornos de Argentina están muy por encima de otros mercados emergentes (14,2%) resultan bajos en relación a la inflación, ya que en Brasil, por ejemplo, hay tasas reales del 5%, y países como Rusia o Indonesia tienen tasas reales en el orden del 3-4%. Seguimos siendo constructivos estructuralmente sobre Argentina y estuvimos bullish durante gran parte del año pasado, la diferencia es que actualmente con la Argentina más insertada en los mercados globales y con nuevos instrumentos disponibles podemos seleccionar aquellos que ofrecen mayor valor relativo, como el caso de los bonos ajustados por Badlar. A su vez esperamos que la oferta de bonos siga siendo relativamente grande este año, lo que podría generar presión en las tasas aún cuando esperamos fuertes ingresos de capitales a bonos locales. Si bien no vemos un riesgo de sobre-oferta de bonos, siempre es una variable a tener en cuenta. El ingreso de Argentina en el índice creó mucha demanda y un rally de las tasas de interés. Para este año, el escenario más probable es que la Argentina siga emitiendo deuda y por ende ganando peso en el índice. Esto podría generar nuevos flujos de capitales a bonos. A modo de referencia, los fondos que siguen al JPMorgan GBI-EM Index como referencia son de aproximadamente u$s 200.000 millones, esto implica decir que con cada punto porcentual que un país aumente su peso se generaría una demanda de aproximadamente u$s 2.000 millones.

–En su último informe, el banco propone mirar los títulos atados a la Badlar, ya que hoy están baratos en relación a los bonos a tasa fija. Y eso incluso antes de que el Banco Central subiera la tasa de referencia en 1,5 puntos porcentuales.

–Los bonos atados a la Badlar (Bonars) están baratos en relación con los bonos a tasa fija (Botes) en nuestra opinión. Los Bonars quedaron rezagados en las últimas semanas, por ejemplo, con el spread entre el Bonar20 y el Bote21 ampliándose a unos 470 puntos básicos aproximadamente, que es una brecha no vista desde comienzos de febrero (usando la Badlar promedio de los últimos 20 días para cupones futuros). Esto genera un colchón de rendimiento como para amortiguar futuras bajas de la Badlar. Vale notar que la semana pasada el BCRA aumentó su tasa de referencia de los pases a 7 días en 150bp, y esta perspectiva hawkish del BCRA debería favorecer a los bonos de Badlar. Pero una pregunta frecuente de los inversores es acerca de los riesgos de comprar un bono sujeto a Badlar en un contexto donde las tasas bajan. Esto claramente es un riesgo considerando que en el mediano plazo lo esperable es que en la medida en que la inflación baje el BCRA tenga más espacio para recortar tasas. Sin embargo, a valores de hoy la diferencia entre los retornos de Badlar vs. los de tasa fija es tan grande que los bonos de Badlar siguen siendo una mejor inversión aún si la tasa de referencia baja. Por ejemplo, analizando el breakeven point (punto de indiferencia) entre bonos de Badlar y fija puede verse que la Badlar debería bajar unos 80 puntos básicos por trimestre para que ambos bonos tengan el mismo rendimiento, con la Badlar cercana a 9,60% para febrero de 2020, lo cual parece bajo, en nuestra opinión.

–Hace un tiempo vienen sugiriendo comprar cupones. ¿Mantienen esa recomendación pese a las dudas que se generaron en torno al crecimiento este año?

–Seguimos viendo valor en los cupones del PBI. Recomendamos comprar cupones en pesos en octubre, desde entonces ganaron alrededor de 0,5 pesos y creemos que hay margen para que su precio siga subiendo. Según nuestro modelo de valuación basado en simulaciones de Monte Carlo el cupón de pesos tiene un valor teórico de $ 17,8, que se compara contra un precio de mercado mucho más bajo de $ 10,8. Dicho de otra manera, el retorno esperado del cupón de pesos medido en tasa de interés equivalente a bonos es cercano al 45%, mucho mayor que el rendimiento de 14% que hoy ofrecen los bonos de tasa fija (Botes). Por otro lado, el cupón en dólares tiene un valor presente teórico de u$s 17 contra una cotización de mercado actual de u$s 10 y su retorno esperado en tasa equivalente a bonos es de 15,7%, que también está por encima de los bonos Discount que hoy rinden alrededor de 7,2%. A su vez hay que tener en cuenta que los cupones han estado operando en un rango acotado, con sus precios estabilizándose luego de recuperarse de los mínimos de diciembre y enero. Esto sugiere que la menor probabilidad de que se gatille el pago por el crecimiento en 2017 ya está incorporada en el precio. Además, si el país termina creciendo más del 3% en 2017 eso definitivamente sería favorable para los cupones.

–¿Ven oportunidades en la curva en dólares?

–El Bonar 2018 en dólares hoy tiene un rendimiento cercano al 2,4% y una modified duración de apenas 1,5. Nosotros entendemos que tienen riesgos muy bajos para un bono tan corto y ofrece un carry en dólares muy atractivo, que además no tiene riesgos asociados al tipo de cambio. Endeudándose con un bono del Tesoro norteamericano a dos años, se obtiene un carry de alrededor de 100 puntos básicos por año. Este bono expira en noviembre de 2018, que es antes del final del mandato del presidente Macri, por lo que entendemos que los riesgos vinculados a cambios políticos son bajos. Los próximos tres meses muestran un pico estacional de venta de dólares de exportadores de cereales, lo que también representa un buen timing para adquirir deuda denominada en divisas extranjeras.